ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 994 Solo un extraño

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8379

Actualizado: 2020-03-17 01:40


Evelyn acababa de volver a sentarse en su oficina cuando sonó el teléfono. Era Carlos. "¿Qué ha pasado con la supervisora del departamento de finanzas?".

Evelyn sabía que Carlos solo preguntaba por preguntar. No había nada acusatorio en su tono. "Nada importante. Se le subió el puesto a la cabeza", explicó ella.

"¡Esa es mi chica!", dijo Carlos encantado. "Te crie para que fueras una luchadora. Si alguien te reta, te defiendes. No te preocupes por nada. Si pasa algo, aquí me tienes".

Evelyn sonrió, "Lo sé. Gracias papá".

"Soy tu padre. Siempre me tendrás de tu parte. Y confío plenamente en ti. Vuelve con Sheffield si quieres. Pero si él no te hace feliz, déjalo. Tú mereces mucho más que eso, lo sabes ¿verdad?". Carlos era un hombre acostumbrado a ejercer el poder. Podía despedir a tantos empleados como quisiera, como por ejemplo, a la supervisora del departamento de finanzas. Pero lo de Sheffield era un asunto completamente diferente. Su hija lo amaba, y eso cambiaba completamente las cosas.

Pero si Sheffield volvía a hacerle daño, él volvería a intervenir y ese tipo se las tendría que ver con él.

Bajo ningún concepto iba a permitir una cosa así.

"Lo sé, papá".

Esa tarde, Nadia y Evelyn tuvieron una reunión. Carlos se enteró de cómo habían contratado a Gillian. Por lo visto, el gerente general que la entrevistó recibió un soborno y le dio el puesto.

Después de su pelea con Evelyn, Gillian había sido castigada. Pero como no era mala trabajadora, de modo que en lugar de despedirla, la relegaron al puesto de jefa de equipo. Y además, si quería seguir trabajando allí, ella tendría que pasar el periodo de prueba y la calificación final, que no hizo cuando la contrataron. El gerente general que recibió el soborno también fue degradado.

Aunque este asunto tampoco tuvo efectos devastadores, sí causó revuelo entre los empleados del Grupo ZL.

Y sobre todo se debía al hecho de que Evelyn estaba por medio. Además de ser degradada, Carlos también castigó a Gillian para apoyar a su hija.

¡La gente comenzó a cotillear sobre Gillian, la mujer que había sido tan tonta como para ofender a la heredera del Grupo ZL!

Y daba igual si ella tenía razón o no. Lo importante era que se había metido con la persona equivocada, y eso le quitaba la razón automáticamente.

Esa noche, Gillian se presentó en la residencia de los Tang.

En la residencia Tang

Se acercaba la hora de la cena y la mansión estaba bien iluminada. Varios criados estaban ajetreados s

la gerente del departamento de finanzas. ¿Quién quiere ser supervisora?". Todos los presentes oyeron lo que dijo Sheffield y se dieron cuenta de que estaba siendo sarcástico, y las dos hermanas, Lea y Gillian, estaban avergonzadas.

Peterson se sentó a la mesa con cara larga.

Lea no se atrevió a decirle nada a Sheffield, solo podía quejarse a Peterson en voz baja, "¿Escuchaste lo que dijo tu hijo?".

Peterson no dijo nada.

Consciente de que Sheffield no quería escuchar sus quejas, Gillian continuó, "Me gustaría quedarme en Grupo ZL. Ser jefa de equipo está bien para mí, y me mantendré alejada de Evelyn Huo".

Sheffield asintió con la cabeza. "Mejor, la verdad. Harás bien en mantenerte al margen. No puedes vencerla".

Gillian se sintió humillada de nuevo, de modo que intentó cambiar de tema. "¿No te vas a quedar a cenar?", le dijo a Sheffield.

"No, no tengo hambre. Es demasiada comida y demasiado rica. Me enfermaría si me comiera eso. Prefiero agua fría y bollos al vapor. Bueno, adiós a todos. Buen provecho". Sheffield siempre fue rotundo y desafiante con los Tang. Y esta era una de las razones por las que su padre, Peterson, lo había repudiado siempre antes.

"Peterson, haz algo", dijo Lea con un tono de agravio en la voz.

Esta vez, Peterson finalmente abrió la boca. Le gritó a su hijo arrogante, "¡Alto ahí!"

Sheffield se volvió con una expresión agria en su rostro.

"¡Quédate a cenar!", ordenó el padre.

"¡No, gracias! Como el extraño que soy, se supone que no debo comer en la misma mesa que tu familia".

Peterson golpeó la mesa con ira. "¿No elegiste volver tú mismo? ¿Por qué siempre tienes que ser tan mordaz?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir