ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 1195 Te llevaré a juicio

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9478

Actualizado: 2020-05-23 03:15


Tessie se mordió el labio inferior y tomó una decisión.

Entretanto, después de dejar a Tessie, Tam caminó hacia su hija. Julianna inmediatamente lo agarró del brazo y lo atrajo hacia ella. "Papá, mantente alejado de la Señorita Problemática, ¿de acuerdo? No sabes lo cabrona que puede llegar a ser Erica. Mira como está Tessie por su culpa".

"¿Por culpa de Erica?". Tam se volvió para mirar el coche donde estaba esperando Erica, apoyada contra la puerta del pasajero. "¿Qué hizo?", le preguntó Tam a su hija.

"Erica emborrachó a Tessie, la llevó al fregadero e intentó ahogarla. Incluso le quitó la ropa a Tessie y le hizo fotos desnuda para chantajearla. Y también le hizo putadas mucho más grandes, pero Tessie no nos quiso decir qué. ¡Dijo que le dolía demasiado recordarlo!", dijo Julianna muy enojada.

Tam no dijo nada. Solo escuchó e intentó mentalmente tomar nota de los fallos que podía haber en la historia de Tessie.

Después de esperar más de diez minutos, Erica vio que Tessie se acercaba, por fin. Miró a los ojos de Tessie, que estaban rojos de llorar. Después de un momento de tensión, ella rompió el silencio. "¡Yo no te hice nada! ¿Qué demonios está pasando?".

Tessie respondió con la voz temblorosa, "Lo siento, Erica. Todo esto es culpa mía. Te acuerdas de lo difícil que fue el parto, ¿verdad? Después de que te llevaste al niño, mejoré, pero...". Bajó la cabeza y miró hacia sus zapatos. "Perdí la memoria. No fui capaz de recordar nada hasta hace tres meses. Solo recordaba cómo hacer cosas básicas, como atarme los zapatos o vestirme, pero no sabía quién era".

Tessie había planeado esto cuidadosamente. Había repasado esa historia mil veces en su cabeza. Tenía que asegurarse de que fuera perfecta, aunque fuera completamente inventada.

"¿Perdiste la memoria?". Erica se quedó estupefacta al oír su explicación. No sabía si reír o llorar.

"Sí, el médico dijo que perdí la memoria debido a un error cuando me pusieron la epidural. Dijeron que me moví demasiado y la aguja resbaló y me dañó los nervios".

Erica decidió creerla, principalmente porque su historia parecía coherente. "Está bien, ¿pero por qué todos dicen que yo te hice daño? ¿Qué hay de eso?".

Tessie se echó a llorar y dijo entre sollozos, "Lo siento, Erica. Tuve que decir eso, si no, mis padres habrían descubierto lo que pasó. Nunca me dejarían quedarme con ellos si supieran que tengo un hijo. No quise decir eso de ti. Lo siento. ¡Por favor, perdóname!". Poniendo cara de pena, agarró la mano de Erica, y esta se sintió mal por ella.

Después de todo, habían sido muy buenas amigas. Dormían en la misma cama, compartían comida y ropa, y bebían de la misma taza.

Habían reído y llorado juntas.

Erica reprimió la tristeza que sentía y preguntó, "¿Y por qué no me llamaste? O me hubieras podido escribir. Recuper

o ansiosamente al conductor que estaba a punto de cerrar la puerta para Erica. "Erica, sé que no es justo para ti. Pero realmente quiero a ese niño. Si alguien lo extraña, pueden venir a verlo en cualquier momento. Tú, el señor y la señora Li, cualquiera. ¿Qué te parece?".

"¡De ninguna manera! ¿Dónde está tu sentido de la justicia? Pagué caro el hacer algo bueno por ti y por Tessie. ¿Y qué es lo que obtengo a cambio? Que me escupan mis compañeros de clase. Que mi reputación quede arruinada en mi propia casa. Y tener que casarme a la fuerza. Así que, por lo menos una cosa se va a hacer como yo decida. Nunca recuperarás a tu hijo. Ese es el precio que tendrás que pagar por arruinar mi vida".

Tam había estado calmado hasta ahora. Pero ahora su voz estaba al borde de la histeria. Sus ojos estaban muy abiertos, hablaba muy rápido y sin terminar las frases. "¡Te llevaré a juicio!", le amenazó él. "Mi hermana es juez en esta ciudad. No ganarás... ¡Me aseguraré de eso!".

Erica nunca había soportado que la amenazaran. "¿Ah, sí? ¿Crees que los Li te temen a ti o a tu hermana la juez? O los Huo, si lo prefieres".

Tam se sintió como si lo estrangularan. Se le hacía cada vez más difícil respirar. Tenía que tener a ese niño. Por lo que dijo sin pensar, "¿No tienes miedo de que te demande por robarnos a nuestro hijo? ¡Podemos hacer una prueba de ADN!".

Erica sintió que rebosaba de ira. En un instante, se vio dominada por la furia. Empujó la puerta, salió del auto, y le dio un bofetón a Tam sin siquiera pensarlo.

Tam se quedó boquiabierto, tocándose la cara. Tenía más de cuarenta años, y esta era la primera vez que una mujer lo golpeaba. Y para mayor agravio, la persona que lo había abofeteado tenía la misma edad que su hija.

Por un momento, no supo cómo responder. Se quedó allí con una expresión vacía y con la cabeza vuelta hacia un lado por la bofetada.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir