ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 992 Protestas

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9036

Actualizado: 2020-03-17 00:02


Suspirando, Debbie guardó el botiquín de primeros auxilios y dijo, "Vamos. Deja que Evelyn descanse. Tuvo mucho trabajo hoy y seguro que está cansada".

Carlos asintió y se levantó del sofá. "¿Quieres saber mi opinión?", le preguntó Carlos a Evelyn. "Deberías ponérselo mucho más difícil a Sheffield. Juega con él, incluso un par de años si quieres. Si vas a por él demasiado rápido, podrías parecer desesperada".

Luego Carlos se giró hacia Debbie. "Cariño, ¿por qué me miras así? Lo digo en serio. Tenemos que hacerle saber a Sheffield que Evelyn no es tan fácil de conseguir. De lo contrario, no la valorará lo suficiente".

Debbie hizo todo lo posible por arrastrarlo fuera de la habitación mientras parloteaba.

Pero Carlos se negaba a salir de allí. "¡Aún tengo que darle un abrazo a Gwyn!".

"Déjala que duerma. ¡Ya la verás mañana! Venga, sal de una vez", insistió Debbie.

"Vale, vale". Carlos abandonó la idea de abrazar a su nieta, pero aún seguía con el tema de Sheffield. Por lo que siguió diciendo, "Escucha, Evelyn. ¿Ves este moretón? Me lo hizo Sheffield. Dile que si se le ocurre intentar algo así otra vez, le daré una paliza cada vez que lo vea".

Debbie por fin consiguió sacarlo de la habitación y la voz de Carlos se fue apagando al tiempo que se cerraba la puerta tras él.

El silencio reinó en el dormitorio por fin. Evelyn sintió que le dolía la cabeza. Echaba de menos al tranquilo, frío y decisivo Carlos Huo. ¿Qué le había pasado? ¿Qué había sido de su legendaria calma?

Suspirando impotente, arropó a su hija dormida, la besó en la frente y luego se metió en el baño para darse una ducha.

A la mañana siguiente, en el Grupo ZL

Evelyn llamó a Nadia y le dijo, "Ponte en contacto con el Grupo Theo y organiza una reunión. Quiero hablar con el señor Tang sobre sus proyectos de investigación". En realidad, Evelyn no quería hablar con él directamente, por eso le pidió a Nadia que lo hiciera.

Nadia asintió, "Sí, señorita Huo".

En ese mismo momento, Nadia marcó el número de teléfono del asistente del CEO del Grupo Theo. "Hola, soy Nadia, del Grupo ZL. Mi jefa quiere reunirse con el suyo. ¿Cuándo le vendría bien?".

Dos minutos después, Nadia colgó el teléfono. "Señorita Huo, dijeron que el señor Tang no se encuentra en la oficina en este momento. Nos llamarán cuando vuelva".

Inexplicablemente, Evelyn dejó escapar suspiro de alivio. "Está bien gracias".

Nadia asintió con una sonrisa.

"Por cierto, se supone que los gerentes tienen que hacer un recorrido por la empresa para revisar cómo van las cosas, ¿verdad? ¿Ya han empezado?", dijo Evelyn volviendo a concentrarse en el trabajo.

"El recorrido empieza dentro de tres minutos, señ

iste, pero...".

"¿Por qué no están trabajando en lugar de esconderse aquí ustedes dos?". De repente, una voz autoritaria sonó detrás de ellas.

La cara de la empleada se puso aún más pálida. "Esta vez sí que estoy acabada", susurró e inmediatamente saludó a su supervisora con respeto, "¡Hola, señorita Chi!".

El sonido de los tacones altos se fue acercando cada vez más, y una mujer se acercó a Evelyn y la joven empleada. "¿Holgazaneando? Lily Xu, ¿quieres perder tu trabajo?". Después, la supervisora indignada se volvió hacia Evelyn. "¿Y tú quién eres? ¿Dónde está tu uniforme? ¡Oh! ¿Eres tú?". La mujer se quedó de piedra cuando su mirada se posó en la cara de Evelyn.

No se habían visto en dos años, pero se reconocieron de inmediato.

Gillian Chi estaba aturdida, mientras que Evelyn permanecía inexpresiva.

"¿También trabajas aquí?", dijo Gillian, que no pensaba que alguien que no tuviera nada que ver con la compañía estuviera aquí a esta hora.

Evelyn asintió con indiferencia.

"¿En qué departamento estás? ¿Y por qué no llevas el uniforme durante las horas de trabajo? Y además estás aquí charlando con una compañera en horas de trabajo. ¿Por qué no estás en tu escritorio?". Gillian regañó a Evelyn con arrogancia como si estuviera abroncando a una subordinada.

Lily Xu rápidamente negó todo. "Yo no la conozco. Y no estábamos charlando. Yo solo... Tenía que usar el baño. Vuelvo al trabajo ya". Lily Xu nunca había visto a Evelyn antes, por lo que hizo todo lo posible para distanciarse de ella.

Aunque Evelyn no empezó en la empresa desde abajo, sabía cómo funcionaban las cosas aquí. Ella no quería meter a Lily Xu en problemas. "Primero, no tengo uniforme de trabajo, no lo uso. Y segundo, no estábamos charlando. Por favor, deja que ella regrese al trabajo".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir