ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 975 Comiendo hierbas

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8971

Actualizado: 2020-03-11 00:34


La pareja trajo varios regalos valiosos para Vernon, quien inhaló su pipa y miró hacia Sheffield entrecerrando los ojos. "Corta el rollo. Nunca te has preocupado por mí", espetó las palabras con los dientes apretados.

Sheffield ignoró deliberadamente las palabras de Vernon y abrió una de las cajas, en la que había una valiosa pipa. "Para comprarte una buena pipa, Evelyn y yo tuvimos que ir a varios centros comerciales. Esta pipa está hecha a mano en Dinamarca, es de madera de fotinia. ¿Te gusta?".

La pipa tenía la forma de un tronco. Era fácil ver que el delicado grabado había sido tallado por un artista profesional.

Vernon tomó la pipa, la observó atentamente y asintió con satisfacción. "Gracias, Evelyn. Te comportas más como una hija que Sheffield".

Sheffield fingió no estar de acuerdo con eso y puso mala cara. "Maestro, yo también soy como un hijo contigo. Un día me pediste que me quedara aquí a pasar la noche, y lo hice. Incluso me perdí mi cita con Evelyn para estar contigo". No era que Sheffield tuviera celos de Evelyn. De hecho estaba encantado de ver que Vernon la alababa.

Evelyn lo miró confundida, preguntándose a qué cita se refería. Sus dedos recorrieron inconscientemente el contorno de su barbilla. ¿Había sido cuando ella estaba con Savannah y el teléfono de Sheffield estaba apagado? Al darse cuenta, ella lo miró sorprendida. 'Entonces, él estuvo aquí ese día'.

"¡Vete! ¡No digas que me conoces!". Vernon torció la cara con asco.

Evelyn se divirtió con las disputas de los dos.

Sheffield abrió otra bolsa y dijo, "Maestro, echa un vistazo a esto". Había varias cajas en esa bolsa.

"¿Tabaco Latakia?". Los ojos de Vernon se iluminaron cuando vio las dos palabras talladas en la superficie.

Sheffield se rio. "¡Eres un fumador experto, eh! ¡Lo reconociste a la primera!". Entonces entregó la bolsa hacia su maestro.

El tabaco Latakia era un tabaco oriental muy caro que venía de Siria. Era de color negro y una de las pocas variedades en que, incluso los tallos y las venas de las hojas eran útiles. Una pequeña cantidad de tabaco era suficiente para producir una densa fragancia.

El tabaco Latakia era tan exótico que Vernon normalmente fumaba tabaco de Virginia.

Solo con ver el nuevo tabaco, el corazón del anciano se aceleró. Incluso ignoró el chiste de Sheffield y asintió con insistencia. "Gracias, Evelyn. Eres muy considerada".

"Es todo cosa de Sheffield". Evelyn sonrió cortésmente a Vernon y miró a su chico. "Me habló de las cosas que te gustan y escogimos los regalos juntos".

Sin Sheffield, ni siquiera hubiera sabido qué regalos comprarle a Vernon.

El anciano golpeó la cabeza de Sheffield con la

on interés.

"Después de que Sheffield recibió los manuscritos de la medicina tradicional china de su abuelo, se escondió en un bosque remoto y los estudió durante días y noches, memorizando todo el contenido. Cuando regresó a casa, quemó las notas delante de su padre. Este se enfadó tanto que lo repudió como hijo".

Evelyn estaba sorprendida y confusa. "¿Sheffield cortó los lazos con su padre?".

Él le había dicho que sus padres habían fallecido, así que a Evelyn no le cuadraba la nueva información y pensó que tal vez fue que su padre lo repudió antes de morir.

"¡Sí! ¿Sabes cuántas personas había dispuestas a pagar un precio muy alto por esos manuscritos? Una vez alguien ofreció doscientos millones, pero Sheffield se enojó con esa persona y le pidió que se largara". Si Vernon hubiera estado en el lugar de Sheffield, también habría echado a esa persona de su casa. El fruto del minucioso trabajo de su abuelo solo podía heredarse. No estaba en venta.

Aunque el padre de Sheffield no estaba contento con lo que hizo, Vernon siempre se había sentido orgulloso por lo que hizo Sheffield, quien había resultado ser un chico íntegro y justo, que no valoraba el dinero por encima de las personas.

Vernon habló durante un largo rato sobre el pasado de Sheffield, quien había escuchado durante tanto tiempo que incluso comenzó a quedarse dormido. Vernon estaba a punto de continuar cuando vio que Sheffield estaba ya medio dormido y decidió prepararles algo de comida. "Sheffield, enséñale a Evelyn la casa. Voy a prepararles el almuerzo".

"Entendido". Con las piernas cruzadas, Sheffield apoyó la cabeza contra la mano y vio a Vernon salir de la habitación.

Evelyn se divirtió con las historias de la infancia de Sheffield. "Eras un niño muy travieso ya entonces".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir