ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 910 Papá, por favor ayúdalo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7025

Actualizado: 2020-02-18 01:02


Las dos enfermeras estaban tan asustadas por lo que hizo Sheffield que retrocedieron. Lo conocían, y hasta donde podían recordar, él siempre se mostraba sonriente y amable, razón por la cual la mayoría de las enfermeras y doctoras solteras se deshacían en elogios sobre él.

Nunca habían visto a Sheffield tan furioso. Estaba irreconocible y resultaba aterrador en aquel momento.

Evelyn le pidió a Tayson que impidiera que Sheffield siguiera golpeando al hombre. Finalmente, con la ayuda del doctor Chu, Tayson pudo aplacarlo.

Napier estaba tendido en el suelo, sangraba por la boca y la cabeza y tenía problemas para respirar.

Los médicos y las enfermeras podrían haberle vendado la herida aquí mismo, pero ahora tenían que llevarlo al hospital en una camilla.

En el apartamento

Sheffield y Evelyn estaban ya solos en la sala de estar. Mientras lo miraba, Evelyn le preguntó, "¿Cómo está tu mano?".

Él la miró a la cara y le preguntó, "¿Quién es él? ¿Por qué estaba en tu apartamento? ¿Qué te hizo?".

Evelyn no sabía cómo responder a todas aquellas preguntas. Las cosas que ese hombre le acaba de hacer... Ella no esperaba que él hiciera eso y le resultaba muy difícil hablar de ello.

La chica permaneció en silencio durante un rato, para disgusto de Sheffield, quien apretaba continuamente los puños y musitaba algo para sí mismo con los ojos inyectados en sangre. Sin embargo, cuando habló de nuevo, su voz estaba bastante tranquila. "Evelyn Huo, ¿qué crees que soy para ti? Te peleaste conmigo por Calvert. ¿Y ahora ni siquiera tengo derecho a saber qué pasó? ¿Solo soy alguien con quien tienes sexo? ¿Es eso?".

"No, no es eso...".

"¿Crees que con quien deberías estar es con Calvert? Estás de acuerdo con tu padre, ¿no? ¿Y también crees que solo soy un médico que no te merece?". Todavía estaba enojado con ella por su última pelea. Había perdido los estribos. Su forma de actuar sacó a Sheffield de sus casillas y le hizo decir cosas tan hirientes que ni se paró a considerarlas.

Evelyn se quedó en silencio.

¿Cómo iba a pensar algo así? Para ella, Sheffield era u

cupa adecuadamente los problemas médicos, su investigación va a fracasar", reflexionó Carlos seriamente. ¿Quién va a comprar medicamentos desarrollados por un médico cuyo paciente murió en la mesa de operaciones?

Sheffield definitivamente iba a pagar un precio por esto, y Evelyn lo sabía. Aturdida, miró a Carlos y tartamudeó, "Papá, ¿puedes...?".

Carlos la miró a los ojos, esperando que terminara su oración.

Evelyn pensó que estaba siendo ingenua pensando en pedirle a su padre que ayudara a Sheffield. Sin embargo, no se le ocurría nada más. No sabía qué hacer ni a quién más acudir. Ella agarró al toro por los cuernos y le pidió, "Papá, ¿puedes ayudarlo?".

A Carlos aquello le pareció tan divertido como enojoso. No sabía qué hacer con su hija. "Evelyn, ¿me estás pidiendo que ayude a un hombre que casi te mata?".

"Papá, no fue solo culpa suya. Probablemente no esperaba que quedara embarazada. Es injusto echarle toda la culpa a él...". Evelyn se atragantó.

"¿Y a quién más deberíamos culpar entonces? ¿A ti? ¿Fue justo acaso que tú sufrieras de esa forma?". Carlos empezaba a pensar que Sheffield le había lavado el cerebro a su hija.

"Ahora no es el momento de hablar de eso. Papá, por favor te lo pido, ayúdalo. De ahora en adelante te haré caso, ¿de acuerdo?". Considerando la estatura de Carlos en la Ciudad Y, si él no ayudaba a Sheffield, nadie más podría hacerlo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir