ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 997 Finalmente te he superado

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8229

Actualizado: 2020-03-18 01:58


Sheffield estaba cerca de ella, tan cerca como para cruzar la distancia que los separaba en un solo paso. La ira de Evelyn había desaparecido. Le dio la caja y, con voz más suave, le dijo, "Te traje el postre que solías comprarme".

Sheffield tomó la caja y la miró. "Gracias, señorita Huo. ¿Pero conoces a algún hombre al que le guste comer postres tan dulces?".

"Pero tú antes comprabas estos postres todo el tiempo...". Y a veces también se sentaba con ella a comerlos.

Con una sonrisa en sus labios, Sheffield siguió diciendo, "Antes era antes y ahora es ahora. Además, la verdad es que tampoco me gustaban los postres antes. Solo te los traía porque pensaba que estabas demasiado ocupada con el trabajo para acordarte de comer. Por eso te los compraba. Pero a mí nunca me gustaron. ¿No lo sabías, señorita Huo?".

Evelyn no sabía qué decir. Como a menudo Sheffield pasaba por su oficina a traerle dulces, pensó que le gustaban. Pero parecía que realmente no lo conocía en absoluto.

"Lo siento, señorita Huo", añadió Sheffield sonriendo como siempre y devolviéndole la caja.

Evelyn bajó los ojos y se quedó mirándola. La inundó una enorme tristeza. Así que esta era la sensación que sentía alguien cuando le rechazaban.

Ella logró mantener sus emociones bajo control y dijo, "¿Podemos hablar?".

"Ya estamos hablando, ¿no?". Sheffield se metió las manos en los bolsillos.

Ella sacudió la cabeza. "¿Quizá podamos cenar juntos y hablar? ¡Yo invito!".

"No, creo que no. Estoy muy ocupado desde que asumí el mando del Grupo Theo. Si tienes algo que decirme, señorita Huo, este es el momento".

Evelyn lo miró a los ojos y le dijo, "Nunca me casé con Calvert".

"Lo sé. ¿Y qué?".

Evelyn no respondió.

Pensando en lo que podía estar pasando por la cabeza de ella, Sheffield dijo con una media sonrisa, "¡Qué curioso, señorita Huo! Crees que todavía te amo, ¿no es así?".

Evelyn tenía que admitir que eso era exactamente lo que ella pensaba. Y por eso fue a verlo.

Sheffield se echó a reír a carcajadas. Y nadie más que él sabía lo mucho que le dolía hacer eso. "Sí, es cierto que te amé. Te amé más que a la vida misma. Tanto que no quería vivir sin ti. Pero los últimos dos años me hicieron darme cuenta de que no te necesitaba en mi vida. Me gusta estar soltero. No tengo que preocuparme por cómo estás, y no tengo que pensar en cómo hacerte feliz. Ni tampoco tengo que estrujarme el cerebro para ver cómo puedo complacer a tu

e para la cena.

Para motivar a los empleados en sus proyectos, Carlos también decidió unirse a las actividades. Además de eso, decidió entregar premios a algunos empleados sobresalientes. La posibilidad de recibir un premio estimuló a los trabajadores.

Cada empleado podría traer a un acompañante a la cena que habían organizado como actividad de equipo. Podría ser un miembro de la familia o un amigo. Pero no se permitían niños, porque demasiados niños podrían causar molestias e impedir llevar a cabo lo programado. Y de eso no se trataba la noche.

El día en que el departamento de IT y el departamento de finanzas realizaron sus actividades, Carlos estaba en viaje de negocios. Como no podía asistir a la cena, pero quería que alguien de la directiva estuviera allí, llamó a Evelyn y le dijo que asistiera a las actividades en su nombre. Se trataba solo de una formalidad.

Evelyn no puso objeción. Esa tarde fue a un spa, y por la noche se dirigió al edificio donde se celebraba la cena.

Cuando Gillian supo que Evelyn estaría allí, le rechinaron los dientes de rabia.

Evelyn era ahora la espina que tenía clavada en el costado, que le picaba pero de la cual no podía deshacerse.

Pero de repente, Gillian tuvo una brillante idea. Llamó a Lea y canceló su invitación a la cena. Luego llamó a Sheffield y le dijo, "Sheffield, nuestra compañía está organizando una cena esta noche, y oí decir que CEO también vendrá, para entregar premios a los empleados. Todos mis colegas vienen con algún acompañante. Yo invité a mi hermana, pero al final no puede venir. Me da vergüenza estar sola. ¿Te gustaría ser mi acompañante?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir