ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 954 Cuñado

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 11961

Actualizado: 2020-03-04 01:28


"Entonces, lo someteremos a votación". Debbie clavó la mirada sobre Carlos, y este no se atrevió a pronunciar ni una palabra más.

Terilynn no quiso dejar pasar la oportunidad y se lamió los labios. "¡Papá!". Cuando Carlos se volvió hacia ella, la chica bajó la cabeza y miró de reojo. "Pasará el año nuevo con nosotros tarde o temprano...". Hizo una pausa y luego dijo algo más en voz baja por un momento antes de volver a levantar la cabeza hacia Carlos y mirarlo con determinación. "¿Qué tal si le pedimos al cuñado que venga y se familiarice con nosotros antes de que sea oficial?".

Una sonrisa apareció en la cara de Debbie, y le agradeció a su hija menor en su corazón.

"¿Qué cuñado?". Aquellas palabras solo enardecieron aún más a Carlos mientras echaba una mirada feroz a Terilynn. "¡Ni lo pienses! ¡Y no lo llames así!". Carlos sabía que su resistencia sería inútil, pero no podía rendirse tan fácilmente.

El color en la cara de Debbie cambió de rosa a rojo furia en un instante. "Sheffield será su cuñado antes o después", dijo lanzándole otra mirada aguda a Carlos. "No hay nada malo en que Terilynn lo llame así ya".

Evelyn masticaba su comida en silencio, actuando como si estuviera sola. Ella conocía muy bien a su familia. Aunque ella no dijera nada, sabía cuál sería el resultado. Así que pensaba que el acalorado debate pronto llegaría a su fin.

"Debbie", intervino Miranda, que había estado sentada en silencio, levantó la cabeza y miró a su nuera con una sonrisa sincera en la cara, "Si haces a Sheffield tu ahijado, recuerda que venga a verme. Quiero que me llame abuela".

"Lo haré, mamá". Debbie se rio por lo bajo.

La suegra y la nuera se unieron contra Carlos.

En la familia Huo, estas dos mujeres tenían la sartén por el mango. Si tomaban una decisión juntas, Carlos era como un cachorro perdido, sin saber qué hacer. Esa era precisamente la situación en ese momento y no era capaz de encontrar nada que decir para defender su posición.

Evelyn tenía razón. Sin siquiera pronunciar una palabra, la discusión se resolvió a su favor.

Ella vio que su padre regresaba al estudio subiendo por las escaleras después de la cena. Evelyn se encogió de hombros, seguramente Carlos tenía otra videoconferencia, como siempre. Pero luego pensó en algo, se detuvo justo delante de la puerta de la habitación de Debbie, y llamó a la puerta.

Debbie abrió la puerta, y la comisura de su boca se curvó hacia arriba. "Entra, Evelyn".

Evelyn entró en la habitación de sus padres. Después de cerrar la puerta detrás de ella, le dio a su madre un fuerte abrazo. "Mamá, gracias", susurró y abrazó a su madre apoyando la cabeza sobre su hombro.

El corazón de Debbie se derritió cuando vio la respuesta de su hija. Le acarició la cabeza cariñosamente. Desde que Debbie se enteró de la relación de Evelyn y Sheffield, quiso hacer todo lo posible para ayudarlos. Incluso había intentado varias veces persuadir a Carlos para que aceptara la relación de su hija.

"De nada. No es fácil conocer a una persona que te gusta. Por supuesto que te apoyaré incondicionalmente".

Evelyn retrocedió y se sentó en la cama, instando a su madre a sentarse a su lado, y le lanzó una mirada sincera a Debbie después de un momento de silencio. "Mamá, no quiero comprometerme con Calvert".

Si Calvert desapareciera del mapa, se quitaría un gran peso de encima. Podría salir con Sheffield sin ninguna preocupación.

"Tu papá se está haciendo viejo". La voz de Debbie se volvió áspera en cuanto Evelyn sacó el tema del compromiso. "¡Se está poniendo cada día más

scaron las palabras en la garganta de la emoción. "¡Gracias, tía Debbie!". De alguna manera, se las arregló para expresar su agradecimiento.

"De nada". Debbie hizo una pausa por un momento antes de continuar como si recordara algo importante. "Y no te olvides de comer regularmente, aunque estés ocupado. La salud es lo más importante".

"Sí lo haré".

"Muy bien, ahora no te molesto más; por favor, continúa con tu trabajo. Adiós".

"¡Adiós!".

Sheffield miró el teléfono durante mucho tiempo sintiendo un gran calor en el corazón. La llamada telefónica le levantó el ánimo instantáneamente. Incluso los dos simples platos y el tazón de sopa que tenía delante le parecieron deliciosos. Tomó los palillos y se puso a comer saboreando todo con deleite.

El tiempo pasó rápido, y ya solo quedaban dos días para el año nuevo. Sheffield había decidido colarse en la oficina de Evelyn como solía hacerlo.

Evelyn estaba mirando fijamente una nota de papel en el que Sheffield había escrito algunas palabras. Cada detalle resultaba profesional y encantador al mismo tiempo. Una oleada de calor inundó su corazón al pensar en él.

En aquella ocasión, cuando no pudo contactar a Sheffield durante toda la noche, él acudió a su oficina y le dejó la nota en el cajón.

Evelyn la había guardado en el cajón desde entonces, como si fuera su tesoro eterno, y de vez en cuando se quedaba mirándolo como en trance mientras trabajaba.

Aquel día, Evelyn había recibido la llamada perdida de su oficina, pero ella simplemente pensó que había sido uno de sus asistentes, pero ahora se daba cuenta de que era Sheffield.

En el mismo instante, el crujido de la puerta puso fin al silencio sepulcral de su oficina. La repentina aparición de Sheffield asustó a Evelyn, pero sabía que era él. Y para cuando levantó la cabeza, el hombre ya estaba dentro.

Siempre aparecía así, como de la nada. Evelyn agarró apresuradamente una carpeta y lo puso sobre el papel que estaba mirando hacía un momento. Con la prisa, no pudo taparlo del todo, y quedó a la vista más de la mitad de lo que había escrito allí, detalle que Evelyn aún no había notado.

Las comisuras de los labios del chico se curvaron hacia arriba, ya que sabía exactamente lo que ella estaba haciendo, pero fingió que no se había dado cuenta. Sheffield sacó algo de su bolsillo y lo puso delante de Evelyn. "¿Sabes qué es?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir