ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 1052 Su hija

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8127

Actualizado: 2020-04-06 00:02


Evelyn acarició la cabecita de la niña y la persuadió: "Gwyn, no deberías pegar a tu padre, eso no está bien".

Pero la pequeña abrió mucho los ojos hacia ella y continuó abofeteando a Sheffield en la cara, ignorando lo que le decía.

"¡Gwyn! ¿Por qué no me haces caso? Mami va a enojarse mucho", dijo pacientemente.

Al ver que su madre no estaba contenta, la niña se sintió mal y arrugó el ceño: "Pero papi... no se levanta...".

"Papi está enfermo, se levantará, pero todavía no, ¿entiendes?".

"Golpéalo y se levantará", soltó la niña para sorpresa de su madre. El tío Joshua fue quien se lo había dicho; por eso, con las palabras de su buen tío en mente, levantó la manita y le dio en la cara a Sheffield una y otra vez.

Evelyn dejó la toalla a un lado y caminó hacia ella suspirando.

En ese momento, Sheffield estaba soñando con algo; había muchas personas rodeándolo y llamándolo, y una de ellas parecía linda. Esta lo miraba enojada y le preguntó por qué seguía durmiendo

y, como no respondía, la niña lo abofeteó varias veces en la cara.

"Gwyn...", murmuró el hombre en sueños.

Evelyn se quedó de piedra cuando estaba a punto de recoger a su hija; ¿estaba escuchando cosas? No estaba segura.

En su sueño, Gwyn permanecía allí y lo miraba enojada, frunciendo los labios.

"Gwyn...", volvió a decir su nombre dormido.

Esta vez, Evelyn estaba segura de que no había oído mal; el hombre estaba en la cama del hospital con la cara pálida como una sábana y pronunciaba el nombre de su hija.

Evelyn estaba emocionada y las lágrimas amenazaban con caer de sus ojos. Decía el nombre de Gwyn incluso en coma; aquello la emocionaba, aunque también estaba un poco molesta. '¿Y qué hay de mí?', pensaba. ¿Entonces ella ya era menos importante para él que su hija?

Por supuesto, el inconsciente Sheffield no tenía idea de los celos que crecían dentro de Evelyn, y, en su sueño, centraba toda su atención en la niña. Al final, Gwyn reaccionó y, contrastando con su silencio habitual, dijo con fluidez: "Deja de dormir, levanta, juega conmigo, tengo piruleta para ti. ¿No la quieres?".

¿Dormir? ¿Estaba durmiendo? Sheffield trató de abrir los ojos y lo primero que vio fueron los grandes ojos brillantes de la misma niña de su sueño, pero la luz de la habitación del hospital lo deslumbró tanto que tuvo que cerrarlos de nuevo.

Gwyn se subió encima de él y Evelyn se paró a su lado para observarla at

responder mis llamadas".

"Culpa mía, pero, ¿qué pasa después de que nos encontráramos de nuevo? ¿Por qué no me hablaste de ella antes? Estuvimos juntos por mucho tiempo", se estaba ahogando en un océano de remordimientos; si hubiera sabido que Evelyn estaba embarazada en aquel momento, no la habría dejado. Se había perdido su embarazo y el nacimiento de Gwyn.

"Me dijiste que no podíamos volver a estar juntos, vine a verte a tu oficina pero te negaste a volver conmigo, incluso dejaste claro que había muchas mujeres a tu alrededor y que no había espacio para mí. ¿Por qué te iba a hablar de Gwyn cuando no tenías interés en estar con su madre?". Evelyn lo fulminó con la mirada.

Él se sintió impotente mientras contaba todas las estupideces que había dicho y hecho, ya se había preguntado todo eso a sí mismo. "Es culpa mía, fui un idiota, te pido perdón, Eve. Ahora, ¿puedes darme un abrazo? ¿Por favor?".

Ella permaneció de pie en su sitio y dijo infantilmente: "No es necesario, ahora que ya tienes a tu hija, puedes abrazarla a ella, ¿qué le importo yo a nadie?".

"Bueno, ella es mi hija recién encontrada, pero también quiero abrazos de mi encantadora novia". Sheffield había descubierto la razón de su enojo.

Ignorándolo, Evelyn sacó su teléfono e hizo una llamada: "Tío Peterson, Sheffield está despierto... Sí... Oh, entiendo".

Sheffield frunció el ceño, tenía que engañarla para que le prestara atención. "¡Ah!", gimió con una expresión dolorosa en el rostro. "Evelyn, yo...".

Al escuchar su voz preocupada, ella se le acercó y le preguntó: "¿Qué pasa?, ¿te duele? ¿Dónde te duele?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir