ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 891 No está embarazada

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7096

Actualizado: 2020-02-12 04:04


Dollie trató de calmarse y respondió con timidez, "Sí, ¿busca a mi padre?".

Al escuchar esto, Sheffield la miró de pies a cabeza, esta vez con gran interés. "¿Así que usted es la señorita Xiang? Sabe que se ha vuelto muy popular, ¿verdad?".

"¿Me conoce?". Dollie no pudo evitar sentirse halagada.

Sheffield le dedicó una sonrisa encantadora. "¡Por supuesto! ¡He oído mucho sobre usted! Pero tengo que hablar de algo importante con su padre. Me gustaría invitarle a tomar algo en alguna otra ocasión".

"Está bien, ¡entonces déjeme llevarle!".

Era la primera vez que conocía a Sheffield, y había quedado loca por él.

Desde ese día, Dollie siempre acudía al hospital donde Sheffield trabajaba. Cuando él se tuvo que ir a la Ciudad D, ella había planeado irse con él, pero tuvo que cancelar su plan, pues recibió un trabajo de último minuto en un desfile de modas.

Más tarde, para su pesar, escuchó que Sheffield y Evelyn se habían conocido en aquella ciudad.

Cuando recobró la compostura, Dollie llamó a Sidell. "Papá, Sheffield se está portando muy distante conmigo, ni siquiera me está hablando...".

Entre tanto, Sheffield tarareaba mientras regresaba a su oficina con los resultados del examen de Dollie, disponiéndose a llamar a Evelyn, quien acababa de despertarse. Seguía sentada en la cama de Sheffield, observando la pared de fotos que tenía enfrente. Había impreso todas las fotos de su viaje a la Ciudad D, y las había colgado en su habitación.

Sin embargo, Evelyn regresó a la realidad al escuchar el timbre de su celular. Al ver el identificador de llamadas, se ruborizó. "¿Hola?".

La suave voz de Sheffield sonó desde el otro extremo de la línea. "Cariño, ¿estabas despierta? ¿O te desperté?".

"Desperté antes de que llamaras". Avergonzada, Evelyn retiró las sábanas para levantarse de la cama.

"Bien, ¡no olvides desayunar! Sal temprano del trabajo hoy. ¡Vamos de compras!".

"Muy bien, hablamos más tarde", respondió ella, sin estar segura de si estaría demasiado ocupada para ir.

"¡Bien! Te enviaré un mensaje en WeChat. Recuerda checarlo. ¡Adiós, amor!". Después de eso,

o se atrevía a besarla en la puerta de la empresa? Sosteniendo las rosas en sus brazos, la chica sonrió y dijo, "Me das un regalo cada vez que me acuesto contigo. ¿Crees que soy una mujerzuela?".

Sheffield reaccionó abriendo completamente los ojos, mientras protestaba, "¡Juro por Dios que no! No digas eso. ¡Son solo rosas! Estás pensando demasiado, Eve".

Evelyn sonrió. Se dio la vuelta y caminó hacía la empresa. "Pero cada vez que regalas algo, siempre lo hace al día siguiente después de que nos hayamos acostado. ¿Lo haces a propósito?".

"Cariño, es solo una coincidencia. Le pedí a mi amigo que comprara las rosas de Bulgaria y llegaron anoche. ¿Qué se supone que hiciera?".

"Está bien, lo sé. ¡Estaba bromeando!". Evelyn miró vacilante a Sheffield, que caminaba detrás de ella.

Sheffield exhaló un suspiro de alivio, dándose unas palmaditas en el pecho. "¡Estaba muerto de miedo! ¡Pensé que me hablabas en serio!".

Evelyn se echó a reír.

Había poca gente en el pasillo del primer piso. Así que la pareja entró al ascensor sin ser vista.

En el ascensor, Sheffield tomó las rosas de sus brazos y le plantó un beso en los labios. "No puedo creer que me hayas engañado así. ¡Me vengaré! ¡Me las vas a pagar por hacerme sufrir!".

Evelyn miró a la cámara del ascensor y lo apartó. "¡Aquí no!".

"¿A qué le temes, si estamos dentro del ascensor?". Sheffield preguntó con desaprobación.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir