ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 893 Su amada

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7063

Actualizado: 2020-02-13 00:02


Evelyn terminó de revisar todos los documentos en menos de veinte minutos. Luego sonrió y dijo, "Vaya, doctor Tang. Realmente tienes mentalidad empresarial. No me esperaba esto". Ella caminó hacia él con un documento en la mano y le guiñó un ojo diciendo, "¿Alguna vez pensaste en cambiar de carrera? Podría contratarte para que seas mi asistente personal y me ayudes con todo este trabajo".

El corazón de Sheffield literalmente dio un vuelco. La forma en que le guiñó el ojo lo hizo sentir como si estuviera tratando de seducirlo.

Sheffield se quedó como flotando por encima de las nubes, sonriendo como un imbécil.

Al darse cuenta de lo que había hecho, Evelyn bajó la cabeza con timidez. Su rubor excitó aún más a Sheffield, que estaba completamente indefenso ante sus encantos.

'Preciosa. Eres mía y de ninguna manera te entregaré a otro hombre. ¡Ni en esta vida ni en la próxima!', se juró a sí mismo una vez más.

Se acercó a ella y le tomó la mano. "Podría hacerlo. Sabes que haría cualquier cosa por ti". Y lo decía completamente en serio. Estaba dispuesto a sacrificar todo por ella, tanto su vida como su carrera. Ahora ella era todo su mundo.

Evelyn se sonrojó y se cubrió la cara con el documento que llevaba en la mano. Mirándolo desde detrás de los papeles, le dijo, "¡Ya está bien! ¿Quieres ir de compras o no?".

Una gran sonrisa quedó oculta por el documento.

"De acuerdo, vamos. Pero será mejor que no vuelvas a incitarme así. Si vuelves a hacerlo, podría tomarte en serio", dijo él dándole un suave beso en la frente.

Evelyn lo miró a los brillantes ojos y preguntó, "¿Por qué? ¿No te gusta mi sugerencia?".

Sheffield soltó una risilla al darse cuenta de lo inocente que era. "No, no. Puedes burlarte de mí todo lo que quieras. Disfruto cada momento".

Un cálido sentimiento llenó el corazón de Sheffield. Ella sonrió y le preguntó, "Entonces, ¿pensarás en lo que te he propuesto?".

"¡Por su puesto que lo haré! Seré tu asistente personal cuando no esté trabajando en el hospital. Incluso podría ser tu gigoló personal, cuidarte todos los días, hacerte muy feliz toda

estoy seguro de que la gente sabrá de dónde vino. Evelyn, no me importa que la gente se entere de que me besaste. Pero me pregunto...".

La sonrisa en el rostro de Evelyn desapareció. Con un resoplido frío, ella sacó un pañuelo húmedo de su bolso y trató de borrar las marcas de besos de su cara.

Pero ahora Sheffield se apartó y dijo descaradamente, "¡De ninguna manera! No te dejaré borrar estas marcas de amor. ¡Son mías y me las quedo!".

"¡Sheffield, ven aquí!". Evelyn lo persiguió.

Sheffield la esquivó nuevamente, pero Evelyn fue tras él. "Sheffield Tang, ¡detente! O no iré de compras contigo", amenazó.

Él se quedó quieto obedientemente al escuchar eso. Evelyn lo presionó contra el auto y le limpió las mejillas.

Tayson frunció el ceño ante un auto negro no muy lejos de él, y luego hacia Evelyn, que jugaba con Sheffield. Se preguntó si debería ir y advertirles.

En el coche negro.

Carlos iba en el asiento trasero, con las ventanas cerradas. Su mirada estaba clavada en la pareja.

Dixon iba en el asiento del conductor. Después de un rato, ofreció, "Señor Huo, ¿quiere que yo...?".

Carlos no respondió. Miraba la cara sonriente de Evelyn. No la había visto sonreír así en mucho tiempo.

Terilynn, que había venido con Carlos a recoger a Evelyn, también vio la escena. Le preguntó a Dixon en voz baja, "Tío Dixon, ¿es Sheffield Tang el que dejó a mi hermana em...?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir