ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 1029 ¿Qué soy para ti

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8956

Actualizado: 2020-03-29 01:48


"Alguien que no conoces". Evelyn miró a Sheffield directamente a los ojos al responder a su pregunta. Le había preguntado a quién quería ver tan tarde en la noche, pero lo que parecía una simple pregunta en realidad era muy difícil de responder. Aunque, técnicamente, Sheffield nunca antes había visto a Gwyn, así que no estaba mintiendo.

"¿Un hombre o una mujer?", insistió Sheffield una vez más.

"¿Por qué quieres saberlo? ¿Quién eres tú para preguntar eso?". 'Tal vez la única forma de salir de esto más rápido es enojándolo', pensó Evelyn, y con esa idea en mente, su resolución de no decirle nada se reafirmó. Como se esperaba, aquello lo enfureció por completo. "¿Qué soy yo para ti entonces? Evelyn Huo, dormíamos juntos hace dos años, y justo esta noche volvimos a acostarnos. ¿En serio me preguntas quién soy yo para preguntar eso?".

"De verdad que necesito irme ya, puedo ir a verte mañana, si quieres. Simplemente esta noche no puede ser". Durante los últimos dos años nunca había salido tarde por la noche, en realidad porque necesitaba cuidar de su hija. No podía dormir en paz ni una noche hasta que hubiera visto a Gwyn.

En lugar de responder a su pregunta, Sheffield presionó sus labios sobre los de ella con un poco de intensidad y, después de un rato, Evelyn se soltó de su abrazo. Un poco sin aliento, murmuró: "¡Si te atreves a tocarme otra vez, te juro que no te perdonaré nunca! ¡Te odiaré por el resto de mi vida!".

"¡Entonces hazlo! ¡Ódiame todo lo que quieras!". Sheffield se estaba desesperando y pensó que tal vez sería mejor si ella lo odiara, al menos así todavía pensaría en él y no lo ignoraría por completo.

Evelyn se dio cuenta de que había cambiado. Antes solía escucharla y hacer lo que ella dijera, nunca la había obligado a hacer nada.

Pero ya no parecía importarle lo que ella quisiera, no solo no la escuchó, sino que incluso le estaba poniendo las cosas más difíciles. Esa vez, se estaba viendo obligada a sufrir su ira.

Aquella noche su encuentro no terminó demasiado bien, a pesar de que acababan de dedicarse a lo más íntimo que podían hacer dos personas.

Ya pasaba de la medianoche cuando Evelyn regresó a la villa. Gwyn ya se había quedado dormida en la habitación de Debbie y, después de pararse un momento delante de la habitación, Evelyn decidió llamó a la puerta.

Su padre, todavía despierto, abrió la puerta y preguntó frunciendo el ceño: "¿Por qué no volviste antes? ¿Sabes qué hora es?".

Evelyn estaba demasiado nerviosa como para poder responder, sin embargo, preguntó: "¿Dónde está Gwyn?".

"Se fue a la cama temprano, no quiero despertarla ahora, así que déjala que duerma con nosotros. Y tú tambi

o había entendido bien?

"Iré a verte esta noche después del trabajo". Dado lo que había sucedido la noche anterior, decidió salir del trabajo antes hoy; no quería regresar a casa demasiado tarde y perderse las buenas noches de su hija durante dos noches seguidas.

Inesperadamente, al llegar a su oficina recibió una respuesta de Sheffield: "Estaré en mi casa esta noche".

Evelyn se mordió el labio inferior, estaba muy claro lo que quería.

Aquello la dejó inquieta por el resto del día y, para evitar que le causara problemas, decidió llamar a Debbie antes de ir a verlo.

Trató de sonar lo más natural posible por teléfono: "Mamá, no volveré a casa esta noche, ¿podrían papá y tú cuidar de Gwyn por mí?".

"¿Por qué no vienes a casa? ¿Tienes un viaje de negocios?".

"Sí", respondió ella, decidiendo en ese mismo instante que un viaje de negocios sería una buena excusa.

Justo entonces, sin embargo, se oyó la voz de Carlos desde el otro extremo de la línea. "Evelyn Huo, ¿realmente crees que voy a creerme esa pobre excusa tuya?".

A pesar del sentimiento de culpabilidad, Evelyn intentó saludarlo tan normalmente como pudo: "Hola, papá". 'Él estaba en la oficina hace un momento, ¿cómo es que llegó a casa tan pronto?'.

"¿Vas a abandonar a tu propia hija por ese imbécil?".

"No, papá, por favor, no te lo tomes a mal, ¿de acuerdo? Volveré más tarde, sabes cuánto amo a Gwyn", Evelyn defendió sus intenciones inmediatamente. Gwyn era su tesoro, ¿cómo podría abandonarla por Sheffield?

Con un resoplido, Carlos dijo: "Cuando se trata de Sheffield Tang, siempre estás ansiosa, nunca supiste mantener la calma, pero solo preguntaba. ¿Por qué estás tan nerviosa? Ya le dijiste a tu madre que no volverías, ¿cómo puedes cambiar tus palabras tan fácilmente?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir