ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 1038 Diversión al teléfono

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8961

Actualizado: 2020-04-01 01:07


Gwyn se acercó a Evelyn y le rodeó el cuello con sus brazos. Al principio, la pequeña permaneció en silencio mientras su madre la llevaba, pero poco después dijo finalmente: "Mami...".

Evelyn, conmovida tras oírla, besó a su dulce hija en la mejilla y contestó: "Hola, cariño".

Debbie se acercó, tomó la mano de Gwyn y le comentó a Evelyn: "Gwyn ha hecho un buen trabajo hoy. Ha dicho 'abu', está bastante bien para su edad".

Evelyn sonrió orgullosa y, dirigiéndose a Gwyn, dijo con voz suave: "¡Eso está genial! ¿Quieres que te compre algo especial? Te lo has ganado".

La pequeña Gwyn sostuvo su juguete, pero no respondió, algo a lo que su madre ya estaba acostumbrada. Entonces, le dijo Evelyn a sus padres: "Papá, mamá, descansad un poco. Yo me ocuparé de Gwyn esta noche".

Debbie respondió: "Está bien. Por cierto, ya la he bañado. Avísanos si necesitas ayuda".

"Vale", dijo Evelyn.

Después de que ella llevase a Gwyn a su habitación, Carlos llamó a una criada para que limpiara el cuarto de la niña.

Entonces Debbie le preguntó en voz baja: "¿Querías decir algo?".

Carlos la miró, dudó un momento, y luego respondió: "Estoy casi seguro de que Gwyn no está quedándose con Terilynn y Joshua".

"¿Cómo?", preguntó Debbie, aunque lo cierto era que ella también sospechaba lo mismo que él. "En ese caso, ¿quién la está cuidando?", añadió ella.

El viejo resopló, desconfiado, intranquilo y lleno de sospechas. "Creo que tu querida hija está tramando algo", contestó Carlos entonces, quien sospechaba que Terilynn estaba dejando a Gwyn en la oficina de Sheffield en el Grupo Theo.

"Carlos Huo, ¿qué quieres decir con eso? ¿Mi querida hija? ¿Acaso Terilynn no es hija tuya también? ¿Y a qué te refieres con 'tramando algo'?", preguntó Debbie, exigiéndole una respuesta.

Sin embargo, Carlos la ignoró. Cuando pasaron por la habitación de Terilynn, él se detuvo y llamó a la puerta. Aunque tardó en recibir respuesta, escuchó una voz desde adentro: "¡Ya voy!".

En seguida, Terilynn abrió la puerta y se encontró a sus padres parados de pie. Se sentía nerviosa con su padre allí frente a ella, mirándola con un rastro de furia en sus ojos. Las líneas de su rostro eran más profundas, parecía obvio que no estaba contento. Terilynn tuvo que luchar contra el impulso de cerrarle la puerta en su cara. En cualquier caso, su padre ya había tenido en cuenta esa posible reacción, y colocó su pie de manera que bloqueaba la puerta y le impedía cerrarla.

Cuando se dio cuenta de que no podía evitar lo que se le venía encima, Terilynn sonrió y los saludó: "Papá, mamá, ¿qué pasa?".

"¿A dónde llevas a Gwyn durante el día?", preguntó Carlos yendo directo

tuvo de acuerdo con ella, y dijo: "Sí... Es una buena idea".

"Bueno, déjame hacerte una pregunta, entonces. El Grupo Theo posee cadenas hoteleras. Todas las sábanas de los hoteles son blancas, ¿verdad?", preguntó ella.

"Sí, ¿por qué lo preguntas?", cuestionó Sheffield a su vez. Lo cierto era que la compañía era propietaria de más de mil hoteles.

"A ver, dime, ¿por qué son todas blancas?", quiso saber Evelyn.

Apoyado en el respaldo de la silla, él respondió perezosamente: "Primero, el blanco es un color que luce limpio y ordenado; segundo, es fácil de lavar; tercero, no se descolora; cuarto, es fácil de combinar con otros colores; quinto, hace que la habitación parezca más espaciosa; y sexto, el blanco es un color muy elegante", respondió él.

Todos aquellos argumentos pillaron por sorpresa a Evelyn, quién rápidamente dijo: "¡Guau, impresionante! El nuevo CEO realmente sabe de qué va su trabajo y ya sabe todas esas cosas. ¡No está mal!".

Sheffield sonrió, pensando: '¡Cómo me gusta alardear frente a ella!'. "Lo sabía antes de asumir el control de la empresa", le contestó entonces.

Evelyn admitió: "Está bien, tú ganas". Lo cierto era que ella había aprendido eso después de convertirse en la CEO regional.

"Ahora es mi turno", dijo Sheffield, quien, en ese momento, se sentía enérgico, y es que no hay nada como un CEO aburrido en el trabajo.

"De acuerdo, ¡adelante!", dijo ella animándole.

"Es una pregunta muy simple. Has estado en el mercado de agricultores, ¿verdad?", preguntó él.

"Ehh... solo una o dos veces", contestó Evelyn sintiéndose un poco avergonzada. Ella no cocinaba y, por tanto, no necesitaba comprar verduras. Solamente había ido un par de veces con Savannah, en cierta ocasión que quisieron cocinar algo juntas, nada más.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir