ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 978 Un cornudo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9202

Actualizado: 2020-03-12 01:12


Debbie abrió la puerta de la sala donde estaba Evelyn y, muy delicadamente, le recordó a su hija lo que la esperaba aquel día. "Es hora de salir, Evelyn".

Evelyn asintió y dijo, "Sí, lo sé". Se puso de pie y salió de la sala firmemente agarrada al brazo de su madre.

Debbie miró a su hija suspirando profundamente por dentro. Estaba preciosa y radiante con su vestido, pero por su pétrea expresión, Debbie sabía que estaba triste.

Miranda y Matthew no asistirían a la ceremonia de compromiso hoy, así que solo Debbie, Carlos y Terrilynn estaban allí.

Pronto se pudo oír la voz alegre y entusiasta del presentador de la ceremonia por toda la sala. "Damas y caballeros, ahora demos la bienvenida a nuestra futura novia, la señorita Evelyn Huo".

Para Evelyn, la alegría que comunicaba el presentador sonaba irónica.

Una ola de aplausos estalló entre los invitados. Evelyn soltó el brazo de Debbie y subió al escenario caminando con sus altos tacones blancos.

Llevaba un vestido de noche blanco con los hombros descubiertos. Le caía sobre los hombros su largo cabello, que llevaba en una permanente. El maquillaje que había elegido enfatizaba la delicadeza de sus rasgos. Y el audaz tono rojo del lápiz de labios contrastaba con todo el conjunto. Nadie dudaba de que Evelyn era la radiante estrella de la noche.

El presentador estaba en el medio del escenario, y al otro lado estaba Calvert con un traje negro.

Evelyn no se volvió para mirar a los invitados. No le importaba cuántas personas había debajo del escenario, ni quiénes eran. Ella solo quería que la ceremonia de compromiso terminara lo antes posible, para poder abandonar este lugar. Aunque hizo lo mejor que pudo para ocultarlo, todo estaba empezando a asfixiarla.

Cuando Calvert colocó el anillo de diamantes en su dedo, ella trató de forzar una fina sonrisa mientras la multitud aplaudía a rabiar. Los aplausos eran ensordecedores. Había un hombre apoyado contra la pared revolviendo una copa de vino tinto en su mano, sus ojos no se apartaron de la Evelyn en ningún momento.

"¡Bésala! ¡Bésala!", exclamó alguien de la multitud.

Con una sonrisa, Calvert paseó la mirada por la sala y vio al hombre con el traje gris apoyado contra la pared. 'Él ha venido'. Sonrió aún más satisfecho. Finalmente había ganado a Sheffield.

En ese momento, Calvert bajó la cabeza y se acercó a Evelyn. Justo cuando estaba a punto de besarla en los labios, ella giró la cabeza de repente. De modo que el beso cayó sobre su cabello.

La luces era tenue en el escenario, y esto produjo la ilusión de que la pareja se había besado. Los invitados no tenían idea de que el beso quedó un tanto deslucido.

Solo el presentador de la ceremonia, que estaba a su lado, vio claramente lo q

besas ya está desecha".

Calvert no sabía qué hacer con la respuesta de Sheffield, de modo que decidió ser directo y agresivo. "Lo que tú digas. Evelyn es mía ahora, y no hay nada que puedas hacer para recuperarla".

"¿De verdad?". Después de mirarlo con desdén, Sheffield dijo, "¿Dijiste que tú te llevaste su primer beso? Pues mira por donde, yo me llevé su virginidad. Esperemos y veamos quién estará con ella el resto de su vida, el hombre que se llevó su primer beso o el hombre que tomó su virginidad".

Evelyn no sabía si reírse o llorar. Sheffield estaba actuando irracionalmente. Estaba empezando a avergonzarlos a todos delante de tanta gente. "Sheffield, para".

"¡No, no puedo parar y dejar de amarte, amor mío!" Sheffield miró directamente a Evelyn guiñándole un ojo. Ahora ignoraba a Calvert y centró toda su atención en ella.

Calvert pudo ver con qué cariño la miraba. Esto lo enfureció y tomó a Evelyn en sus brazos diciendo, "Suceda lo que suceda en el futuro, ¡ahora es mía! ¿No te das cuenta de eso?".

Evelyn notó la mano de Calvert sobre su hombro, y le ordenó en voz baja, "¡Suéltame!".

"¿Que te suelte? Evelyn, hoy es nuestra ceremonia de compromiso. Soy tu futuro esposo. ¿Por qué debería soltarte?". Calvert hablaba muy en serio. No había forma de que soltara a Evelyn y mucho menos para que se fuera con Sheffield.

Evelyn quedó reducida al silencio.

Como si la discusión no fuera con él, Sheffield dejó la copa vacía a un lado después de beber la última gota de vino tinto, y asintió pensativamente. "¡Está bien! Me gustaría aprovechar esta oportunidad para decir unas palabras".

"¿Qué?"

"Sé que no signifiqué nada para Evelyn. Para ella era solo un juguete en la cama, un amante sin importancia tal vez. Sin embargo, tengo que decir algo. Es por su bien", dijo Sheffield con calma.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir