ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 1054 Una propuesta de matrimonio formal

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8758

Actualizado: 2020-04-06 02:23


Ya más tarde, con la ayuda de Evelyn, Sheffield bañó a Gwyn y la metió en la cama. Luego, le pidió a alguien que le trajera una pila de libros de cuentos para niños y se puso a leerle algunas de esas historias.

Evelyn los dejó solos para estrecharan lazos y entró en el baño. Se oían las risas de Gwyn desde el dormitorio. Evelyn tenía que admitir que Sheffield sabía cómo cuidar a los niños.

Después de jugar con su papá durante aproximadamente media hora, la niña se fue quedando dormida mientras Sheffield le leía una historia de un dinosaurio feliz.

Después de asegurarse de que Gwyn estaba bien tapada en la cama y de confirmar que Evelyn todavía estaba en la ducha, Sheffield se dirigió al estudio para hacer una llamada telefónica urgente.

"Mi querido Fan, necesito un favor", dijo cuando Joshua contestó la llamada.

"¡Vete al carajo! ¡Te he dicho mil veces que no me llames querido fan!", bramó Joshua.

"Oh, vamos, querido Joshua. ¿Dónde está tu novia? Necesito que me haga un favor".

"¡Vete a la mierda! ¡Y no me vengas con el rollo de 'querido Joshua'!".

Sheffield gruñó, "¿Me vas a ayudar o no?".

"Ya veremos. En primer lugar, llámame 'Hermano Mayor'".

Sheffield puso los ojos en blanco con tanta fuerza que podrían habérsele dado la vuelta hasta el cogote. Pero de todos modos, lo dijo, "Hermano Mayor". Después de todo, Joshua era mayor que él, así que tampoco era un gran problema. Sin embargo, una vez que se casara con Evelyn, él sería el cuñado mayor. Y eso, naturalmente, le garantizaría que Joshua le mostrara un poco de respeto. Sheffield planeaba sacar el máximo partido de su superioridad cuando llegara ese momento.

Sintiéndose perfectamente satisfecho, Joshua respondió con entusiasmo. "Entonces, mi legendario Tang, ¿qué quieres de tu hermano mayor?".

"Cuando mi vida estaba en juego ese día, le di a Evelyn el anillo de diamantes, pero ella no lo lleva puesto. Supongo que lo dejó en la mansión de la familia Huo. Pídele a Terilynn que lo busque en la sala donde Evelyn guarda las joyas y me lo traiga. No, mejor solo dile que averigüe si el anillo está allí. Iré a buscarlo yo mismo".

"¿Qué? ¿Cómo vas a quedarte con el anillo que ya le diste? ¿Estás intentando retractarte? Eso no está bien, colega".

"¿De verdad crees que me retractaría de mi compromiso con Evelyn, hermano mayor idiota?", le reprendió Sheffield. "Ese día no tuve más remedio que darle el anillo a Evelyn a toda prisa. Estaba seguro de que iba a morir. No pensé que tendría la suerte de sobrevivir. Ahora que me he recuperado, tengo que pedirle disculpas a mi amada por mis defectos y hace

onfiaba en él.

La sonrisa de Sheffield era amarga. Sabía que era hora de hablarle a Evelyn de su pasado. Apoyado en la cabecera, comenzó a decir, "Déjame contarte por qué Peterson me repudió. Se debió a tres razones. La primera fue que me acosté con mi cuñada. La segunda, que de repente se transfirieron tres millones de dólares a mi cuenta bancaria. Peterson dijo que yo estaba metido en asuntos turbios. Y la última razón fue que quemé los manuscritos de medicina tradicional china de mi abuelo. Eso ya fue la gota que colmó el vaso".

Los manuscritos de medicina tradicional china de Mooney Tang valían al menos cien millones de dólares.

Pero por supuesto, la pérdida financiera no fue la razón por la que Peterson se enojó. Lo que más importaba era que esos manuscritos eran el resultado del escrupuloso esfuerzo de toda una vida de Mooney.

Sheffield levantó sus cejas gruesas hacia Evelyn y preguntó, "Entonces, adivina. ¿Crees que me acosté con Kaylee?".

El corazón de Evelyn dio un vuelco. Luego ella recordó lo que Sheffield le había dicho mientras estaban en la Ciudad D hace mucho tiempo. Le había dicho que nunca se había acostado con ninguna otra mujer antes que ella. Así que respondió, "No, no lo hiciste".

"Te equivocas. Sí me acosté con Kaylee".

La cara de Evelyn se puso pálida. Ella lo miró con incredulidad, mientras él sonreía de forma traviesa.

"Pero", agregó él inmediatamente, lo que puso a Evelyn extremadamente nerviosa, con una sonrisa misteriosa, continuó, "Sí, es cierto que nos acostamos bajo la misma colcha. Pero no pasó nada. Fue lo mismo que cuando el señor Huo nos engañó a ti y a mí hace dos años. ¿Te acuerdas? Él hizo que tú y Joshua durmieran en la misma cama para intentar separarnos".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir