MoboReader> Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 10 La Ceremonia de Premiación

Respira Conmigo By Bai Cha Palabras: 11941

Updated: 2019-06-12 00:03


Mientras estaba parado con la cabeza respetuosamente inclinada, Tristán esperó una respuesta de su jefe, pero no escuchó nada ni siquiera después de un buen rato.

Cuando levantó la cabeza para comprobar lo que estaba pasando, notó que el cigarrillo en la mano del jefe se había quemado casi completamente. Lo que quedaba en sus manos era la colilla del cigarrillo, pero Carlos aún no se había dado cuenta. Sus ojos estaban fijos en la pantalla del televisor. Por curiosidad, Tristán volteó la cabeza hacia la televisión; una muchacha estaba tomando la delantera del maratón.

La joven vestía una camiseta verde y zapatillas deportivas patrocinadas por la compañía de Carlos, Grupo ZL. Aunque su camiseta estaba empapada de sudor, su ritmo era constante. Por otro lado, su cara era tan roja como una manzana madura. Tenía una apariencia adorable. Mirándola cuidadosamente, cualquier persona estaría tentada a darle un pequeño mordisco. Al menos, eso era lo que Tristán sentía cuando observaba y animaba en silencio a la atleta.

"Repita su informe. Desde el principio", exigió Carlos de repente, pidiendo a su asistente que comenzara. Cuando Tristán se volteó para reiterar su informe, su jefe ya había dejado de mirar la pantalla. Una vez más, agachó la cabeza para mirar el informe, ocultando tras las hojas sus ojos, para que no supieran si estaba distraído.

Después de un tiempo, la medallista de plata logró superar a Debbie. Pero esto no la desconcertó, y después de 1 hora y 10 minutos de carrera, Debbie estaba en primera posición nuevamente. Todos eran testigos de cuánto esfuerzo ponía en cada paso a medida que avanzaba. Había gran entusiasmo en todas partes.

Para que tuviera más ímpetu, algunos estudiantes de la Escuela de Economía y Administración la aplaudieron excitados, gritando: "¡Bien hecho, Debbie!". "¡Sigue así! ¡Ya casi llegas!", gritaban con ánimo. Incluso los estudiantes que no veían claramente desde la distancia se unieron a los vítores cuando oyeron que Debbie había tomado la delantera nuevamente. Todos los demás ruidos fueron sobrepasados por los constantes gritos, uno más fuerte que otro. A pesar de que ella no mostraba signos de cansancio, los gritos de aliento no paraban.

Diez minutos más tarde, solo faltaban tres vueltas antes de la meta. De repente, exclamaciones de sorpresa venían de la multitud. En medio de una mezcla de reacciones, algunos estudiantes gritaron el nombre de Dixon.

Cuando Debbie volteó, sin aliento, descubrió que sus amigos, Jeremías y el resto, no se veían. Se dio cuenta de que se habían retirado de la carrera. Por otro lado, Dixon, quien estaba en el sexto lugar, había tropezado. Cuando trató de pararse, era más difícil de lo que había pensado y no pudo.

Al ver esto, Debbie dudó por un segundo. A pesar de estar a varios metros de él, la distancia crecía con cada paso que daba, dejó escapar un leve gruñido y luego se regresó hacia él, provocando el asombro de la audiencia.

En el lapso que ella volvió adonde su amigo, la antigua medallista de plata tomó la delantera nuevamente.

"Jefa...", Dixon jadeó, sintiendo su regreso. "Jefa. No vengas no... regreses por mí...". Pero antes de que pudiera articular más palabras, Debbie ya estaba frente a él con la mano extendida. Mirándola con cara de disculpa, Dixon se quedó callado, con la boca abierta.

Con una rápida mirada más allá de Debbie, vio que la medallista de plata todavía no había terminado la carrera y eso le devolvió la atención. Aunque no fuera por él, tenía que seguir adelante con Debbie, quién había arriesgado lo que posiblemente era una victoria segura. Con resignación, Dixon agarró la mano de su amiga y se levantó.

Sin embargo, su lesión parecía ser peor de lo que había pensado. Tan pronto como se levantó, el dolor en sus piernas casi lo hizo caer de rodillas. Debbie lo sostuvo rápidamente.

"Jefa, escúchame", dijo entre jadeos. "Me duelen las piernas". Sacudió la cabeza, sintiéndose derrotado. "Yo... No puedo seguir. Pero todavía puedes continuar tú. Corre. No te preocupes por mí".

Mirando los rasguños en sus rodillas, Debbie lo alentó. "Doctor, son solo unos rasguños. Puedes hacerlo. Sólo déjame ayudarte".

Habían sido amigos durante años. Y en esos años, él siempre estuvo allí para ella cuando se metió en problemas con los maestros. Esta vez, sin embargo, él necesitaba ayuda. Y como una verdadera amiga, ella no estaba dispuesta a abandonarlo.

Por la obstinada insistencia de Debbie, Dixon apretó los dientes y comenzó a correr de nuevo. Sin embargo, no le dolió tanto como antes, ya que Debbie lo sostuvo por el resto de la carrera.

Cuando vieron la capacidad de recuperación, los estudiantes gritaron a todo pulmón: "¡Doctor! ¡Jefa! ¡Sois increíbles!".

Y de alguna manera, una voz resonante se destacó del resto en la multitud. "¡Debbie, te amo!". Fue recibido con muchas risas, y de buena manera, porque venía de una niña.

A pesar de estar en desventaja, Debbie y Dixon superaron gradualmente a algunos corredores que estaban delante de ellos. Finalmente, cuando arribaron a la meta, Debbie llegó en tercer lugar, mientras que Dixon fue cuarto.

Aunque la chica no logró ser primera, su decisión de regresar y ayudar a un amigo herido quedó grabada en todos los corazones. Debido a la decisión en una fracción de segundo, Debbie se convirtió en una estrella, un héroe.

El hombre en la sala VIP vio lo que sucedió en la carrera. Aunque no lo demostró, el incidente pareció afectarlo.

La querida atleta femenina estaba rodeada por una docena de muchachos. Por euforia, la cargaron sin esfuerzo con las manos, la lanzaron al aire y la atraparon. Repitieron eso unas cuantas veces más, y aunque estaba indefensa y agotada, mostró una sonrisa genuina.

Carlos se burló al verlo. 'Mírala', pensó molesto. 'Seduciendo a esos muchachos inocentes. ¿Qué tan coqueta puede ser?'.

Después de la carrera, Debbie se retiró a su dormitorio y se acostó pláci

MoboReader, bring tons of novels with you.
Free toDescargar Manobook

damente. Habían pasado muchas cosas, pero el día no había terminado.

La ceremonia de clausura del maratón iba a tener lugar en unas horas, incluido un premio para los ganadores. Además, el invitado especial para otorgar las medallas era el CEO de Grupo ZL, Carlos.

Al escuchar el nombre de Carlos, Debbie saltó como un resorte. "¡Qué !", la chica no pudo evitar gritar con incredulidad. '¿Carlos?', pensó enojada. '¡En serio! ¿Por qué está en todas partes?'. La joven se acurrucó en su cama, mordiéndose el labio, mientras pensaba.

Con una mirada compasiva, Karen dijo: "Tengo que mencionarlo, Debbie. El Sr. Huo y tú parecen tener una conexión especial. Es como donde quiera que vas, ¡él también aparece allí!". Debbie suspiró, '¿Una conexión especial?', no pudo evitar resoplar. 'Después de todo, estamos legalmente unidos', pensó.

"Me preocupa que pueda ponerse feo entre ustedes en la ceremonia de premiación", dijo Karen, mientras Debbie olvidaba los pensamientos y la miraba. "No me enfrentaré a él en la ceremonia", aseguró Debbie. "Simplemente... bueno, ¿quién hubiera pensado que él entregaría las medallas?". Respirando de una manera gruñona, agregó: "Como no iba a ser la ganadora, debería haber dejado que otra persona ocupara el tercer lugar. Al menos no tendría que verlo".

Por supuesto, el tercer lugar no estaba mal. Pero como no ganó, una parte de ella aún sentía que era una derrota. No podía evitar ser competitiva. Y el tercer puesto significaba que había perdido la apuesta con Olivia. Mientras soplaba sus nuevas uñas pulidas, Kristina intervino: "En realidad, Debbie. Te envidio. ¡Qué suerte tienes de encontrarte con el Sr. Huo tantas veces! Es tan guapo, tan rico. Él es todo. Es como el destino". Entonces, la mirada soñadora, que había estado en su rostro hacía un momento, desapareció. Fue reemplazado por un puchero mientras ella continuaba, "Pero cuando pienso en lo mal que terminan las cosas cada vez que se ve, puf, preferiría no tener ese destino. Así que pensándolo bien, no te envidio más". 'Solo Debbie era lo suficientemente audaz como para meterse con el Sr. Huo

¿Acaso tiene un respaldo más poderoso que el del Sr. Huo?

Eso es imposible'. Sacudiendo la cabeza, Kristina desechó ese pensamiento. En ciudad Y, nadie se había atrevido a meterse con Carlos, excepto Debbie.

Karen le preguntó con cautela: "Jefa, el Sr. Huo es muy guapo. Simplemente no entiendo por qué no te sientes atraída por él". Luego inclinó la cabeza de forma curiosa y preguntó: "¿Por qué se odian tanto?".

Debbie vaciló en sonreir. La primera vez que lo vio, se sintió atraída por su apariencia. No había duda de que el hombre era guapo. Pero luego, cada vez que se veían, le gustaba menos. La razón era que cada vez que se encontraban, él lograba irritarla con su sarcasmo nada más abrir la boca. Además, ¿por qué hizo tanto alboroto por un beso? Cuando se trataba de besar, ¿no debería ser la mujer quien salía perdiendo? Ella pensó que como hombre, él no debería ser de mente cerrada. Por otro lado, él pensó que como mujer, ella debería ser más refinada y menos audaz.

En cierto modo, parecía que habían empezado de manera equivocada. Sin embargo, ambos eran muy tercos para admitir sus defectos.

"No entiendo", se quejó Debbie. "¿Por qué está en todas partes? ¿Por qué aparece en la ceremonia de premiación de un maratón?". Luego puso los ojos en blanco. "¿Acaso no tiene que trabajar en alguna parte? ¿No es algún CEO de un grupo multinacional? ¿No debería atender cosas relacionadas con la compañía? ¿Por qué pierde el tiempo en todos lados?". Después de sus peroratas, Debbie cruzó los brazos con furia y no miró nada en particular.

"Debbie, el Grupo ZL es el patrocinador más grande de esta maratón", le dijo Karen. "Patrocinaron la ropa, las zapatillas y los premios. Como jefe de Grupo ZL, es natural que el Sr. Huo esté invitado a la ceremonia".

"Además, Grupo ZL está interesado en el sector del deporte. Han patrocinado muchos encuentros deportivos", añadió Kristina. "No es de extrañar ver a Grupo ZL en un evento de maratón". A pesar de que Debbie les creía, todavía le sorprendía que supieran tanto.

Ambas chicas a menudo estaban al tanto de las noticias sobre Carlos. De hecho, la mayoría de las chicas lo estaban. Después de todo, era el soltero más rico de la Ciudad Y. Solo Debbie era rechazada por él en este momento, y dada la situación, no dejaba de ser irónico.

En la ceremonia de premiación, Debbie se ubicó con tranquilidad en la plataforma del tercer lugar. Cuando la multitud comenzó a gritar, miró a su alrededor y vio a Carlos.

Con un traje y unos zapatos de cuero negros completamente nuevos, el hombre subió al escenario de forma elegante.

El sol de otoño bañó todo con un tono dorado. A la luz del sol, con su distinguida aura y elegante comportamiento, se veía más atractivo de lo habitual. Todas y cada una de las mujeres que estaban fuera del escenario seguían gritando de emoción. Para su disgusto, ni siquiera ella podía apartar los ojos de él.

Si las cosas hubieran sido así desde el principio, si no hubieran discutido, ella habría pensado que él era un hombre perfecto, alguien atractivo, inaccesible e influyente. No era de extrañar que tantas mujeres estuvieran locas por él.

Cuando se acercó, los ojos de la presentadora brillaban con entusiasmo. "Ahora, demos la bienvenida al Sr. Huo", anunció, su voz temblaba de emoción al estar cerca de él, "ya que tenemos la suerte de que esté con nosotros. Ahora otorgará la medalla de oro al primer puesto".

Una por una, el hombre entregó las medallas. Cuando le tocaba a la medallista de bronce, Carlos avanzó hacia Debbie, acompañado por la presentadora. Su rostro estaba despreocupado como si nunca antes la hubiera visto. Cuando él se paró frente a ella, Debbie levantó la cabeza. Teniendo en cuenta que todos los miraban, una sonrisa se dibujó en los labios de Debbie, pero sus ojos no mostraban alegría.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top