ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 982 Una hija problemática

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8509

Actualizado: 2020-03-13 01:24


Esa misma noche, Evelyn creó una cuenta personal de Weibo. Después de ser verificada, hizo su primera publicación en internet.

En ella escribió, "Hola, soy Evelyn Huo. Quiero aclarar de una vez el asunto entre Calvert Ji y yo. Quizás no sea otra cosa que la falta de intereses comunes lo que hace imposible que nos amemos. Así que con esta publicación pongo fin a nuestra relación, y de ahora en adelante, señor Ji y yo solo somos amigos. Les agradezco todo su amor y su apoyo. Muchas gracias. Pero por favor, también les pido que no vuelvan a mencionar este asunto. Dejemos que lo pasado sea pasado. Esta es la última vez que voy a mencionar esto. Gracias por su comprensión".

Los fans de Evelyn no mostraron más que apoyo. Como ella dijo que ya no quería hablar de eso, nadie volvió a mencionarlo.

Calvert había amenazado a Evelyn con sacar a la luz su relación con Sheffield, pero después de todo lo que Carlos había hecho al Ji Group, Langston no tuvo más remedio que obligar a su hijo a darse por vencido.

El incidente desapareció en silencio.

Cuando llegó el mes de marzo, Evelyn se dirigió a la Ciudad D. Ahora ya sabía dónde estaba Sheffield. Estaba ofreciendo ayuda médica en una aldea y ella lo iba a traer de regreso consigo.

Entretanto, Tayson se había casado en su ciudad natal, por lo que Carlos le encontró a su hija un nuevo guardaespaldas personal que se llamaba Felix, quien condujo a Evelyn a la Ciudad D e iban escoltados por tres autos llenos de guardaespaldas.

Pero poco después de partir, Evelyn de repente sintió molestias.

Al principio, tuvo náuseas. Ella pensó que era simplemente que se había mareado por ir leyendo en el coche mientras estaba en movimiento. Pudo aguantar aproximadamente media hora hasta que finalmente tuvo que pedirle a Felix que se detuviera en una gasolinera en la autopista.

Al salir del auto, corrió hacia el baño. Allí, se sorprendió al descubrir que había un poco de sangre en su ropa interior.

Al pararse a pensarlo, se dio cuenta de que habían pasado casi dos meses desde su último período.

Como su anterior embarazo había resultado ectópico, se preocupó al instante. Lo cierto es que no sabía si la sangre era de su período o a causa de otro embarazo.

Caminando débilmente hacia el auto, le dijo a Felix, "Por favor, llévame al hospital más cercano que puedas encontrar".

Felix preguntó preocupado, "¿No se siente bien, señorita Huo?".

"La verdad es que no".

"¡Entendido, no se preocupe!". Sin perder ni un segundo, puso el coche en marcha y llevó a Ev

... ¿Qué hay de Sheffield?". Debbie no pudo evitar notar la vacilación de Evelyn sobre hablar con Sheffield y no podía entender por qué.

"Él no me importa. Es decisión suya si regresa o no. A mí lo único que me importa es cumplir con mi deber como padre de mi hija y abuelo de este bebé". En realidad, Carlos prefería que Evelyn diera a luz a una niña.

"¿Me estás diciendo que ya no vas a entrometerte con la relación de Evelyn y Sheffield?", le sondeó Debbie.

Carlos asintió mientras sacaba su teléfono y en ese momento se le ocurrió algo. "Espera un minuto. ¿Por qué iba a dejar de entrometerme? Depende".

"¿Depende de qué? ¿De si puedes aceptar Sheffield o no? ¡Te recuerdo que él firmó un contrato injusto con nuestra compañía solo para demostrarle a Evelyn cuánto lo lamentaba! Siempre ha sido bueno con ella. ¿Por qué no los dejas en paz de una vez?". Debbie estaba furiosa con el terco de su marido.

No sabía cómo Matthew había convencido a Sheffield para firmar el contrato de cooperación en la producción de la medicina, porque eran completamente injustos los términos. Fue Sheffield quien desarrolló ese medicamento y, con razón, él debería ser quien más se beneficiara. Pero después de ese contrato, la mayoría de las ganancias irían a parar al Grupo ZL.

A pesar de que Carlos era muy consciente de lo que Sheffield había hecho, todavía dijo con terquedad, "¿Crees que hay una cantidad de dinero que pueda compensar lo que le hizo a Evelyn? ¿Todo el daño que le causó? ¿Te crees que necesito ese dinero?".

Debbie puso una sonrisa falsa e hizo un gesto con la mano a Carlos diciendo, "Muy bien. Olvídate de lo que dije. Puedes hacer lo que quieras. No es asunto mío".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir