ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 955 El pañuelo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 6819

Actualizado: 2020-03-04 02:36


Evelyn dijo que no con la cabeza.

"Bésame y te lo enseñaré", dijo Sheffield mientras se inclinaba para acercarse más a ella.

Evelyn ya estaba acostumbrada a sus trucos, de modo que suspiró y lo besó suavemente en la mejilla.

Los ojos de Sheffield se iluminaron. Quitó la mano con la que cubría el regalo y sonrió. "¡Tatachán! Lo hice yo. Me quedó un poco pequeño, la verdad", dijo un poco avergonzado. "Pero se me da bien bordar, ¿no?", dijo orgulloso. Evelyn miró fijamente el pañuelo de satén rosa claro bordado a mano.

Había bordado una pareja de patos mandarines, junto con algunos lotos de color esmeralda y dos letras pequeñas en la esquina inferior derecha: ST.

'¿Él bordó esto…?'. Evelyn lo miró asombrada.

Sheffield sabía lo que estaba pensando y asintió con una sonrisa petulante. "Sí, así es. Lo hice yo solo. Todo para mi amada Evelyn. Estás conmovida, ¿a que sí?", preguntó guiñando un ojo.

Evelyn no supo qué decir. Estaba realmente conmovida. Posó los ojos sobre sus finos y largos dedos.

Era difícil imaginárselo sentado en un sofá... bordando.

Ella se rio entre dientes, pero sus ojos se pusieron rojos de emoción. Este hombre siempre encontraba la manera de hacerla sonreír.

Mientras ella estaba distraída por su gesto amoroso, él agarró la nota que ella había escondido debajo de la carpeta.

Evelyn no pudo detenerlo, y él empezó a leer la nota con una sonrisa. "Evelyn, mi amor, te debo una disculpa...". Él la miró y se disculpó directamente en un tono serio, "Evelyn, de verdad lo siento".

Continuó leyendo la nota, "Te lo compensaré en el futuro. Pasaré el resto de mi vida compensándote...".

Su tono y expresión sincera hicieron que la cara de Evelyn se enrojeciera. "¡Ya vale! ¡Cállate!".

Ella se levantó de su silla y quiso quitarle la nota, pero Sheffield dio un paso atrás y se mantuvo a cierta distancia de ella.

Cuando vio la siguiente frase en la nota, Sheffield suspiró. Pero ahora ya, eso era agua pasada. Entonces, saltó hasta el final y leyó en voz alta las últimas

después, Sheffield salió de la oficina.

Por la noche, Evelyn recibió un mensaje de él. "Eve, ve a este lugar. Te veré allí. Conduce con cuidado".

Él le envió la ubicación junto con el mensaje. La dirección era de un complejo hotelero en la zona alta de la ciudad.

Todavía estaba nevando cuando Evelyn terminó todo su trabajo. Estaba lista para irse antes de lo habitual.

Sin embargo, antes de que pudiera salir, Carlos entró. "Evelyn, ¿vas a alguna parte?". El hombre llevaba un archivo en la mano. Sus ojos se posaron en el bolso de Evelyn, quien parecía lista para irse ya.

Ella respondió nerviosamente, "Sí, tengo cosas que hacer".

Como el hombre observador que era, Carlos se dio cuenta de que su hija se puso nerviosa al verlo aparecer de repente. "Está nevando. ¿No vas a volver a casa temprano?", preguntó tranquilamente.

"No... He quedado, papá".

"Entiendo", dijo Carlos asintiendo. "¿Volverás a la oficina más tarde?".

Se iba a encontrar con Sheffield en un complejo hotelero, así que respondió: "No".

"Entiendo. Bueno, regresa a la mansión después de ver a tu amigo. El vuelo de Matthew llegará pronto".

Evelyn trató de encontrar una excusa para quedarse con Sheffield. "Papá, no estoy segura de que pueda regresar a la mansión".

Carlos la miró y aceptó las cosas como son. "Muy bien. Entonces ve. Y ten cuidado".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir