ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 933 Un huérfano

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9032

Actualizado: 2020-02-26 00:47


Sheffield puso despreocupadamente su abrigo en el techo del coche de Calvert y Joshua hizo lo mismo.

"¡Busca ayuda!", Calvert ordenó a su chofer. Pero sabía que ya era demasiado tarde.

El chofer sacó apresuradamente el teléfono de la guantera e hizo una llamada.

Esta vez, fue Sheffield quien hizo el primer movimiento. Mientras Calvert todavía se estaba preparando para la pelea, el médico aprovechó la oportunidad para soltar un golpe y lo tiró al suelo.

Joshua estaba asombrado por la agilidad de Sheffield. Hacía mucho tiempo que no veía a Sheffield pelear, pero a juzgar por lo que veía, parecía que había mejorado en lugar de perder habilidades con los años.

Sheffield vio la expresión petrificada de su amigo y gritó enojado, "¿A qué estás esperando?".

Luego volvió a centrarse en Calvert. '¡Cómo te atreves a golpearme así delante de Evelyn! ¿Creías que iba a dejarte escapar después de faltarme al respeto así delante de su familia? ¿Te parezco un pelele?'.

"Oh... ¡Claro!". Volviendo a sus sentidos, Joshua se llevó el cigarrillo a la boca después de arrojar la ceniza y se unió a Sheffield para golpear a Calvert.

Mientras tanto, el conductor del auto que Carlos había facilitado a Sheffield llamó rápidamente a su jefe y le dijo, "Hola, señor Huo. El señor Tang y el señor Fan han bloqueado el paso al coche del señor Ji y le están dando una paliza. ¿Qué hago?".

Carlos meditó la cuestión por un instante y luego dijo con calma, "Haz como si no hubieras visto nada. Pase lo que pase, ¡no intervengas!".

"¡S... sí, señor!", el conductor dijo tartamudeando. Parecía bastante desconcertado por las instrucciones de su jefe. 'Es raro. ¿No se supone que el señor Ji es el futuro yerno de la familia Huo? ¿Por qué no quiere ayudarlo el señor Huo?'.

Unos minutos más tarde, Sheffield agarró los abrigos del techo del automóvil y arrojó uno a Joshua, que estaba recuperando el aliento. Después de ponerse el abrigo, hizo un gesto a Joshua con los ojos y luego subieron a sus respectivos autos.

Mientras tanto, tendido en el suelo, Calvert miró hacia el cielo oscuro y apretó el puño con fuerza antes de reunir el resto de sus fuerzas para golpear sus nudillos contra el suelo.

'¡Sheffield Tang, te juro que te arrepentirás de haberme conocido!', juró con una mueca de dolor.

Cuando los dos autos se hubieron marchado, el chofer de Calvert se acercó hasta él y trató de ayudarlo a levantarse. Pero un hombre tan engreído como Calvert no quería que otros lo vieran en un estado tan miserable. Se incorporó solo del suelo y le gritó al chofer, "¡Quítame las manos de encima! ¡Puedo cuidar de mí mismo!".

"Sí, señor. ¡Por supuesto!". El chofer tenía tanto miedo que

r a Evelyn sin su consentimiento.

"En primer lugar, no entiendo por qué Evelyn tiene que comprometerse con Calvert. ¿Es realmente necesario?".

"Solo piensa en ello como una prueba para Sheffield". Carlos no podía dar marcha atrás con esto. Después de todo, le había dado su palabra a Calvert, y tenía toda la intención de cumplirla.

"¿Y qué pasa si Sheffield se rinde con Evelyn? ¿Esperas que me quede quieta y vea cómo se casa con Calvert?", preguntó Debbie.

"¡Por supuesto que no!". Carlos tenía muchas maneras de separarlos y cancelar el compromiso sin dañar la reputación de Evelyn.

Debbie se quedó sin palabras. No sabía cómo continuar esta discusión con Carlos. "Espero que algún día no te arrepientas de tu decisión".

"Nunca me arrepiento de nada de lo que hago".

"Eso espero".

Sheffield tenía una apretada agenda en el hospital al día siguiente. En el camino a la base de investigación y desarrollo, recibió una llamada de Savannah, la hermana de Dollie.

De hecho, cuando anoche conoció a Savannah, había adivinado que ella era la hermana mayor de Dollie, a pesar de que Evelyn no se lo había mencionado.

Si hubiera sido una llamada de Dollie, Sheffield no habría respondido, ni accedería a citarse con ella.

Pero como la petición venía de la mejor amiga de Evelyn, tuvo que aceptar verse con ella.

En la cafetería Pacífico

Un hombre vestido con ropa informal de color beige se sentó frente a Savannah y Dollie. Savannah se sorprendió al verlo allí. 'Entonces de verdad es él...'.

Anoche en la mansión de la familia Huo, cuando oyó a Miranda decir que Sheffield era médico en el Primer Hospital General y que estaba trabajando en un proyecto de investigación, Savannah comenzó a sospechar que podría ser el mismo hombre del que Dollie estaba enamorada.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir