ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 1035 Sheffield contraataca

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8212

Actualizado: 2020-03-31 00:40


"Sí. Pero mi futuro suegro aún no está contento conmigo. ¡Todavía tengo que esforzarme!", respondió Sheffield medio en broma.

Ya había llegado a la entrada de la compañía, pero los reporteros todavía se apiñaban a su alrededor, bombardeándolo con preguntas.

"Señor Tang, hemos escuchado rumores de que el Grupo Theo está en problemas. ¿Le importaría iluminar a nuestros lectores con información sobre eso?".

Sheffield le elevó las cejas al periodista y le preguntó: "¿Dónde escuchó eso? No tengo la menor idea de lo que está hablando. Antes de publicar un artículo, le recomiendo verificar sus fuentes. Las demandas por difamación no son baratas".

Tobias había estado esperando en la entrada de la compañía por un tiempo. Cuando Sheffield apareció, él inmediatamente se adelantó y se interpuso entre los reporteros y su jefe. "Eso es todo por hoy. El señor Tang está ocupado. Si tienen más preguntas, podemos concertar una entrevista más tarde", dijo en tono de disculpa e hizo una reverencia.

En cuanto Sheffield regresó a su oficina, encendió su notebook. Él no era un debilucho, ni una marioneta. Ellos habían cruzado la línea y necesitaban lidiar con las consecuencias. Primero trataría con la familia Ji y su empresa.

Por la tarde, las joyerías del Grupo Ji estaban abarrotadas de clientes, porque su sitio web anunciaba diamantes a un precio ridículamente bajo: $1 por quilate.

Eso causó un efecto en cadena en todo el país y cientos de filas se formaban para entrar en las joyerías del Grupo Ji.

Los empleados no estaban dispuestos a vender los diamantes a un precio tan disparatado. Pero eso solo enfureció a los clientes, y los que esperaban en la fila expresaron sus quejas. Algunos incluso amenazaron con disturbios.

Ahora, Langston no tenía tiempo, ni quería pensar en Sheffield. Él y Calvert ofrecieron una conferencia de prensa y se disculparon con los clientes, explicándoles que el sitio web había sufrido una falla en el sistema. Alguien hackeó el sitio web y difundió noticias falsas sobre el precio de los diamantes. Y ahora la policía estaba al tanto de la situación.

Ante sus palabras, los clientes se pusieron furiosos. Pensaron que era una táctica engañosa de la empresa para desviar la atención. ¡Y los amenazaron con demandarlos por publicidad fraudulenta!

Al final, para apaciguarlos, Langston prometió que reduciría a la mitad los precios de los diamantes para compensar la confusión.

Aunque el tiempo

aber logrado algo como esto".

Peterson sacudió la cabeza. "¡De ninguna manera! Tal vez quiera repensar sus palabras, Señor Qi. Conozco muy bien a mi hijo. Él no tiene tanta capacidad, de lo contrario, no lo habría echado de casa años atrás".

Las palabras de Peterson dejaron a Sexton sin palabras. No era fácil tratar con él, y no lograba entenderlo.

Quería obtener más información sobre Sheffield de la boca de su padre, pero Peterson se limitó a decirle que el Grupo Theo era un desastre y que Sheffield había estado ocupado trabajando allí.

Si Peterson hubiera soltado algunas palabras más sobre Sheffield, Sexton podría haber confirmado su sospecha. Una vez que estuviera seguro de que Sheffield era Anís Estrellado, lo llevaría a los tribunales y lo demandaría por atacar el sitio web del Grupo Qi. Esperaría a que las autoridades lo llevaran ante la justicia.

Sin embargo, Peterson era un viejo zorro astuto y, al final, Sexton no obtuvo lo que quería.

Después de abandonar la habitación, Peterson subió al ascensor del Grupo Theo y llegó al piso superior. Allí intimidó al asistente y logró entrar a la oficina del CEO.

En la oficina, le preguntó a su hijo directamente: "¿Eres Anís Estrellado?".

"¡Gracias por pensar tan bien de mí!", exclamó Sheffield sin levantar la cabeza. Pero obviamente no lo admitiría. ¿Qué pasaría si Peterson lo traicionaba y exponía su identidad? Entonces terminaría siendo el objetivo de muchas personas.

"En cuanto a lo que pasó con el Grupo Qi y el Grupo Ji... ¿Tú lo hiciste?".

"Sí, contraté al hacker". No lo negó.

"¿Cómo contrataste al hacker?", inquirió el viejo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir