ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 968 El paciente

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8618

Actualizado: 2020-03-09 00:02


Gillian señaló con el dedo los cosméticos y levantó la cabeza para mirar a la vendedora. "¿Cuánto cuesta un juego?".

"Oh, esta serie tiene esencia líquida, crema facial, crema para los ojos y mascarilla facial. El precio normal es de ochocientos ochenta mil. Si lo compra hoy, también podemos darle un cupón por valor de diez mil de Plaza Internacional Shining, sin compromiso".

'¿Ochocientos ochenta mil?'. Gillian abrió los ojos asombrada y su corazón tembló al oír el precio. El juego de cosméticos más caro que había usado nunca costaba unos doscientos mil dólares, pero estos valían cuatro veces más. ¿Estarían hechos de oro?

Gillian cerró los ojos y se le apareció la cara de Evelyn. Su piel tan clara era probablemente el resultado de este producto en particular. Se quedó mirando los productos durante un buen rato y haciendo de tripas corazón se dijo que debía comprarlo si quería enfrentarse a Evelyn con confianza. "Envuélvame uno".

"Claro, señora, por favor deme una dirección". La vendedora sacó su bolígrafo y libreta. "Nuestro personal se lo entregará en su domicilio mañana".

Al principio, Gillian tenía la intención de dejar la dirección de su casa, pero se le ocurrió una idea. Si como por casualidad recibiera aquellos costosos cosméticos delante de todas sus colegas, seguramente le tendrían envidia. Sus ojos se iluminaron al pensarlo. "Gillian Chi, gerente del departamento de finanzas del Grupo ZL". ¿Cómo iba a perderse la oportunidad de presumir de unos cosméticos tan caros? Con el teléfono, sacó una foto y la compartió en Momentos de WeChat.

El Grupo ZL era conocido en toda la Ciudad Y, y su edificio de oficinas se había convertido en un hito para todos.

La vendedora miró a Gillian con admiración. "Vaya, así que es usted una gerente del Grupo ZL. Pero parece tan joven. ¡Es increíble!".

Gillian se apartó el pelo hacia la oreja y sonrió con falsa modestia. "Me halaga. Ahora me gustaría pagar".

"Está bien, espere un momento señorita Chi, por favor".

Después de pagar y dejar la dirección, Gillian volvió sola al cine.

Miró su reloj y pensó, 'Sheffield y Evelyn ya deben estar dentro del cine'. En aquel momento sus ojos se posaron en su amiga, que la había estado esperando. Se acercó y comenzó a contarle lo caros que eran esos productos de belleza.

Sheffield tenía idea de llevar a Evelyn al cine, pero finalmente no pudo ser. Justo cuando el acomodador estaba a punto de chequear sus entradas, Sheffield recibió una llamada telefónica del hospital. "Doctor Tang, tenemos un paciente, un hombre de 45 años, en esta

o de un paciente así era tan débil que no eran capaces de eliminar el exceso de agua. Eso podría causar hinchazón y provocar insuficiencia cardíaca.

Además del dolor, los pacientes tenían que pasar por diálisis en el hospital más cercano cada dos días. Eso significaba que no podrían participar en ninguna actividad que durase más de un día. Era muy triste

Sheffield llevó a Evelyn a su oficina después de llegar al hospital y se cambió de ropa.

Era año nuevo, pero cuando llegaron al departamento de hospitalizaciones, Sheffield vio que el hospital estaba lleno. Había camas de hospital hasta en el pasillo. Los pacientes estaban viendo la gala de año nuevo en la televisión.

Algunos yacían solos en la cama, sin nadie que los acompañara.

Evelyn miró a su alrededor y encontró un banco vacío. Se giró hacia Sheffield. "Te esperaré por aquí".

Sheffield miró el banco y asintió. "Está bien".

Evelyn estaba a punto de sentarse en el banco cuando otro médico llamó a Sheffield. "¡Doctor Tang! ¡Qué bueno que estás aquí! La familia del paciente está en la puerta. Por favor, ven y echa un vistazo".

Sheffield apenas había dado unos pasos cuando una voz femenina aguda resonó en el pasillo. "¿Eres el doctor Tang? ¿Qué coño le pasa a tu hospital? Los médicos nos dijeron que la hipertensión es mortal y le recetaron medicamentos e infusión. ¿Se creen que cagamos dinero? ¡Pendejos chupasangres!".

Evelyn frunció el ceño ante la voz y puso mala cara.

Sheffield le explicó pacientemente a la mujer, "La presión arterial de su esposo ha superado los 190, lo que significa que su vida corre peligro. Si no recibe ese tratamiento, las consecuencias serán exactamente las que les dijo el doctor Wang".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir