ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 13 Un director amigable

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 11607

Actualizado: 2019-06-15 00:02


Ese día se presentaba como todo un reto para el director de la universidad, quien no dejaba de dar golpecitos en el escritorio con los dedos mientras permanecía sumido en sus pensamientos. Sin embargo, no solo la mente de Curtis era la que estaba bombardeada con preguntas. Los estudiantes también tenían preguntas que necesitaban respuesta, como por ejemplo, cómo se conocían Debbie y el director, y si tenían una relación muy estrecha.

Corrían los rumores de que la chica tenía unos orígenes más fuertes que su personalidad, que ya era decir. Tan fuertes que la familia Lu haría lo que fuera para encubrir los errores de la estudiante.

"¿Es la reputación de esta chica tan fuerte que ni siquiera el Sr. Lu se atreve a ofenderla?". Los alumnos seguían contemplando.

La oficina del director se estaba llenando de sospechas.

Fue entonces cuando el director finalmente llegó a un veredicto. Curtis se levantó de donde estaba sentado y tomó un aviso de crítica antes de emitir una declaración oficial. "He revisado y verificado la cinta de vigilancia del incidente en el aula. También vi con mis propios ojos que Benton Shao y Erick Zhang iniciaron la pelea. Ahora se imprimirá un aviso de crítica en el periódico del campus para que se distribuya por toda la universidad. Por otro lado, Jeremías Han y los otros estudiantes involucrados tendrán que correr diez vueltas alrededor de la pista de carreras como una forma de castigo. Consideradlo como una consecuencia de vuestros comportamientos infantiles. En cuanto a ti, Dixon Shu, aunque no participaste en la pelea, estarás vigilando a tus compañeros de clase. Cuando hayáis terminado de cumplir el castigo en el campo, venid a informarme".

Después de dar todas sus órdenes de golpe, el director guardó silencio.

Justo cuando Curtis pensaba que había sido muy claro, Benton no pudo evitar quejarse, "¡Señor Lu, no es justo! Mire mi cara, está toda magullada e hinchada. Todo este problema es por Debbie Nian. ¿No va a castigarla?". El muchacho señaló a Debbie, quien no se movió ni un centímetro.

El chico terco no podía creer que el director no tuviera la intención de castigar a la chica que le había propinado una paliza. Si no fuera por la influyente familia de Curtis, él se hubiera puesto como un basilísco, y habría tirado la mesa que estaba justo frente a él solo para demostrar lo furioso que estaba.

Debbie estaba tan perpleja como el chico al que había golpeado. Ella cuestionó el juicio de su director, sospechando que tal vez Curtis sabía lo de ella.

Sin aguantar más del caos de sus estudiantes, Curtis lanzó una mirada de enojo a Benton y dijo abiertamente: "Salid de mi oficina. Debbie Nian se queda."

Aunque la voz del director sonaba calmada y se mostraba tranquilo, el chico y sus seguidores no se atrevieron a desobedecer.

Hicieron lo que el hombre dijo sin rechistar y se fueron, pero Jeremías y sus amigos no lo hicieron.

No querían dejar a Debbie sola con el hombre. Los amigos de la chica estaban preocupados de que el director le culpara de toda esta situación. Pensando en la seguridad de Debbie, Jeremías la empujó detrás de él, se enfrentó al hombre que estaba detrás del escritorio y la defendió, "Señor Lu, Debbie no quería provocar conflictos en primer lugar. Yo fui quien le pidió que peleara. Por favor, no la castigue. Déjeme asumir las consecuencias de mi propio desastre".

Curtis sonrió, impresionado por la capacidad de asumir toda la responsabilidad del estudiante que se encontraba frente a él. "He oído que ustedes son buenos amigos", señaló el director, "y evidentemente parece cierto".

Jeremías asintió con orgullo y dijo: "Por supuesto. Somos los mejores amigos y haré cualquier cosa por ella, incluso asumir toda la responsabilidad".

El chico que protegía a Debbie era su amigo desde hacía mucho tiempo. Desde que se conocieron hacía más de un par de años, le era imposible separarse de ella.

Sin embargo, el director siempre estuvo al tanto de las cosas: hizo su tarea y había investigado exhaustivamente los antecedentes familiares de Debbie, sin excluir a sus amigos y cómo vivían sus vidas. Después de todo, él no iba a dejar de investigar incluso a sus amigos, ya que el conocerlos le podía decir mucho sobre la misteriosa y feroz muchacha.

"No te preocupes. No la castigaré. Solo necesito hacerle algunas preguntas. Por favor, dejádnos a solas," dijo el director pacientemente.

Jeremías, al no tener más remedio que confiar en quien estaba en una posición más alta que él, decidió obedecer a Curtis. Examinó cuidadosamente a ambos mientras se iba con sus amigos. La verdad era que, incluso él se preguntaba cuándo Debbie y Curtis se habían vuelto tan cercanos, ya que su amiga nunca se lo había mencionado.

No se imaginaban que, de hecho, la chica no conocía realmente al hombre que se sentaba con los altos cargos de la universidad. Todo lo que ella sabía era que el director conocía a Carlos.

Una vez que ambos se quedaron solos en la habitación, la intrépida estudiante decidió tomar la iniciativa. "¿Vas a decirme que le contaste a Carlos... eso... lo que dije en el bosque...?".

Debbie no se imaginaba otra razón por la que Curtis le podía pedir que se quedara.

Curtis ignoró su pregunta y soltó el papel que tenía en la mano. Luego, hizo un gesto hacia la silla que tenía delante y le ofreció a Debbie que se sentara.

No tenía más remedio que sucumbir al ofrecimiento de su director. Tomó asiento como se le pidió, y se sorprendió al ver que alguien con autoridad le estaba sirviendo un vaso de agua fría.

La chica inmediatamente se tensó, tomó el vaso y lo puso sobre la mesa antes de decidir decir algo para romper el hielo. "Señor Lu, ¿podría decirme qué planea hacer? Está empezando a asustarme con toda esta formalidad".

Debbie se había metido en muchos problemas antes y, cuando se le pedía que viera al decano, los maestros siempre le lanzaban miradas juzgándola.

Le pareció extraño que el director no se comportara y le hiciera sentirse como lo habían hecho sus antiguos educadores. De hecho, no estaba acostumbrada a cómo la estaba tratando Curtis.

Él la miró y le sonrió amigablemente. "Sí, escuché lo que dijiste en el bosque, pero no le dije a Carlos nada sobre eso. Y hablando de otra cosa, ya le pidió a su secretaria que investigue quién mostró el vídeo durante el evento de lanzamiento".

'¿Qué vídeo?', pensó Debbie. '¿De qué está hablando este hombre? ¿Qué evento de lanzamiento?', Debbie estaba confundida.

Curtis limitó sus palabras y le pidió que revisara los titulares de las noticias. Le pidió que se quedara por más de una razón. Tenía más cosas que cumplir con la chica. Finalmente se aclaró la garganta y comenzó: "Carlos me pidió que te echara de las instalaciones de la universidad. ¿Lo conoces? ¿Alguna vez lo has ofendido?".

El que estaba supervisando la universidad tenía más cosas que supervisar, después de todo. Siendo tan agudo como era él, el hombre recordó que en ese momento en particular estaba viendo el evento de lanzamiento en vivo que tuvo lugar varios minutos antes del accidente. Fue entonces cuando recibió la llamada de Carlos.

Las circunstancias daban a entender que Carlos conocía a Debbie mucho antes del evento.

"Solo lo he visto un par de veces antes, pero sobre todo en encuentros desagradables...", respondió la chica confiando, de alguna manera, en la autoridad del director de su universidad. Ella respondió honestamente a pesar de las dudas que tenía.

Al escuchar lo que tenía que decir, Curtis finalmente se dio cuenta de por qué Carlos estaba tan enfadado con ella. Sabía que ella no era la que mejor se comportaba, lo que podría haber causado muchos problemas a Carlos.

Finalmente, el director miró a la estudiante a los ojos. Con preocupación genuina, le dijo: "No te preocupes. Ahora puedes volver a tus clases. En cuanto a la petición de Carlos, déjame ocuparme de ello. No necesitas molestarte por eso. Si te encuentras con Carlos otra vez, recuerda que es mejor mantenerse alejada. Si tienes sentimientos por él, debes ser fuerte y olvidarte de ellos. Es peligroso y no es el tipo de hombre con el que deberías involucrarte, mucho menos provocarlo. ¿Entiendes lo que te digo?".

Debbie miró al hombre que tenía delante con la boca abierta por el asombro, y se preguntó cuánto tiempo la conocía y por qué era tan amable con ella. En ese momento pensó: 'Causé una pelea, pero en lugar de castigarme, me cuida y me protege de ese matón de Carlos'.

La feroz muchacha comenzó a sentirse un poco mejor, sabiendo que el director se preocupaba por ella como si fuera su padre. Comenzó a sentirse como si la estuviera tratando como a su propia hija, y aunque no podía entender de dónde venía su preocupación por ella, lo apreciaba.

Debbie volvió a la clase como se le ordenó, e inmediatamente buscó en su teléfono las noticias de último momento que Curtis le había dicho que revisara. Fue entonces cuando se dio cuenta de lo que había sucedido.

La persona detrás del conflicto era su prima, Olivia Mu. Cuando Debbie se enteró de la traición de su pariente, se juró a sí misma que la próxima vez que su prima la provocara de nuevo, no lo dejaría pasar.

Mientras tanto, en la sede del Grupo ZL, dentro de la oficina del CEO, Carlos estaba apagando en el cenicero un cigarrillo que se acababa de fumar para firmar un documento. Sin prestar atención a nada más, mantuvo la cabeza baja y preguntó: "¿Has descubierto quién estaba detrás de todo esto?".

Tristán, que no tenía más opción que ser honesto, respondió: "Llamó el sub-gerente general. Un hacker se infiltró en su memoria flash USB cuando la conectó a un dispositivo. El pirata informático era sigiloso y lo suficientemente rápido como para deslizar el video en los archivos, pero aún no tenemos pistas sobre quién podría ser el hacker".

"¿Hacker?", Carlos se burló. '¡Debe ser esa chica otra vez!', Pensó mientras se sentía furioso, lo que hizo que apareciera en su rostro una mueca a manera de sonrisa.

Frustrado, Carlos tiró su pluma y exigió impacientemente que lo dejaran solo.

"Por supuesto, señor Huo," dijo Tristan. "Pero antes de irme, me gustaría recordarle que la fiesta de aniversario del Lu Group se celebrará mañana por la noche. ¿Podría...?".

Antes de que el asistente pudiera terminar su oración, Carlos interrumpió y dijo: "Iré."

"¿Quién será su acompañante?", preguntó el asistente.

Lo último que Carlos quería era preocuparse por problemas tan triviales; no le importaban los detalles y odiaba tener que dudar antes de poder resolverlos. Las mujeres era una de esas cosas que nunca podría entender. Sin embargo, sabía que tenía que decir algo. "¿Qué tal esa mujer llamada... cómo era... Olivia Mi?", El CEO dijo con incertidumbre.

"Es Olga Mi", corrigió Tristan.

"Está bien, ella". El hombre, frío como la piedra, asintió con indiferencia.

"Entendido. Entonces le dejo". El asistente se despidió.

Una vez solo, el hombre notó que su teléfono estaba sonando. Acababa de recibir un mensaje de texto. El texto parecía ser de un número privado, no identificado. Carlos tomó su teléfono, lo abrió y encontró un correo misterioso que decía: "Hola, Sr. Huo Puede que no me recuerde, pero yo sí me acuerdo de usted. Soy su esposa legal. Le estaré muy agradecida si pudiera tomarse un tiempo fuera de su apretada agenda para firmar los documentos de divorcio que yo misma he presentado. ¡Muchas gracias!".

Después de un breve momento de consideración, Carlos se burló y respondió: "Lo discutiré con usted cara a cara mañana".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir