ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 963 Ahora eres mi amigo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9391

Actualizado: 2020-03-07 00:36


En la foto, Evelyn era aún una adolescente. Y Matthew era muy pequeño, no tendría ni diez años.

Matthew encendió su portátil y levantó la cabeza mirando a Sheffield con indiferencia. "Pareces muy interesado en mi familia, ¿no?".

"¡Claro que sí!". Sheffield fue hacia el escritorio y miró a Matthew sin pestañear. "Después de todo, seremos familia tarde o temprano".

Matthew puso cara de disgusto al oír esas palabras y resopló. "¿No crees que te tienes en demasiada estima? No olvides que mi hermana se comprometerá con Calvert después del año nuevo". No sabía de dónde sacaba Sheffield esa confianza.

Pero lo cierto era que este no parecía molesto por sus palabras. "¿Y eso qué? Aunque se case con él, será contra su voluntad. Ella no será feliz. Se divorciarán tarde o temprano", dijo. 'Ella se divorciará de él y luego volverá a mí. Evelyn siempre es mía'. Aunque la idea de que Evelyn se casara con otra persona le resultaba dolorosa, al menos él sabía que la recuperaría al final.

Para Sheffield, por muchas veces que Evelyn se comprometiera o se casara con otros, mientras no estuviera con él, nada duraría mucho.

Matthew lo miró con desdén. "¿Estás tan seguro de que mi hermana te ama?".

"¡No tengo ninguna duda!". Sheffield se sentó al escritorio. "Lo nuestro es amor verdadero. Por cierto, si tienes tiempo, por favor dile a tu padre algo de mi parte para que lo consulte con la almohada, ¿quieres? Calvert es un tipo realmente malo. Y no le llega ni a la suela de los zapatos a tu hermana. Incluso si a tu padre no le gusto, debería encontrar un buen hombre para Eve".

'¿Para que consulte con la almohada? ¿Qué se piensa que soy, la mujer de duerme a su lado?'. Un rayo de ira brilló en el rostro de Matthew ante la sola idea. Con una expresión poco amigable, empujó la computadora portátil hacia Sheffield. "Es el sistema de seguridad del Grupo ZL. Si eres capaz de descifrarlo hoy, podrás celebrar el año nuevo con mi familia el próximo año también. Si fallas...". No terminó la oración porque sabía que Sheffield era lo suficientemente inteligente como para entender lo que quería decir.

¿Cómo no iba a cumplir Sheffield las expectativas de Matthew? Era muy consciente de los sentimientos de este último, pero tenía que ocultar su identidad como Anís Estrellado. Fingió miedo y se recostó señalando la pantalla del portátil. "¡Es el sistema de seguridad del Grupo ZL! Todo el mundo sabe que lo diseñó Anís Estrellado. ¿Crees que soy rival para él?".

Matthew miró a Sheffield con indiferencia. "¿Has oído hablar de Anís Estrellado?".

"Por supuesto que sí". Sheffield hizo que su voz sonara como si estuviera emocionado de hablar sobre el famoso hacker. "¡Después de todo, es una celebridad en el mundo de los hackers y honkers!". Sheffield volvió la cabeza hacia el portát

effield le hizo gracia ver cómo miraba Matthew su brazo. Suspiró, pero no movió el brazo. "No me mires con esa cara de asco. En realidad, también soy un maniático de la limpieza, como tú. Así que puedes estar tranquilo, estoy limpio. Si no me crees, puedes preguntarle a Eve, u olerme si lo prefieres. Por cierto, hoy me he puesto el perfume de tu hermana. También tengo perfume de hombre. Pero ya sabes, tu hermana y yo estuvimos fuera anoche, así que no llevaba mi perfume".

Sheffield y Evelyn compraron dos frascos de perfume para parejas. Cuando ella estaba poniéndose su perfume en el coche hoy, él se acercó a ella y la besó en la mejilla.

Así fue como se roció de su perfume.

Su caradura hizo que la cara de Matthew se oscureciera por completo. "¡Sheffield Tang!".

Sheffield no podía estar disfrutando más la reacción de Matthew. "¿Ya te enojaste?". Lentamente retiró el brazo de su hombro. "Vale. Vale. Te cepillaré el polvo". Le dio unas palmaditas en el hombro a Matthew, como si le estuviera limpiando la suciedad de la ropa.

Matthew estaba tan enojado que realmente quería lanzar un puñetazo tras otro a Sheffield. Nadie había llegado a estar tan cerca de él, y mucho menos de ponerle una mano sobre el hombro. Ni sus dos mejores amigos se atreverían a hacerle esto. Sheffield era el único que había hecho algo así.

Cuando bajaron, Matthew todavía estaba de mal humor. La familia vio que su expresión facial era tan fea como si se hubiera tragado una mosca en la comida. Pero cuando se volvieron hacia Sheffield, se sorprendieron al verlo riéndose. Si no fuera porque los conocían y sabían que no eran gays, habrían pensado que Sheffield se aprovechó de Matthew.

Carlos pensó lo mismo, miró la expresión retorcida en el rostro de Matthew y dijo, "¿Qué te pasa, hijo? Él no te habrá obligado a nada, ¿verdad?".

Las damas se echaron a reír.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir