ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 1027 Lo hizo el señor Tang

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7422

Actualizado: 2020-03-28 01:30


Cuando Gwyn se acurrucó en los brazos de Sheffield, este comenzó a hablarle: "Gwyn, tú y yo nos vimos ya dos veces, pero aún no te oí llamarme 'tío Sheffield', y ya que los dos nos gustamos mucho, ¿podrías llamarme ahora?".

Ella no respondió.

Entonces él insistió: "Solo una vez, ¿por favor? Es todo lo que te pido, vamos, dilo, tí-o Sheffield. Tío. ¡Tío!".

Gwyn lo miró fijamente, y él se detuvo de inmediato. Acababa de ver algo en sus ojos, ¿qué era? ¿Una mirada de disgusto?

¿Pensaría que estaba hablando demasiado? 'Probablemente lo imaginé', pensó. Entonces continuó: "Vamos a intentarlo de nuevo, Gwyn".

"¡Tío!", lo llamó ella antes de que pudiera pronunciar la palabra de nuevo, y una gran sonrisa se extendió por el rostro de Sheffield.

Estaba eufórico, había pensado que podría llevarle más tiempo convencerla.

Entonces la besó suavemente en la mejilla. "Esa es mi chica, como ahora soy tu tío favorito, ¡de hoy en adelante estarás bajo mi protección! Si alguien se atreve a intimidarte en la Ciudad Y, solo tienes que llamarme y me encargaré de ello".

Gwyn lo escuchó parlotear, sin entender muy bien qué estaba diciendo. Se preguntó cómo alguien en el mundo podría reírse y hablar tanto como su tía Terilynn.

Pero para la niña, la voz de Sheffield era agradable y no le resultaba molesta, a pesar de que siguiera parloteando.

Por fin, Sheffield se cansó de hablar tanto, se tumbó en el césped para disfrutar del sol, dejando de lado su obsesión por la limpieza.

Gwyn dejó caer la pelota de su mano por accidente y corrió tras ella. Sheffield la observó atentamente saltar tras la pelota.

Cuando regresó sosteniéndola, dio una vuelta alrededor de Sheffield, buscando un lugar cómodo para sentarse y, tras considerarlo mucho, eligió sentarse sobre su estómago.

Sheffield se echó a reír: "Eres una chica muy inteligente, de hecho, elegiste un lugar cómodo para sentarte, blando, ¿eh?".

Era casi mediodía cuando regresaron a la oficina. Sheffield había planeado reservar una mesa en un restaurante e invitar a Joshua y Terilynn a almorzar, pero ella le dijo que, a petición de Debbie, el chef prepararía el almuerzo de Gwyn en casa, así que regresó con la niña a la mansión.

o algo que preguntarte". Ella ignoró su actitud despreocupada.

"Pues dímelo". Se levantó de su asiento y caminó hasta la ventana francesa de su despacho, miró hacia abajo, esperando ver su figura en la calle, pero estaba en el piso 99, no podía ver nada en el suelo desde esa altura.

Evelyn insistió: "Solo puedo preguntártelo cara a cara".

"No estoy en mi oficina en este momento", mintió, apoyado contra la ventana.

"De acuerdo, olvídalo".

"Está bien", respondió él rotundamente.

Evelyn no había colgado todavía cuando le dijo a Felix: "Llévame al Bar del Rock".

"Sí, señorita Huo".

"¡Espera!", dijo Sheffield con ansiedad.

Evelyn le guiñó un ojo a Felix, que estaba a punto de arrancar el auto, pero la entendió y se detuvo.

"¿Por qué vas al bar tan tarde por la noche?".

Evelyn sacó una media sonrisa. "¿Qué crees que haría en un bar tan tarde por la noche? El segundo hijo de la familia Li y el más joven de la familia Cao son mis ex compañeros, simplemente me invitaron a una reunión de compañeros allí".

"¿Pero, por qué eligieron un bar para programar una reunión?", preguntó él, con la frustración claramente patente en la voz.

"¿No es algo normal? Terminamos aquí la conversación, señor Tang. Puede volver a lo que sea que esté haciendo. ¡Adiós!". Evelyn colgó sin titubear, luego miró su teléfono y contó: 'Uno, dos, tres, cuatro...'.

Antes de que llegara a cinco, sonó el teléfono, y sonrió al ver el identificador de llamadas.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir