ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 21 Carlos coqueteando con Debbie

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 11321

Actualizado: 2019-06-20 00:17


Debbie se apartó del hombre rápidamente. Cuando quiso girarse para ver quién era, él se puso a sus espaldas una vez más. Esto empezaba a hartarla, pero el juego del hombre recién había comenzado.

La misma escena se repitió unas cuantas veces más y, finalmente, Debbie no fue capaz de contener su ira y gritó: "¿Estás aquí para pelear o simplemente viniste a burlarte de mí? ¡Compórtate como un hombre y enfréntame, cara a cara!".

El hombre, que se estaba divirtiendo, no pudo evitar resoplar y, al escucharlo, la conmoción de Debbie fue tal que sintió cómo la piel de sus brazos se erizaba. '¡Oh no! ¡Carlos Huo otra vez!', pensó y se lamentó.

Justo en el momento en que bajó la guardia, una silueta familiar se movió desde atrás para colocarse frente a ella. Dentro de su ser, deseaba que sus sospechas fueran equivocadas.

La arrogancia que emanaba de su rostro era como un aguijón que se incrustaba en Debbie. A pesar de saber que no tenía posibilidades de ganarle en Kung Fu, aún así apretó los puños y lo retó: "¡Pelea conmigo o lárgate!". Pero eso solo le provocó un ataque de risa al hombre. "¡Deja de reírte como un idiota!", exigió.

Al escuchar esto, Carlos metió las manos en sus bolsillos y preguntó con indiferencia: "¿Pelear contigo? No tienes la fuerza suficiente para enfrentarme".

Debbie, que para su fortuna era muy ingenua, se dio cuenta de que intentaba provocarla. Sin decir otra palabra, intentó golpearlo directo en la cara.

Carlos esquivó el puñetazo sin esfuerzo alguno y continuó: "¡Ay no! ¡Eres muy agresiva! Si te comportas así, ningún hombre querrá ser tu novio".

Pero ella ya no estaba poniendo atención a sus palabras. Debbie trató de golpearlo por todos los medios posibles, pero sus esfuerzos fueron en vano. "¿Y qué? ¡Eso no es de tu incumbencia!", gritó, llena de locura. "¡Aunque fueras el último hombre en el mundo, nunca estaría contigo!", respondió bruscamente.

"¿De verdad?", preguntó él, divirtiéndose con sus palabras. Sus ojos se oscurecían mientras sopesaba lo que acababa de decir. "Ya veo...", dijo el hombre, asintiendo levemente. "Así que quieres que estemos juntos". Mientras decía esto, su rostro dibujaba una sonrisa insinuante que la hizo sonrojar al instante.

'¡No solo es un bastardo, sino que también es un mujeriego!

¡Agh! ¡Cómo desearía poder darle una paliza!', pensó mientras lo miraba.

Justo cuando se preparaba para lanzar otro ataque hacia Carlos, el teléfono en el bolsillo del hombre comenzó a sonar. Probablemente era Emmett intentando localizarlo. Carlos decidió ignorar la llamada, y mientras tomaba su puño con la palma de su mano, la presionó contra la pared. Con una sonrisa sugestiva en su rostro, se inclinó hacia ella.

Usó de sus manos para colgar llamada y con la otra continuaba sujetando la muñeca de la chica por encima de su cabeza. Mientras aún estaba atrapada contra su voluntad, él puso su rodilla derecha entre sus piernas y con su torso la presionaba contra el muro. Sin importar lo que hiciera Debbie, no conseguía moverse en absoluto.

Luego, él agachó la cabeza, y ahora sus rostros estaban a solo unos centímetros. La dama cuyo corazón apenas podía latir, podía sentir su respiración pesada. Esto le desencadenó una sensación de cosquilleo en su interior el cual apenas podía percibir. Cuando finalmente pudo liberar una de sus manos, su instinto la obligó a mitigar dicha sensación rascándose el cuello, pero de inmediato él volvió a agarrar sus manos y las puso por encima de su cabeza.

Sin importar lo mucho que luchara, no podía competir contra la fortaleza de aquel hombre. Con el tiempo, se quedó sin palabras.

"Justo ahora tengo un asunto pendiente contigo", dijo, entrecerrando los ojos. "La última vez que estuvimos tan cerca, me golpeaste en la entrepierna. ¿Y si esa artimaña tuya me volviera impotente? Sin posibilidades de tener alguna erección en absoluto". Después hizo una pausa antes de continuar, "Tendrás que hacerte responsable por tus actos".

Para fortuna de ella, Emmett llegó justo a tiempo para escuchar y escandalizarse por lo que dijo su jefe. El cliente con el que se suponía que Carlos se debía encontrar esa noche se estaba impacientando en el club. Emmett trató de llamarlo un par de veces, pero él no respondió. Así que su asistente comenzó a preocuparse de inmediato y salió del club para buscar a su jefe.

Buscó a Carlos durante mucho tiempo en las calles cercanas, pensando que tal vez no podía encontrar el lugar, pero entonces, recordó a Debbie. Aunque había pocas posibilidades, decidió regresar a donde la habían encontrado con la esperanza de hallar a su jefe.

Para su sorpresa, los dos estaban juntos... coqueteando. Al verlos desde la distancia, sintió que estaba soñando. 'Guau', pensó Emmet en su interior, 'No esperaba que fuera tan atrevido con Debbie.

Y pensar que no tiene idea de que ella es realmente su esposa. ¡Es asombroso que de verdad pueda sentir algo por ella! Independientemente de si es la Sra. Huo o no, parece que el destino quiere que estén juntos'.

Para disgusto de Debbie, se había sonrojado de vergüenza. De hecho, para ser honesta consigo misma, nadie le había coqueteado en el pasado. Carlos era el primero, y ahora ella se había quedado sin palabras.

Pensaba que aquel hombre era un mujeriego en toda la extensión de la palabra, y de alguna manera eso la molestaba. Respiró hondo, y lo amenazó, "¡Suéltame, de lo contrario, gritaré pidiendo ayuda!".

"Haz lo que quieras...", respondió Carlos con indiferencia. Justo cuando Debbie estaba a punto de gritar a todo pulmón, vio a Emmett, que ya estaba cerca de ellos.

'¡Por fin, alguien que

puede salvarme de este infierno!', pensó la muchacha con alegría y luego lo llamó, "¡Emmett, ven aquí y ayúdame! ¡Parece que tu jefe está en celo!".

Alarmado, Emmett no sabía cómo reaccionar cuando de repente se vio arrastrado en este desastre. Entonces hizo lo primero que le vino a la mente y salió corriendo, gritando: "¡No vi nada!". Lo último que quería hacer era llevarle la contraria a su jefe. Por esta razón no podía desobedecer sus órdenes y acudir en ayuda de Debbie ratos antes cuando estaba peleando con los hombres, y seguía siendo la misma razón por la que no tenía el coraje de enfrentar a Carlos aún cuando era Debbie quien le pedía ayuda.

Además, esto era un asunto familiar. Siendo una persona ajena, no creía que fuera su deber interferir.

'Señora Huo, ¡lamento que tenga que cuidarse usted sola!', pensó Emmett con remordimiento, y luego huyó.

"¡Oye, Emmett!", Debbie le gritó al hombre, pero él rápidamente desapareció de su vista. Incluso estando cerca de un baño público, parecía que no había nadie alrededor. Eso solo significaba que ninguna persona podría venir a salvarla.

Maldiciendo en voz baja, Debbie terminó por mirar abrumadoramente a los ojos del hombre.

'¡Maldición! ¿Qué más puedo hacer? Supongo que por ahora... debería admitir mi derrota', pensó. Así que hizo todo lo posible para contener su ira y mostrar una sonrisa falsa. "Señor Huo, un hombre tan generoso como usted seguro que podría perdonarme, ¿no es así?", dijo Debbie con voz coqueta. "Después de todo, solo soy una pobre chica débil".

Con el ceño fruncido y una sonrisa sarcástica, Carlos la miró de pies a cabeza y respondió: "¿Tú? ¿Una pobre chica débil?". Y se echó a reír de forma burlona. "¿Crees que soy tonto?".

'Por su apariencia, ella apenas podía ser considerada como una chica', pensó Carlos, con los ojos fijos en su cuerpo. '¡Ni siquiera tiene un busto grande! En cuanto a su trasero... tampoco está tan atractivo'. Sin embargo, a pesar de sus observaciones, Carlos tenía una sonrisa malvada y se le ocurrió una idea espontánea.

Liberó uno de sus brazos y deslizó su mano detrás de ella para pellizcarle el trasero. Debbie no dijo nada, se quedó pasmada ante tal audacia. ¿Qué acababa de pasar? Después de lo que pareció una eternidad, la joven finalmente concentró sus pensamientos. '¡Carlos Huo!', Debbie gritó en su mente.

'¡Cómo te atreves a aprovecharte de mí! Juro que... ¡Te mataré!'. Incluso después de usar toda su fuerza, y aún después de que se incrementara por su ira, Debbie se sintió decepcionada al verse incapaz de librarse de sus agarres. Sintiéndose frustrada, dijo con los dientes apretados, "¡idiota!".

La sonrisa en el rostro del hombre desapareció lentamente y curvó sus labios mientras la soltaba. Luego de acomodarse el traje, volvió a poner su característica cara sin emociones. "¡De ahora en adelante quiero que te alejes de mí!", exigió con frialdad, y se dio la vuelta.

'Soy un hombre casado, no debería haber coqueteado con otra chica', pensó con severidad, mientras se limpiaba la boca como si estuviera disgustado consigo mismo.

Cuando Debbie, que no podía disimular su enojo, finalmente se encontró con Kristina, esta última ya había cantado varias canciones. Solo unas cuantas personas se habían detenido para escucharla, y la mayoría de los transeúntes simplemente preferían alejarse. Era algo difícil, tratando de llamar la atención de la gente. Pero cantar era la pasión de Kristina y haría cualquier cosa para ganar una audiencia leal.

Dejó escapar un suspiro de alivio cuando vio que Debbie regresaba después de desaparecer durante casi media hora; estaba agradecida por su compañia.

Cuando la canción terminó, solo una persona arrojó 5 dólares en la caja frente a ellas. Las dos señoritas se miraron insatisfechas.

De hecho, Kristina era muy buena cantando. Después de todo, la razón por la que Debbie y ella se hicieran tan amigas fue que a ambas les encantaba cantar.

A pesar de que su voz era mejor, Debbie nunca había asistido a clases de canto Como resultado de su falta de práctica, no era tan hábil para cantar como quisiera.

Debbie dejó escapar un gran suspiro de alivio. Era hora de enfocarse y olvidar a su molesto esposo. Tomó la guitarra y comenzó a cantar, "Me estaba quebrantando. La carga sobre mis hombros era un peso que llevaba conmigo todos los días...".

En el Club Privado Orquídea, un camarero abrió la puerta de una cabina privada para Carlos.

Justo detrás de él, Emmett lo estaba siguiendo. El pobre hombre sudaba con nerviosismo. Ya estaban retrasados para su cita, y no tenían una buena excusa para ello.

El cliente ya estaba bastante molesto cuando ya tenían diez minutos de retraso de la hora acordada para su reunión. Sin embargo, al ver que Carlos llegaba, inmediatamente puso una sonrisa halagadora y saludó: "Sr. Huo, finalmente está aquí".

El hombre se acercó para saludar a Carlos, pero este último simplemente le lanzó una mirada fría, pasó junto a él y se sentó en el sofá. Cuando el hombre vio la infame arrogancia de Carlos, su rostro se volvió amargo pero no dijo nada para mostrar lo que verdaderamente sentía.

Se acercó a Carlos y le dijo: "Sr. Huo, permítame servirle una copa de vino".

Antes de que pudiera hacer cualquier movimiento, Emmett extendió la mano para sostener la botella y dijo: "Lo siento, Sr. Li El Señor Huo tiene algunos problemas digestivos y no puede beber alcohol".

El rostro del hombre estaba lleno de vergüenza. Fue Carlos quien tomó la iniciativa para que pudieran colaborar juntos, pero, ¿por qué estaba actuando de forma tan arrogante como si fuera el que mandaba?

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir