ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 922 ¡Para ti es señor Huo!

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8190

Actualizado: 2020-02-22 01:17


Sheffield estaba muy necesitado de fondos a causa de la investigación que estaba llevando a cabo. Y Carlos lo sabía.

Aunque se estaba riendo de él, Sheffield mantuvo la calma. "Es cierto que ahora no puedo permitirme comprar esta silla, pero estoy deseando que llegue el día en que sea lo suficientemente rico como para comprar al fabricante de esta silla", dijo sin perder la compostura.

"También yo lo estoy deseando", se burló Carlos.

La oficina volvió a quedar en silencio. Apoyándose contra el alféizar de la ventana, Evelyn miraba a Sheffield mientras esté escribía algo en su portátil a toda velocidad.

Carlos frunció el ceño al ver lo rápido que era Sheffield. '¿Es posible que él sea...?'.

Tres minutos más tarde, Carlos se levantó del sofá. "No puedo perder más tiempo contigo. Si no puedes abrir la puerta en los próximos dos minutos, la abriré yo mismo. Y los de seguridad te escoltarán fuera del edificio y fuera de nuestras vidas". 'Sería todo un alivio', pensó Carlos para sí mismo.

Sheffield no respondió. Sus ojos estaban fijos en los códigos que cambiaban continuamente en la pantalla.

Carlos sintió más curiosidad por lo que estaba haciendo, así que fue hacia el escritorio.

Pero antes de que pudiera ver la pantalla, Sheffield presionó la tecla 'Enter' y dijo, "¡Listo!".

Memorizó los seis dígitos y cerró la ventana emergente. "Señor Huo, no pestañee", dijo con una sonrisa pícara.

Carlos permaneció impertérrito mientras el joven caminaba hacia la cerradura de la puerta. Sheffield murmuró mientras pulsaba los números, "5-8-9-7-3-2".

¡Bip! La cerradura inteligente de alta tecnología estaba desactivada.

Cada una de las tres personas que había en la habitación tenía una expresión diferente. Sheffield sonreía satisfecho y despreocupado, Evelyn estaba sorprendida y también emocionada. Carlos estaba a punto de estallar mientras apretaba los puños.

Cuando los dos hombres se miraron a los ojos, la mirada llena de confianza de Sheffield parecía estar diciendo, "¡Te he ganado, señor Huo! Soy mejor de lo que pensabas ¿verdad?".

Evelyn llegó apresuradamente hasta Carlos y agarró su manga nerviosa. "Papá, ahora no puedes echarte atrás".

Carlos ya estaba más que rabioso. Y encima su hija había estado del lado de Sheffield todo el rato, lo que lo enfurecía aún más.

Frotándose las manos, Sheffield preguntó en un tono travieso, "Entonces, señor Huo, ¿se me concede el honor de salir con

utable, Carlos no pudo sacarle nada. Finalmente decidió que probablemente era porque Sheffield no estaba ocultando nada.

Carlos colocó la mano izquierda en la cintura y se masajeó las sienes la otra. Sospechó de él cuando vio lo rápido que había trabajado en la computadora antes. Por un momento, pensó que Sheffield podría ser Anís Estrellado.

Finalmente, Carlos cerró los ojos y señaló la puerta. "¡Váyanse! ¡Ahora!".

Sheffield sonrió aún más y dijo a Evelyn, "Ahora o nunca. ¡Ve a buscar tus cosas! ¡Hora de divertirse!".

Los labios de Evelyn se curvaron en una sonrisa. "Tranquilo. Es un hombre de palabra".

"¿Quién sabe? No confío en él", dijo Sheffield poniendo los ojos en blanco.

Evelyn suspiró impotente y fue a buscar sus cosas.

Mientras caminaba hacia la puerta con Sheffield, se dio la vuelta y miró al viejo de pie delante de la ventana. Ella dijo con voz agradecida, "Papá, gracias. Nos vamos".

Carlos no respondió.

Sheffield la imitó y dijo con una sonrisa, "Papá, gracias. Nos vamos".

Carlos se dio la vuelta y lo miró fríamente. "Para ti es señor Huo".

"Sí, papá. Es un buen apellido. Quizá podría tomarlo".

"¡Qué te jodan! ¡Nunca serás miembro de la familia Huo!".

"Eso no importa. Tarde o temprano lo seré". Antes de que Carlos pudiera echarlo, agarró la mano de Evelyn y la llevó hacia la puerta de la oficina.

Había varias hileras de guardias de seguridad afuera.

Evelyn soltó la mano de Sheffield y se serenó. Recuperó su habitual frialdad y dijo con indiferencia, "Gracias por su trabajo. Ya pueden irse".

"Sí, señorita Huo". Los guardias fueron saliendo en fila.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir