ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 913 Visitando a mamá

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7607

Actualizado: 2020-02-19 01:03


Sheffield también se levantó bruscamente y se inclinó sobre el escritorio hacia Sidell. Parafraseando sus palabras en tono sarcástico, dijo, "¿Que ella tuvo miedo? ¿Me estás diciendo que Dollie cometió perjurio porque tuvo miedo?".

Sidell podía ver el odio en sus ojos, claro y decidido.

La confrontación entre ellos no duró más de dos minutos. De repente, Sidell sintió que sus piernas se debilitaban y cayó sobre su silla. Luego hizo una pregunta sin importancia. "Sheffield, ¿cómo abriste mi caja fuerte?".

Con las manos en los bolsillos, Sheffield lo miró con indiferencia y dijo, "Pasé un mes practicando cómo abrir todo tipo de cajas fuertes. Además, entré en tu caja fuerte con mi computadora y me hice con la contraseña".

'Ahora entiendo'. Sidell asintió y cerró los ojos derrotado.

En solo tres días, Sheffield limpió su nombre y mostró al público el vídeo de vigilancia de la reunión de Sidell con Helena Meng, la enfermera jefe; el informe de la autopsia del paciente muerto; el vídeo de vigilancia de Helena Meng inyectando al paciente el medicamento en la sala de operaciones y todo lo necesario. Las pruebas fueron lo suficientemente sólidas como para demostrar que Sidell le había tendido una trampa a Sheffield.

Así mismo, Sheffield también reveló que hace más de diez años Sidell había hecho lo mismo con Ingrid Chu. Solo que en ese momento fue Sidell quien hizo las transacciones de medicamentos falsificados y causó la muerte del paciente de Ingrid con medicamentos fraudulentos. Luego dejó que toda la culpa de la muerte del paciente recayera sobre Ingrid.

Además, Sheffield hizo público el registro médico de la víctima, la grabación de la confesión oral del asistente de Sidell y una grabación de audio donde los miembros de la familia del paciente admitieron que Sidell les había amenazado. Cuando se presentaron todas las pruebas al público, Sidell admitió todos los crímenes.

También se supo que Dollie, la hija menor de Sidell, cometió perjurio bajo las instrucciones de su padre y así ayudó a la destrucción de una médica bondadosa y altamente cualificada.

Los materiales que presentó Sheffield causaron tal sensación que toda la Ciudad no hablaba de otra cosa.

Muchos periodistas sintieron más curiosidad por él y quisieron

eliz. Mamá, ¡sé feliz eternamente! Lo siento, pero ahora me tengo que ir. Pero antes, te diré un secreto. No he visto a mi novia desde hace días. Tengo que verla lo antes posible o me la robará otro. ¡Adiós por ahora, mamá!".

Besó suavemente la foto de su madre y luego salió del cementerio.

"Mamá, la próxima vez que venga a verte, traeré a tu nuera de visita".

Cuando regresó a la Ciudad Y y estaba a punto de entrar a su comunidad, una mujer vino corriendo desde la carretera y se interpuso en su camino.

Afortunadamente, su auto se detuvo cuando pisó los frenos justo antes de alcanzarla.

Con los ojos muy abiertos, Sheffield miró a la mujer que estaba delante de su coche que tenía los ojos cerrados de miedo.

Cuando le tocó la bocina con impaciencia, Dollie abrió los ojos y corrió a llamar a su ventana.

Justo detrás del auto de Sheffield había otro auto que quería entrar a la comunidad, por lo que rápidamente bajó la ventana y le gritó a la mujer, "Estás bloqueando el paso. Por favor, apártate porque hay otro coche detrás de mí".

Como Sidell estaba en prisión, Dollie ya no era la hija del presidente del hospital. A juzgar por su aspecto, estaba claro que vivía tiempos difíciles. Parecía que estaba llevaba la misma ropa vieja desde hacía días. Ella lo miró a los ojos y dijo ansiosamente, "Te he estado buscando por todas partes. ¿Tienes un momento ahora? ¿Podemos hablar?".

"No tengo nada que decirte. ¡Por favor, apártate de mi camino!", dijo él despachándola de inmediato.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir