ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 1055 Una cosa del pasado

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 10206

Actualizado: 2020-04-07 00:02


En un primer momento, Evelyn se sintió descorazonada, pero luego lanzó un suspiro de alivio.

Esperaba que Sheffield no estuviera mintiendo.

Mientras recordaba el pasado, Sheffield dijo muy tranquilo, "Déjame ver si consigo recordar quién me vio acostado en la misma cama con Kaylee. ¡Todo el mundo! ¡Sí! La familia Tang al completo fue testigo. Todo sucedió demasiado rápido aquel día. Antes de que me diera cuenta de lo que estaba sucediendo, Sterling ya me estaba arrastrando furiosamente fuera de la cama y golpeándome. Y mi padre también estaba muy furioso. No solo dejó que Sterling me golpeara, sino que también le pidió a su hijo mayor, Willis, y a su segundo hijo, Pierson, que me dieran una buena lección. Mientras tanto, las mujeres de la familia Tang comenzaron a reírse de mí cruelmente y a humillarme. Dijeron que me convertí en una persona tan insolente porque fui un niño que creció sin una madre que me enseñara disciplina. La tercera hija de Peterson, Sandra, dijo que después de todo quizá no perteneciese a la familia Tang. Dijo que no era posible que un chico tan desvergonzado como yo pudiera haber salido de una familia como la suya. Ella solo quería insinuarle a mi padre que mi madre tuvo una aventura con otra persona y que yo no era su hijo biológico".

Mientras escuchaba a Sheffield, Evelyn sintió que se le rompía el corazón más de lo que pensaba que era posible. Incluso comenzó a temblar levemente.

Sin embargo, Sheffield estaba sereno, como si solo estuviera contando la historia de otra persona. Evelyn no podía llegar a imaginarse por lo que habría tenido que pasar él. Fue muy doloroso escucharlo. Era como si ella fuera capaz de sentir lo que él había sentido en aquel entonces. Debía haber sido horrible que la propia familia de uno le acusara de esa forma.

En ese momento, él solo era un adolescente, y sin embargo tuvo que soportar tanta agonía y sufrimiento.

Mientras lo escuchaba, Evelyn meció a Gwyn cuidadosamente. Su hija llevaba un rato durmiendo profundamente. Luego, Evelyn apoyó la cabeza sobre el brazo de Sheffield, lo abrazó y le dijo, "Olvídalo. Confío en ti".

Con una grata sonrisa, Sheffield le acarició el largo cabello a Evelyn. "Lo sé. Solo estás celosa. No tiene nada de raro sentirse así".

Evelyn no lo negó y solo asintió con la cabeza como respuesta. Ella lo amaba tanto y él le correspondía en la misma medida. Más importante aún, ambos estaban seguros del amor del otro, por lo que no le daba apuro admitir que estaba celosa. Era solo una prueba más de que a ella realmente le importaba él.

"Desde el momento en que nací, he sido como una espina en los ojos de Sterling. Y solo porque tenemos el mismo padre pero madres diferentes. Estoy seguro de que fueron Sterling y su esposa quienes me tendieron la trampa. Querían que mi padre me expulsara de la familia Tang o que me matase a golpes, la primera esposa de mi padre dio a luz a dos hijos y una hija: Willis, Pierson y Sandra. Sin embargo, mientras daba a luz a Sandra, murió durante el parto. Su segunda esposa, la mad

secreto para perseguirte era ser seguro y persistente".

"Entonces sabes que estás muy seguro de ti mismo", se burló Evelyn. Cuando se conocieron en la Ciudad D, Sheffield ya era bastante desvergonzado.

Sosteniendo a Evelyn fuertemente en sus brazos, él suspiró, "¡Por supuesto! Eso es lo que debemos hacer. ¡Debemos conocernos a nosotros mismos y confiar!".

"Está bien, ¡tú ganas!".

Sheffield rodó sobre la cama y se puso sobre Evelyn. Sabiendo lo que estaba a punto de hacer a continuación, Evelyn señaló a su hija y dijo suavemente, "No, no. Gwyn está aquí".

"Mientras estemos callados no pasa nada", respondió él. No había tenido relaciones sexuales durante mucho tiempo, así que estaba desesperado por hacerlo con ella.

"No. Suele despertarse en medio de la noche. Porque tiene que ir al baño o tomar leche. No...". Evelyn tartamudeó un poco avergonzada.

De hecho, ella estaba mintiendo. Gwyn rara vez se despertaba por la noche, excepto durante un tiempo después de que la secuestraran y la rescataran. La verdad era que Evelyn no quería una tercera persona presente en la cama mientras hacían sus cosas, incluso si la niña no sabía nada de lo que estaba pasando.

Sheffield sabía más o menos lo que pensaba Evelyn. Después de alejarse de ella, la besó en los labios, un poco demasiado fuerte, como si tratara de compensar por la intimidad que no tenían.

Luego él apagó la lámpara de la mesilla de noche y de repente recordó algo importante. "¿Qué le pasó a Gwyn? ¿Por qué tiene Trastorno de Estrés Postraumático? ¿Cómo llegó a suceder?".

Ante la mención de la situación de Gwyn, Evelyn hundió la cabeza en el pecho de Sheffield y explicó, "Ella era muy sana y activa cuando nació. Algo sucedió antes. Fue una de las sirvientas de la mansión".

Aunque era cosa del pasado, Evelyn pensó que el padre de Gwyn tenía derecho a saberlo.

Cuando Gwyn tenía unos meses, fue secuestrada por la criada que la había estado cuidando. Era un día normal y estaban jugando afuera cuando la sirvienta se la llevó.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir