ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 1028 Me casaré con él inmediatamente

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 10649

Actualizado: 2020-03-29 00:02


El teléfono de Evelyn había estado sonando durante bastante tiempo, Mientras miraba el identificador de llamadas, la sonrisa de sus labios permanecía intacta y eligió ignorar su teléfono mientras salía con gracia del auto.

Luego caminó hacia la puerta del edificio de oficinas del Grupo Theo y se quedó allí mirando, con el celular todavía sonando sin parar.

En menos de dos minutos, un hombre salió corriendo hacia la entrada con un teléfono en la mano.

Cuando Sheffield vio a la mujer que había en la puerta, se dio la vuelta y se alejó lo más rápido que pudo, fingiendo no haber visto a Evelyn.

Sin embargo, ya era demasiado tarde, puesto que ella ya lo había visto. Poniendo los ojos en blanco, se volvió hacia su teléfono y respondió finalmente:

"Sheffield Tang, ¡si no vuelves aquí en un minuto, no me verás nunca más!".

Medio minuto después, él apareció de nuevo en la entrada.

Lo primero que hizo fue gritarle a los guardias: "¿No saben quién es? ¿Cómo se atreven a no dejar pasar a la señorita Huo? ¿Acaso quieren perder su empleo?".

"Lo sentimos, señor Tang, es culpa nuestra. Por favor, perdónenos", contestó uno de ellos, y rápidamente inclinaron sus cabezas a modo de disculpa. Sin embargo, por dentro se estaban quejando, y pensaban: '¡Es muy difícil ser guardia! ¿Por qué es culpa nuestra? Nunca nos informó de que debíamos dejarla entrar'.

Con ojos indiferentes, Evelyn permanecía impasible, simplemente observando cómo actuaba Sheffield. Después de echarles la bronca a los guardias de seguridad, finalmente se volvió hacia ella y se disculpó: "Bien, señorita Huo, ya puede pasar. Lamento mucho todo esto. Vayamos a mi oficina y tomemos una taza de té".

Evelyn se quedó parada donde estaba, y dijo: "Pensé que no estabas en tu oficina".

Aquellas palabras llegaron a él como un tornado furioso. Si se hubiera tratado de otra persona, hubiera sido un momento verdaderamente incómodo, puesto que acababan de pillarle mintiendo. Sin embargo, Sheffield era un tipo realmente descarado, y solía salirse con la suya fácilmente. "¿De veras? ¿Quién le dijo eso? Como puede ver, estoy aquí. Es igual, entremos y subamos a mi oficina", contestó él.

Como no estaba de humor para discutir, Evelyn simplemente lo siguió en silencio.

Cuando llegaron a la oficina del CEO, Sheffield colocó una botella de zumo frente a ella y, mientras se sentaba enfrente, le preguntó en tono despreocupado: "¿Supongo que ha venido a verme por algo concreto, no es así, señorita Huo?".

"Deja de hablarme de usted. Solo dime una cosa, tú eres Anís Estrellado, el famoso Hacker", dijo ella directamente. No era una pregunta, sino más bien un hecho.

"Sí, lo soy", admitió él sinceramente.

"Hijo de Peterson Tang, el hacker Anís Estrellado, el legendario Sheffield, un médico, el aprendiz de Vernon. ¿Cuántas identidades tienes exactamente? Y, sobre todo, ¿qué más me has estado ocultando?", preguntó ella realmente harta, ya había tenido suficiente, no aguantaba más de sus mentiras. En un principio, había pensado que él era solo un médico demasiado débil para protegerse a sí mismo. Más tarde, se reveló como el legendario Sheffield en el círculo de las carreras.

siado ansioso, así que esa no cuenta. ¡Vamos a por la segunda ronda!".

'¿Segunda ronda?', pensó Evelyn, cuyo corazón dio un vuelco mientras lo miraba, sorprendida y perpleja. Si lo volvieran a hacer, definitivamente no tendría fuerzas para levantarse de la cama. Además, sabía que Gwyn todavía la estaba esperando en casa, y que no podía quedarse esa noche. Entonces, puso su mano sobre los labios de él y contestó: "Ya lo hicimos una vez. ¿Quieres hacerlo de nuevo? ¿Por quién me tomas?".

¿Por quién la tomaba? Por la mujer a la que más amaba, por supuesto. "¿No podemos?", preguntó Sheffield.

"¡De ninguna manera! Tengo mis principios, ya sabes. No me lío con cualquiera tan fácilmente", manifestó ella, y luego trató de empujarlo lejos de su cuerpo, pero estaba demasiado débil como para poder con su peso.

"Pero yo no soy cualquier hombre, y esto no es solo sexo casual", contestó él, sin permitirle que se liberara de su presión.

"Oh, yo creo que sí, señor Tang. Así que, por favor, deja que me vaya", replicó Evelyn.

Con la decepción escrita en su rostro, dijo entonces Sheffield: "¿Qué te ha pasado? Eras una mujer tan apasionada hace solo un momento. ¿Qué ha cambiado? ¿He hecho algo mal?".

Aunque la cara de Evelyn ya estaba un poco roja debido al ajetreo físico de haber hecho el amor, en ese momento se puso incluso más colorada. Luego admitió sin rodeos: "Por supuesto que estaba apasionada. Soy una persona normal. Tengo mis deseos y mis necesidades físicas. Pero, definitivamente sentiré algo más si me tratas así. Pero se está haciendo tarde. ¡Así que suéltame!".

"¡Evelyn Huo!", exclamó Sheffield. Podía sentir que ella tenía mucha prisa por irse, pero no podía entender los motivos. "¿Hay alguien a quien no puedas esperar para ver?", le preguntó entonces, un poco molesto.

Evelyn se quedó confundida un segundo, pero rápidamente le contestó, confirmando sus sospechas: "Sí".

En ese instante, la expresión en el rostro de Sheffield cambió radicalmente, y agarrándola de las muñecas y colocándolas sobre su cabeza, le preguntó con voz dominante: "¿A quién vas a ver a esta hora?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir