ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 897 Se averió el coche

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7470

Actualizado: 2020-02-14 01:46


Sheffield llevó a Evelyn de regreso al auto y le abrochó el cinturón de seguridad. "Si quieres, puedes ir echando una siesta. Te despertaré cuando lleguemos", dijo él.

"Está bien, llévame a la mansión".

"De acuerdo", respondió Sheffield. Pero cuando Evelyn se despertó, todavía estaba en el coche.

Un poco asustada, giró la cabeza y se encontró con el asiento del conductor vacío. '¿Dónde está Sheffield?'.

Estaba oscuro afuera. ¿Dónde estaban?

En ese momento, la puerta se abrió. Era Sheffield "Oh, ya estás despierta".

Al verlo, Evelyn dejó escapar un suspiro de alivio. "¿Dónde estamos?", preguntó ella.

"En la avenida Bloom. Se averió el coche". dijo Sheffield de pie en la puerta y encendió un cigarrillo aparentemente preocupado.

No era la primera vez que lo veía fumar. Lo había visto una o dos veces en la Ciudad D.

Pero era la primera vez que lo veía fumando desde que regresaron de allí. "¿Qué pasó?". Ella miró a su alrededor pero no vio nada.

Sabía que todavía les quedaban unos dos kilómetros para llegar a la mansión de la familia Huo.

Sheffield soltó el humo y miró también a su alrededor. "Hay un hotel cerca. Es mejor que pasemos allí la noche y nos vayamos mañana".

Preocupada, Evelyn preguntó, "¿Dónde está Tayson? ¡Pídele a él que nos recoja!".

"Oh, se me olvidaba. No quería tener que hacer de sujetavelas, así que cuando llegamos al centro de la ciudad, le pedí que regresara", dijo él con el cigarrillo colgando de la comisura de los labios.

"Entonces lo llamaré y le pediré que venga", ofreció Evelyn, quien no podía librarse de la ominosa sensación que sentía arrastrándose por su pecho.

"Está bien". Esta vez, Sheffield no la detuvo.

Mientras buscaba en su bolso, Evelyn de repente recordó algo y dijo, "Mi teléfono está apagado. No tengo batería. Llámalo tú". Su teléfono se quedó sin batería cuando estaban cenando.

Sheffield se encogió de hombros y dijo inocentemente, "Mi teléfono también se quedó sin batería".

Evelyn no sabía qué decir. A medida que pasaba el tiempo, sentía que él había planeado todo esto, pero no podía probarlo.

Ella suspiró en silencio, sabiendo que estaba atrapada con él esa noche. "¿Está lejos de aquí el hotel?".

"No, no est

ionista.

La recepcionista le entregó de inmediato una llave de la habitación. "Sí, señorita. Está en el piso 16, habitación 1609".

"¡OK, gracias!". Evelyn tomó la llave de la habitación y ayudó a Sheffield a caminar hacia el ascensor.

"Evelyn, eres tan buena conmigo", dijo él, sonriendo.

Evelyn no sabía cómo responder a eso. "Vete a la cama temprano. No te quedes despierto hasta tarde".

"Vale".

Cuando llegaron al piso 16, entraron juntos a la habitación. Evelyn revisó la habitación y descubrió que no era para nada una Suite Presidencial. No quería ni pensar en cómo serían las habitaciones normales.

Pronto llamaron a la puerta. Sheffield abrió y se encontró con una camarera de piso parada en la puerta. Los ojos de la mujer se iluminaron cuando vio a Sheffield, y le habló con voz persuasiva. "Hola, señor. Soy la responsable de esta planta. ¿Pidió antipiréticos?".

"¡Sí, gracias!", él respondió asintiendo.

"De nada, señor. ¿Qué más puedo hacer por usted? Si me necesita, no tiene más que llamarme".

Frunciendo el ceño, Evelyn dio dos pasos hacia la puerta, con los ojos fijos en la mujer. A esta se le congeló la sonrisa al ver a una mujer en la habitación de Sheffield.

"Nada más. ¡Gracias!", dijo Sheffield con indiferencia mientras tomaba las pastillas. Luego cerró la puerta.

Evelyn pensó que no podía dejar a Sheffield solo aquí. No solo estaba enfermo, sino que también había una camarera seductora ahí fuera, que se le estaba insinuando.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir