ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 952 Una atención peligrosa

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7645

Actualizado: 2020-03-03 01:10


Una noche, Sheffield había ido a la fiesta de cumpleaños de un amigo. Era ya tarde cuando la fiesta terminó. En ese momento, eran unos diez chicos y cuatro o cinco chicas. Gillian era la acompañante de Sheffield.

Y no estaba claro cómo estaban las cosas entre ellos dos. ¿Eran una pareja? Sheffield la había besado y tomado de la mano, pero la cosa nunca fue más allá de eso, aunque él quería más de Gillian. Incluso la había invitado a salir, pero ella lo rechazó. Él no sabía si ella estaba tratando de hacerse la difícil o simplemente pensaba que él no era lo suficientemente bueno para ella.

En la fiesta también había una joven algo entrada en carnes. Medía como 160 cm y pesaría unos 75 kg. Estaba allí sola, y nadie parecía interesado en hablar con ella. "¡Oigan, chicos! Vivo en las afueras, bastante lejos de aquí. ¿Alguno de ustedes, caballeros, sería tan amable de llevarme a casa?", les preguntó a los chicos que aún quedaban en la fiesta.

Antes de que alguno pudiera decir algo, Gillian le dijo sarcásticamente a la chica, "¿Pero tú te has visto bien? Aunque para mirarte vas a necesitar un buen rato. ¿Crees que a alguien le va a interesar tu aspecto? ¡Por favor! Vete a casa andando. No te vendría mal bajar unos kilos".

Algunos estudiantes se rieron, algunos simpatizaron con la chica, y a otros les pareció que Gillian era una estúpida.

Sheffield estaba muy decepcionado. Cuando oyó lo que dijo Gillian, le pareció una mujer espantosa. Por muy guapa que fuera exteriormente, por dentro era un monstruo horrible. Y ahora cuando la miraba, ya no era capaz de ver otra cosa. Sheffield puso la mano en el hombro de la chica afectada y, dirigiéndose hacia el aparcamiento, le dijo, "Vamos. ¡Yo te llevaré! ¡Estoy seguro de que me cae de camino!".

Quienes aún estaban en la fiesta se quedaron alucinados viendo cómo se marchaban los dos.

Gillian tardó un momento en reaccionar y gritó, "¡Eh! ¿Y yo qué? No quiero irme todavía, y tú eres quien me tiene que llevar a casa".

Sheffield giró la cabeza y respondió, "Llama a la policía. Estás bastante buena y atraes una atención peligrosa. Estoy seguro de que te protegerán y te llevarán donde haga falta".

Gillian entendió lo que quería decir y su cara se puso pálida.

Sheffield decidió romper con Gillian e

er los ojos en blanco y le advirtió, "¡Quítate de encima!".

"¡Está bien!". Inmediatamente Sheffield se enderezó y caminó junto a ella por el pasillo.

Evelyn se preguntó qué era lo que pasaba. ¿Por qué de repente se estaba comportando?

Después de salir de la compañía, Evelyn miró el auto deportivo de Sheffield y de repente pensó en algo. "¿Quién era esa mujer en tu coche la otra noche?".

Sheffield estaba confuso. "¿Qué noche? ¿Qué mujer? ¿Estás segura?".

Desde que estaba con Evelyn, no había visto a ninguna otra mujer.

El tono de Evelyn era frío. "¿Aún sigues fingiendo? Estoy segura de que eras tú. Era ya algo tarde. Como las ocho o las nueve. Había una mujer sentada en el asiento pasajero de tu deportivo".

Después de mirar su propio coche durante un rato, finalmente Sheffield lo recordó. Señaló su auto y dijo, "¡Ah! Esa era... ¡Adivina!". Se dio cuenta de quién estaba hablando y decidió burlarse de ella.

Sin embargo, Evelyn no estaba de humor para juegos. "No me interesa".

Ella caminó hacia su auto, donde Tayson la estaba esperando.

Sheffield la agarró de la mano a toda prisa. "Evelyn, lo siento. Te diré". Sheffield abrió la puerta de su propio auto y la ayudó a entrar. "¡Era mi suegra!".

¿Qué? ¿Su suegra? Evelyn no entendía nada.

"Iba a cenar con mi suegra. ¿Cómo no iba a dejarla entrar en mi coche?". Luego la ayudó a abrocharse el cinturón de seguridad y sonrió.

Evelyn finalmente se dio cuenta de lo que quería decir. "¿Quieres decir que estabas con mi madre?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir