ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 971 No te hagas ilusiones

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9069

Actualizado: 2020-03-10 00:02


El dolor atravesó el cuerpo del secuestrador y dejó escapar un fuerte chillido. Soltó el puñal y este cayó al suelo.

La pequeña Terilynn sintió un tirón repentino que sacudió su columna y la hizo girar bruscamente. Fue entonces cuando se dio cuenta de que alguien la había estado siguiendo. Cuando vio el puñal en el suelo, su cuerpo tembló como una hoja seca. Los dulces que llevaba cayeron al suelo.

Obviamente el secuestrador no iba a dejarla ir tan fácilmente, su mirada viciosa se dirigió a Evander. Después recogió el puñal y se preparó nuevamente para apuñalar a Terilynn.

Evander, que era mudo, hizo algún sonido ininteligible, tratando de atraer la atención de los demás, pero no había mucha gente en la calle, y los pocos que había no se atrevieron a intervenir. Tuvo que levantar el rastrillo y de nuevo lanzar un golpe en la cabeza del secuestrador.

Terilynn retrocedió unos pasos cuando el rastrillo brilló como una sombra y golpeó la cabeza del secuestrador. La sangre empezó a manar de la cabeza del hombre.

Terilyn aprovechó la oportunidad para salir corriendo y sacó el teléfono para llamar a su guardaespaldas.

Por suerte, la niña estaba cerca de su escuela y el guardaespaldas no tardaría en llegar.

El secuestrador se llevó la mano hacia la herida que tenía en la cabeza y miró ferozmente a Evander. Si no fuera por ese hombre, podría haber llegado hasta esa chica sin problemas. Al pensarlo, sintió una furia incontenible extenderse por todo su ser y corrió hacia Evander enarbolando el puñal. Evander vio el ataque y lo esquivó horrorizado.

Mientras retrocedía, el secuestrador lanzó otra puñalada que esta vez Evander no pudo esquivar. Sufrió un pequeño corte en el brazo y empezó a sangrar.

Terilynn colgó el teléfono y se volvió para presenciar la escena. El secuestrador estaba atacando a Evander. Ella regresó corriendo, recogió el rastrillo y lanzó un golpe. El secuestrador aferró con fuerza el puñal y corrió hacia Terilynn, dejando atrás a Evander herido.

Antes de que el secuestrador pudiera atacar a Terilynn, el guardaespaldas entró en escena, redujo al criminal y lo llevó a la comisaría.

Como muestra de gratitud, Carlos contrató a Evander como limpiador en la mansión. Aunque la mansión estaba un poco lejos de la casa de Evander, a él no le importó viajar cada día, pues no le apetecía vivir en las habitaciones de los sirvientes de la familia Huo. Carlos fue lo suficientemente generoso como para proporcionarle un conductor que lo recogiera todos los días.

Su salario antes era de dos o tres mil al mes, pero Carlos le pagaba el triple.

Más tarde, la familia Huo se enteró de que Evander era muy pobre y algo lento. Sentían simpatía por él y

momento. Así que quería saber más sobre él.

Aunque no le gustaba Sheffield, intentaría llevarse bien con él, solo por Evelyn. Mientras Sheffield no hiciera nada que hiriera a su querida hermana, Matthew no se metería con él.

Cuando Matthew salió de la mansión, Sheffield estaba apoyado contra el auto fumando Abrió la puerta del asiento del pasajero para Matthew con el cigarrillo colgando de la comisura de los labios. "Aquí, Matthew. Siéntate en el asiento del pasajero, como lo hace tu hermana".

Matthew lo miró y entró.

Sheffield apagó el cigarrillo y estaba a punto de subirse al auto cuando levantó la vista y vio a la mujer que amaba en el balcón. Sonrió al verla. Levantó la mano para saludarla y también le lanzó un beso de despedida.

En la oscuridad, Evelyn solo podía verlo vagamente alzando la mano, pero no pudo ver el beso.

Sheffield le sonrió y puso el coche en marcha.

En el camino, Matthew preguntó mientras jugaba con su teléfono, "¿Cambiaste la ropa de cama de la habitación de invitados?".

"Por supuesto. Y te compré una cara, solo porque eres el hermano de Evelyn. Acuérdate de devolverme el dinero". Sheffield era también un obseso de la limpieza. Sabía exactamente lo que preocuparía Matthew si pasaba la noche en su apartamento.

Por eso esa noche, después de sacar a Evelyn de la mansión de la familia Huo, le había pedido a alguien que cambiara la cama de su habitación de invitados.

"¿Pides dinero solo por una cama? No suenas lo suficientemente sincero como para dejar que me quede en tu casa". La voz de Matthew era indiferente y fría. Para resultar aún más distante, ni siquiera levantó la cabeza del teléfono mientras hablaba.

"¡Si no fueras mi amigo, ni siquiera te dejaría entrar a mi apartamento!".

"No te hagas ilusiones", se burló Matthew.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir