ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 919 Viejo testarudo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7399

Actualizado: 2020-02-21 00:28


Al mirarse en el espejo y verse los chupetones que tenía por todo el cuello, Evelyn quiso matar a Sheffield. No era la primera vez que le hacía eso. Cada vez que dormían juntos, luego se pasaba un buen rato tratando de elegir algo que ponerse que cubriera todas las marcas que Sheffield le había dejado. "¿Podrías dejar de hacerme chupetones, por el amor de Dios?".

"Está bien, a partir de la próxima vez", respondió él enérgicamente.

Evelyn puso los ojos en blanco. Los hombres eran unos mentirosos. Ella no se creía ni una palabra de su boca.

Sheffield entró en el baño y la abrazó desde atrás por la cintura. Miró las marcas rojas de su cuello en el espejo y susurró cerca de su oreja, "Evelyn, esto es tan tentador y estás tan bella. Podemos..."

Evelyn le dio un pisotón e intentó pellizcarle una vez más.

"¡Vale, vale! ¡Perdóname!". Él se rio y hundió su rostro en la nuca de ella, inhalando su aroma.

La voz del hombre era atractiva y a pesar de que se estaba portando mal, Evelyn también estaba excitada. Para ocultarlo, ella gritó, "¡Fuera, ahora mismo! ¡Tengo que arreglarme!".

"¡Okay, amor! Te prepararé el desayuno". Después de besarla suavemente en el cuello, la soltó. Silbando despreocupadamente, salió del baño mientras Evelyn movía la cabeza con un suspiro.

Después del desayuno, Evelyn se cambió de ropa. Sheffield estaba lavando los platos en la cocina y ella le preguntó, "¿No tienes que ir a trabajar hoy?".

Él la miró y respondió, "Uh, no. Voy a ir al centro de investigación y desarrollo".

"¿Estás libre pasado mañana?", preguntó Evelyn.

"Sí, lo estoy". Pasado mañana era el cumpleaños de su chica. Por muy ocupado que estuviera, él dedicaría algo de tiempo a celebrar el cumpleaños de su amada.

Después de algunas dudas, Evelyn preguntó, "¿Tienes miedo de que mi padre te golpee otra vez?".

Sheffield tiró el trapo al fregadero y, con una sonrisa, se acercó a Evelyn. "¿Te preocupa que mi futuro suegro me vuelva a poner un ojo morado?".

Evelyn suspiró, "Lo digo en serio, Sheffield".

Él chasqueó la lengua. "Por supuesto que no. Si me diera miedo la idea de que Carlos Huo me golpee, entonces no andaría detrás de su preciosa hija".

"Hmm. ¡De acuer

arlos la fulminó con una mirada de reproche y fingió estar molesto. "¿Así es cómo le hablas a tu padre? ¡Deberías tratarme con más respeto!".

A Evelyn le divirtió su reacción, decidió que debía aprender de la táctica desvergonzada de Sheffield y tomar la iniciativa de rendirse. Se acercó a Carlos con una sonrisa y se agarró de su brazo. "Lo que dije no estuvo bien, papá. Lo siento. Por favor, dime cómo va la licitación".

La cara de Carlos se suavizó un poco, pero aún fingió un tono duro. "¿Estás tratando de apaciguarme actuando como una niña? Deberías mantenerte alejada de Terilynn. Te está enseñando algunos malos hábitos", le reprochó Carlos.

Evelyn aflojó el brazo de Carlos y dijo con voz severa, "Bueno, como parece que no piensas decirme nada, haré algunas llamadas telefónicas y me enteraré".

"¡Jum! Tu actitud no te está ayudando nada en este momento".

Resignada, Evelyn continuó, "Papá, no me dices nada de la oferta de licitación. ¿Qué más quieres que haga?".

'¿Por qué está poniéndose tan difícil?', pensó la chica. Era obvio que su padre estaba de mal humor y quería que ponérselo difícil.

"¿Te vas a rendir después de preguntarme solo una vez? ¿Dónde está tu paciencia?".

Evelyn se sintió impotente. "He estado tratando de sacártelo desde que entré. Y me llamas impaciente. Solo estás siendo difícil a propósito". Carlos no era así antes. Pero desde la aparición de Sheffield, a ella le resultaba cada vez más difícil hablar con él.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir