ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 932 Un regalo de cumpleaños

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8561

Actualizado: 2020-02-26 00:02


Sheffield puso una sonrisa juguetona y siguió provocando a Calvert. "¡Vamos! ¡Pégame! Es aún más divertido porque sabes que no tienes ninguna posibilidad conmigo, pero sé lo mucho que lo deseas. ¡Lo puedo ver en tus ojos! ¡Adelante! ¡Pégame!".

Evelyn suspiró llevándose la palma de la mano a la cara y negó con la cabeza sintiéndose impotente.

Calvert gruñó enojado, mientras le daba un puñetazo a Sheffield. Si hubiera sido cualquier otro día, Sheffield lo habría esquivado fácilmente con un simple paso, pero hoy, permitió deliberadamente que el puño de Calvert aterrizara en su rostro.

El sonido sordo del golpe llamó la atención de Evelyn, que levantó la cabeza bruscamente, y entró en pánico cuando vio la violenta sacudida en la cara de Sheffield. Llegó a su lado en un instante y dijo, "¿Qué demonios haces, Calvert? ¿Estás idiota o qué?".

'¿Y qué pretendía Sheffield? ¿No se supone que sabe pelear? ¿Por qué dejó que Calvert lo golpeara?', se preguntó.

Sheffield lanzó una mirada desafiante a Calvert revelando por un instante la astuta sonrisa que le había ocultado a Evelyn. Se volvió hacia ella con una mirada lastimosa mientras se cubría la cara con la mano. "Ay... ¡Duele!".

Sheffield sabía jugar bien sus cartas. Sabía que las mujeres eran criaturas de corazón blando que no podían negarle el caramelo a un niño que llora. Evelyn no era una excepción. Aunque a veces parecía una mujer fría, en el fondo era una persona tierna y cariñosa.

La última vez que Sheffield lastimó a Calvert, Evelyn escogió ponerse de parte de la persona que resultó herida.

Evelyn miró fríamente a Carlvert y le dijo, "Creo que debería irse, señor Ji".

Sheffield echó más leña al fuego diciendo, "Evelyn, es tu cumpleaños. ¿Cómo ha sido capaz de golpearme delante de ti? ¡Debería darle vergüenza!".

Evelyn le sopló la herida y dijo, "Haré que alguien traiga hielo".

"Evelyn, no es tan grave como crees. ¡Está fingiendo!". Calvert la detuvo sujetándola antes de que pudiera llamar al criado. '¡Esto es increíble! ¡Mi puño apenas rozó su mejilla, no puedo haberle hecho daño!'. Calvert estaba indignado.

Evelyn se soltó de su agarre y le gritó, "¿Qué? ¿Vienes a mi casa y ni siquiera puedes mostrarme una pizca de respeto? Te lo repito por última vez, sal de mi habitación, señor Ji".

Sus palabras enfurecieron a Calvert, pero como era la residencia de la familia Huo, tuvo que reprimir su ira. Agachando la cabeza, salió del vestidor con Evelyn.

Tan pronto como se fueron, la expresión de dolor de Sheffield desapareció por completo. Le

más invitados se habían ido, Calvert no tenía ninguna razón para quedarse más tiempo. Él también se despidió de los Huo y se fue poco después.

De camino a su casa, Calvert se recostó en el asiento del auto y cerró los ojos para descansar un poco. De repente, el chofer pisó los frenos y Calvert se vio lanzado hacia adelante y golpeó su frente contra el respaldo del asiento delantero.

"¿Qué demonios? ¡Estate atento!".

"Disculpe, señor Ji. Lo siento, pero hay un auto bloqueando la carretera", dijo el chofer.

Calvert miró el coche y vio a Sheffield salir de él.

Cuando sus ojos se encontraron en la oscuridad, Calvert tuvo un mal presentimiento. "Da marcha atrás. Da la vuelta y salgamos de aquí".

El chofer miró por el espejo retrovisor y dijo torpemente, "Hay otro coche detrás de nosotros".

Nervioso, los músculos de su rostro se contrajeron, pero Calvert no dijo nada.

Sheffield encendió un cigarrillo tranquilamente, tocó la ventana de Calvert en el asiento trasero y le entregó otro cigarrillo a Joshua, que acababa de salir del auto.

Calvert bajó la ventanilla, miró a los dos hombres fumando y preguntó, "¿Hay algo que pueda hacer por ti, señor Fan?".

Joshua le dio una calada al cigarrillo y asintió con la cabeza. "Sí. Hay algo que quiero tratar contigo. ¿Por qué no sales y hablas con nosotros?".

Después de dudar un momento, Calvert abrió la puerta y salió del auto.

Sheffield y Joshua intercambiaron una mirada de complicidad mientras se quitaban los abrigos y comenzaron a arremangarse sin pronunciar una palabra.

Calvert entendió lo que eso significaba y trató de volver al coche, pero Sheffield reaccionó rápidamente y cerró la puerta en un santiamén.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir