ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 1059 Te apoyaré

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 11388

Actualizado: 2020-04-08 00:41


Sandra, una de las hermanas de Sheffield, estaba inquieta a pesar de que tenía la conciencia tranquila; estaba preocupada por su esposo, que podría haber hecho algo dudoso o cuestionable.

Como era de esperar, Sheffield le dirigió una sonrisa maliciosa antes de decir: "Sandra, deberías prestar más atención a tu piel y cuidar tu peso. Además, deberías seriamente pensar en comprar ropa más atractiva o, de lo contrario, no apartarás la atención de tu marido sobre Kaylee, cuya idea de un vestirse es mostrar siempre, al menos, la mitad de su cuerpo".

Al escuchar eso, el esposo de Sandra, que había estado sentado en un rincón, se precipitó inmediatamente hacia él. "¿De qué estás hablando? ¿Estás loco?".

"En caso de que sea esa tu pregunta, estoy hablando de ti, pero no lo vas a admitir, ¿no es cierto? Por suerte para Sandra, no necesitamos tu palabra, ¿sabes lo fácil que es para mí saber cada cosa que haces? Si quieres evidencias, te las puedo dar. Será mejor que me creas cuando digo que tengo pruebas sólidas". Sheffield no estaba exagerando, tenía pruebas de todo lo que los miembros de la familia Tang habían estado haciendo.

Dicho eso, Sandra y su esposo comenzaron a discutir entre ellos.

Ajena a ese caos, Wanda Tang, la cuarta hija de Peterson, subía las escaleras pacíficamente y, para llamar su atención, Sheffield levantó un poco la voz: "Wanda, escuché que ninguno de tus amantes es capaz de satisfacerte, pero conozco a muchos chicos jóvenes y guapos, algo de carne fresca, por así decirlo, ¿qué tal si te presento alguno?".

Con gran esfuerzo, Wanda trató de mantener la compostura, levantó la barbilla hacia él y replicó: "Deberías ir a un terapeuta, no causar problemas en mi matrimonio".

"¿Por qué no le mostramos a tu esposo los recibos de tus gastos en esos clubes nocturnos? Veríamos a quién iba a creer".

El esposo de Wanda Tang no estaba en casa en ese momento, pero uno de los sirvientes de la familia era pariente suyo y, si dicho sirviente anduviera por allí en ese momento, no pasaría mucho tiempo antes de que su esposo se enterara de lo de sus amantes.

"Pero, ¿por qué deberías sentirte culpable de nada, verdad? Escuché que tu esposo siente cierto afecto por una mujer particularmente hermosa que resulta ser una de tus amigas más queridas, de hecho, los vi juntos en un hotel la semana pasada. Pero no sé, tal vez solo iban a hablar o a jugar a las cartas, puedes preguntarle más tarde", reveló con franqueza, como si temiera que no hubiera suficiente caos en la familia Tang.

Como Wanda y su esposo eran ricos y poderosos, tenían muchos hombres y mujeres compitiendo por su atención pero, ¿no era ese siempre el caso con ese tipo de personas? Desde el comienzo de los tiempos, desde la época de los reyes, los hombres y las mujeres de poder siempre tuvieron amantes aparte de sus parejas legales, la única diferencia era la legitimidad de la situación o que sus parejas oficiales lo supieran.

Como miembro de la clase alta, Sheffield podía enterarse fácilmente de todos esos asuntos románticos siempre que quisiera estar al tanto. Además, pertenecía a la élite de la sociedad, así que no eran muchos, para empezar. Y todos querían ser como ellos o, al menos, ser parte de su sociedad. Por eso había siempre muchos ojos puestos en ellos.

Cuando Sheffield notó hasta qué punto Wanda estaba molesta, ya no pudo contener la risa, aunque, no había

bre los asuntos del Grupo Theo; sin embargo, incluso si Sheffield ya no quería dedicarse a resolver los problemas de la compañía, tampoco podía ser tan insensible como para ignorar todo el trabajo de un día para otro.

"Bueno, ¿decidiste cuándo hacer la sesión de fotos prenupciales?", preguntó ella. En realidad, podrían hacerla en cualquier momento, así que la fecha dependía de él.

"Concerté una cita con el director de la compañía de planificación de bodas del Grupo Theo y en este momento ya está haciendo un plan de bodas para nosotros. Todos los asuntos relacionados con la boda, también la sesión prenupcial, deben estar incluidos ahí, así no tendrás que preocuparte por nada. Solo necesitas sentarte, relajarte y esperar a la sesión de fotos conmigo".

"De acuerdo", ella le dedicó una amplia sonrisa.

"Te presentaré a los organizadores de bodas mañana y si tienes alguna petición específica, puede decírselo. Quiero que nuestra boda sea exactamente como tú quieras".

Evelyn se acurrucó justo por debajo de su cuello y apoyó la cabeza contra su pecho. "En realidad no quiero pedir nada, mientras pueda estar contigo, ni siquiera me importa si no tenemos ceremonia".

"Bueno, entonces no tienes que preocuparte por la boda, ¡déjalo todo en mis manos!".

"De acuerdo". Las lágrimas brotaron de los ojos de Evelyn, le resultaba difícil creer lo bueno que Sheffield estaba siendo con ella, siempre dando prioridad a sus preferencias y considerando sus sentimientos; nunca pensó que podría ser amada y cuidada de aquella manera.

"¡Por cierto!", de repente recordó una cosa y lo miró, "Oí decir que el tipo de mujer que te gusta es linda y dulce, como una princesa mimada, ¿es eso cierto?".

"¿Qué? Eso es absurdo, no me gusta ese tipo de mujer en absoluto. El tipo de mujer que me gusta es alguien independiente y fuerte, alguien como tú, una mujer que puede cuidarse sola, una mujer que pueda protegerme porque, en realidad, me gusta estar protegido", dijo Sheffield mientras enterraba la cabeza en el pecho de ella.

'¿Qué demonios acaba de decir? ¿Quién iba a proteger a quién? Recuerdo que en cada circunstancia a la que habíamos hecho frente fue él quien me protegió siempre', pensó Evelyn, completamente confundida ante aquella declaración.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir