ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 1009 Le cruzó la cara de un bofetón

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8330

Actualizado: 2020-03-22 01:37


Evelyn se sentó sola en un rincón de la sala de espera, con la mirada perdida en las entradas de cine que tenía en la mano. Felix se sentó en un asiento no muy lejos de ella, comprobando que no había nada sospechoso alrededor.

A las diez y media, cuando la película estaba a punto de empezar, comenzaron a comprobar las entradas.

Después de mirar a su alrededor, Evelyn entró sola en el cine, sintiéndose decepcionada.

No había más que unas pocas personas en el patio de butacas. Encontró su asiento fácilmente y se sentó. Para su absoluta consternación, Sheffield no apareció, ni siquiera después de que diera comienzo la película.

Evelyn no se estaba enterando de la película. Su mente estaba en otra parte, preocupada pensando en él. Se dijo a sí misma que tenía que ser tan paciente con él, como él lo había sido antes con ella.

Sin embargo, media hora después, su propósito de ser paciente desapareció y, al darse cuenta de que Sheffield la había dejado plantada, la rabia se instaló en su corazón.

Cerró los ojos y se llevó la mano a las sienes para recobrar la compostura. No se dio cuenta de que alguien más entró al patio de butacas.

Félix estaba sentado en la última fila, en el extremo izquierdo. El hombre caminó hacia el extremo derecho y se sentó en el asiento más alejado de Félix.

A Félix no le pasó desapercibido aquel hombre, pero como estaba muy oscuro y no estaban suficientemente cerca, no pudo distinguir su cara.

Cuando el hombre se sentó, no hizo ningún movimiento más. Simplemente estaba allí sentado, viendo la película. Por lo que Félix no le prestó más atención.

La película llegó a su fin y Evelyn seguía sin ver ni rastro de Sheffield.

La pantalla se puso en blanco y ella se quedó allí mirándola, quieta en su asiento, sonriendo amargamente. Parecía que de verdad Sheffield no quería volver con ella.

Salió del cine seguida de Félix. Cuando llegaron al auto, Evelyn se detuvo y, en lugar de entrar, le dijo a Félix, "Quiero dar un paseo".

"Está bien, señorita Huo".

Félix le pidió al chófer que los esperara en el coche y la siguió en silencio.

Era principios de verano y hacía una noche agradable. Evelyn paseó despacio en la calle.

De cuando en cuando pasaba un coche zumbando a su lado y vio a una pareja de jóvenes que discutía al otro lado de la calle. Se abrazaron durante un rato, y luego se separaron y volvieron a discutir.

Pocos metros por detrás de Evelyn, dos hombres susurraban en voz baja. "Tú puedes re

da. Sheffield era un idiota y ella ni siquiera quería hablar con él en este momento.

En lugar de esquivar el bolso, él se puso a flirtear, "¿Ves? Admítelo, eres tan terca. Ven aquí". Dio un paso adelante y la tomó en sus brazos mientras ella le clavaba una miraba fría y furiosa. "Déjame enseñarte cómo tiene que ser una mujer", ronroneó él bajando la cabeza y besándola profundamente en esos labios rojos que tanto había echado de menos durante los últimos dos años.

Aquel movimiento pilló a Evelyn por sorpresa.

Después de unos segundos, ella se soltó de él y lo abofeteó en la cara. No solo Sheffield, sino la propia Evelyn quedó sorprendida por la bofetada. Ella no quiso hacerlo.

El silencio que siguió a la bofetada fue terrible.

La sonrisa y la mirada de dandi de Sheffield desaparecieron. Sus ojos estaban tan tranquilos como el mar profundo.

"¡Eres repugnante, Sheffield! ¿Cómo te atreves a besarme con esos labios que acababan de besar a otra mujer? ¡Me dan ganas de vomitar!".

Frotándose la mejilla, él respondió, "No besé a nadie". Pero aun así, se merecía la bofetada, la había pedido a gritos.

"Quizá no besaste a nadie, pero seguro que sí la abrazaste. Pero no me importa lo que hayas hecho. ¡Realmente me das asco!". Evelyn no sabía lo que estaba pasando dentro de la mente de Sheffield. Primero la había dejado plantada en el cine y luego vino detrás de ella solo para decirle que había estado en la cama con otra mujer. Ella no sabía cómo interpretar su comportamiento. ¿Acaso pensaba que ella volvería con él pasando por alto el hecho de que él estaba durmiendo con otras mujeres? Ya estaba más que harta de este drama.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir