ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 999 Vino acompañando a la señorita Chi

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8765

Actualizado: 2020-03-19 00:04


Sentado en su asiento, Sheffield fijó sus ojos en la CEO que resplandecía como una diva no muy lejos de él. Admiraba su talento. No se esperaba ver que a Evelyn se le diera tan bien ganarse a la gente.

Todos los del departamento de IT estaban muy emocionados, pero los empleados del departamento de finanzas mostraban cierta envidia.

Algunos de ellos no estaban conformes y decían que Evelyn estaba haciendo favoritismos. Pero alguien que sabía lo mucho que trabajaban los programadores dijo, "Los programadores pasan día y noche codificando y dedican su vida a sus proyectos y a la empresa. Nadie dice que nosotros no trabajemos duro también, pero ellos lo hacen incluso a costa de su salud".

Todavía había quienes no estaban convencidos, pero no se atrevieron a decir nada más por temor que los otros les regañasen.

Cuando se relajó el ambiente, un joven valiente se puso a hacerse el listo. "Señorita Huo, ¿está soltera? Me encantaría salir con usted".

"¡Jajaja! Ni lo sueñes", rio a carcajadas otro empleado.

"Ella es la heredera de la empresa. Así que ni lo pienses. Mira, primero gana decenas de miles de millones de dólares, y luego puedes volver a preguntar".

"¿Decenas de miles de millones? ¿Estás de coña?".

"Jajaja...".

Ese extremo del restaurante era todo risas y charla.

Evelyn no había prestado mucha atención a la gente del departamento de finanzas. Con una sonrisa, se dirigió al departamento de IT y les dijo, "Lo siento. Ya tengo novio. Pero espero que ustedes encuentren a alguien aún más sexy que yo".

"Oh, vaya, ¿así que ya tiene novio? ¿Y quién es él, señorita Huo? Tiene que ser un tipo muy especial para estar con usted. Un idiota cualquiera no tendría ni la más mínima oportunidad", bromeó alguien.

Evelyn le pidió a Nadia que volviera a llenarle la copa de vino y se disculpó, "Lo siento, pero todavía no es el momento para hacer declaraciones. Se lo diré cuando llegue la ocasión. Aun así, gracias por preguntar. ¡Brindo por un futuro brillante!", dijo ella alzando su copa para proponer un brindis. Todos sabían que Evelyn era una mujer ocupada, así que se pusieron de pie con copas de vino o zumo en las manos. Bajo la luz de las estrellas, los empleados del departamento de IT levantaron sus copas y brindaron por la prosperidad del Grupo ZL.

Los empleados del departamento de finanzas saludaron calurosamente a Evelyn mientras ella se acercaba a su mesa.

La CEO saludó a todo el mundo con una sonrisa. "El señor Huo está en un viaje de negocios, por eso no ha podido venir. Vine para proponer un brindis en su nombre. Gracias por su duro trabajo...". Su voz

no servirle demasiado vino en cada copa, así que tampoco había bebido tanto.

Además, ella y Sheffield nunca habían tomado una copa juntos. Evelyn tenía una excusa esta noche.

Justo cuando Evelyn y Nadia caminaban hacia Sheffield, de repente él se puso de pie con el teléfono cerca de la oreja y se dirigió a un lugar tranquilo. Ella no sabía si de verdad necesitaba atender una llamada en privado, o si solo la estaba evitando.

Evelyn caminó más despacio y mientras tanto, consideró si debía seguirlo. Tres segundos después, se decidió. Ella lo siguió mientras él intentaba escabullirse de la fiesta.

Evelyn se paró a menos de dos metros de él y escuchó mientras él hablaba por teléfono. Supuso que hablaba con una mujer, porque su voz era suave y tierna.

"Sí. Nos vemos cuando termine con el trabajo".

Al otro lado de la línea, Joshua, que acababa de contestar al teléfono, no entendía qué pasaba. "¿Por qué me llamas? No recuerdo haberte preguntado si querías que saliéramos por ahí".

"Cariño, no seas mala. Estaré en casa pronto", siguió Sheffield.

"¿Pero de qué me hablas? ¿Te pasa algo, colega?". A Joshua se puso la piel de gallina.

"No tengas miedo. Yo estaré contigo enseguida". De espaldas a Evelyn, Sheffield miró hacia la noche. Se le revolvió todo por dentro al hablarle así a Joshua.

"¡Cojones! ¡Óyeme bien, Sheffield! ¡Soy Joshua Fan, no Evelyn Huo! Si quieres una chica, ve a buscar a Evelyn. Y a mí déjame en paz con tus rollos".

"Lo sé, lo sé. No te enfades, cariño. Ya voy para casa, ¿de acuerdo?".

"¿Vas a dejarlo de una vez o qué? Aquí no vengas, colega. Eres un pervertido. Ahora tengo miedo de irme a dormir y que vengas a violarme. ¡Lámame cuando se te pase el pedo, cabrón!", gritó Joshua.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir