ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 25 Parece, pero no es un chico

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 10249

Actualizado: 2019-06-22 21:21


Siempre que se aproximaba una fiesta o un evento, Dixon se encargaba del recuento de las personas que iban a participar. Después de todo, era muy meticuloso, y este era un trabajo para un perfeccionista.

Era por esto que al mencionarse el cumpleaños de Kristina, él ya había preguntado quién iba a venir a la celebración. Debbie, que era una de las amigas de Kristina, se sentó derecha como si fuera a anunciar algo. "Kristina, cumples veinte años, ¿verdad?". Hizo la pregunta asegurándose de no estar equivocada, aunque sabía que no podía estarlo. Ella conocía a la cumpleañera mejor que nadie.

Kristina tomó el brazo de Debbie y colocó delicadamente su mejilla sobre su hombro. "Sí, así es. No puedo esperar a celebrar mi cumpleaños. ¡Será a lo grande!", exclamó con entusiasmo.

Fue una suerte que la noche anterior no ocurriera nada que hubiera podido lastimar a Debbie. De lo contrario ella no le habría importado su cumpleaños y no mostraría interés en celebrarlo.

Sin embargo, esto no quería decir que no sospechara de que algo malo podría haber ocurrido la noche anterior. Se preguntaba cómo había logrado Debbie escapar de la ira de Carlos. Pero, ella sabía que era mejor dejarlo de lado y preguntarle a su amiga más tarde, en privado.

Kristina y Debbie estaban teniendo su propia mini celebración, mientras se tomaban de las manos con entusiasmo cuando Karen, quien se miró en el espejo para arreglarse el cabello, puso los ojos en blanco y soltó una risita: "Debes alejarte de esa machorra, Kristina. Haces que parezca tu novio. Solo de pensarlo se me pone la piel de gallina".

Kristina, que realmente amaba la amistad que tenía con Debbie, le lanzó a Karen una mirada desafiante y le respondió: "Hablas como si no la hubieras molestado como yo". Se acarició el pelo largo y rizado y pensó: 'Debería teñirme el pelo como el de Debbie. Los colores se ven muy bien en ella. Estoy segura de que se verían más vivos al sol'. Luego comparó su cabello con el de su amiga.

Debbie puso su brazo alrededor de los hombros de su amiga como lo haría un chico, y salió en su defensa: "Señoritas, por favor, no se peleen por mí. Hay más por hacer. ¿Cuál es nuestra próxima clase? Vamos".

"No estás hablando en serio, ¿verdad? No hay más clases. Necesitamos almorzar", le recordó Karen en tono muy sarcástico. Con resignación, metió el espejo y sus libros dentro del bolso y se dirigió a la cafetería.

Debbie miró la hora y se dió cuenta que Karen tenía razón. Era casi al mediodía. "Está bien", dijo ella, "vamos a comer entonces". De modo que tomó el bolso y se levantó de su asiento. Empezó a andar y los demás la siguieron.

El grupo salía del aula cuando un chico que estaba sentado en la primera fila levantó la cabeza. El chico cuyo nombre era Gregory Song, observó intensamente con los ojos llenos de afecto cómo Debbie se marchaba.

En ese momento, lo que Gregory deseaba era asistir a la fiesta con Debbie.

Entonces otro chico se le acercó y le preguntó, "¿No vas a almorzar?", dijo con curiosidad.

Gregory Song inmediatamente dejó de observar al grupo y empacó sus cosas al tiempo que respondía: "Sí, voy contigo". Él sonrió y se fue del aula con su amigo.

El día pasó, y llegó la hora de la fiesta de cumpleaños de Kristina. Debbie y Karen fueron al centro comercial e hicieron algunas compras. Después de comprar algunos regalos para su querida amiga, fueron al club que Kristina había reservado para la fiesta.

Había más de una docena de estudiantes en la sala privada. Algunos que Debbie ni siquiera conocía.

Pero, poco después de conversar con cada uno de ellos, todos llegaron a conocerse un poco y decidieron jugar a Verdad o Reto.

"¡Quienquiera que pierda esta ronda debe besar a alguien del sexo opuesto por un minuto!", dijo Karen. Los muchachos, que estaban rodeados de hermosas chicas, celebraron el anuncio.

Sin embargo, las chicas se sonrojaron con timidez ya que algunas de ellas nunca habían besado a un chico antes.

Aceptaron a regañadientes, con un toque de entusiasmo por las nuevas experiencias. Desafortunadamente, Kristina fue quien perdió. "¡Ya no juego!", la cumpleañera gritó y corrió hacia la puerta, tratando de escapar de la situación en la que se encontraba.

Pero, antes de que pudiera salir, algunos estudiantes ya estaban bloqueando la puerta. "Buen intento, cumpleañera, ¡pero ahora debes elegir a un chico para besar!", dijo Karen.

Con la cara como un tomate, Kristina miró a su alrededor y luego señaló una esquina.

Todos desviaron la mirada hacia donde señalaba la cumpleañera y se echaron a reír cuando se dieron cuenta que Kristina había elegido a Debbie.

"¿En serio? Kristina Lin, siempre me llamas machorra, ¡pero las dos sabemos que no soy un chico de verdad! Así que no vale", exclamó Debbie, riéndose del asunto ella misma. Ya estaba un poco mareada por el alcohol que había bebido y sus mejillas brillaban de emoción. Se veía bastante atractiva en ese momento.

La cumpleañera zapateó como un niño malcriado y se abalanzó sobre su amiga gritando: "Debbie, cariño, ¿por qué no cedes?".

Debbie chilló y es

quivó el beso de Kristina. "Oye, ¡eso no cuenta!", Dixon se quejó mientras alejaba a Kristina de Debbie.

Al volverse hacia él, Kristina tuvo de repente una idea. "Ya que dices que no cuenta, entonces, ¿por qué no me besas tú?". Antes de que pudiera reaccionar, Kristina tiró de él y lo besó en los labios. Sus ojos se agrandaron en shock.

"¡Guau!", los estudiantes aplaudieron. Comenzaron a silbar, no se esperaban que la chica fuera tan espontánea y valiente.

El beso fue lo más divertido de la fiesta. En el momento en que las dos personas se besaron, fue como si hubiera pasado un año antes de que Kristina dejara a Dixon, como si no hubiera ocurrido nada inusual.

Ambos se limpiaron los labios con el rostro enrojecido, ya que de repente pudieron sentir cómo se desarrollaba la química entre ellos.

"¿Cómo lo sentiste? ¿Fueron sus labios suaves y dulces?", preguntó Debbie y le sonrió con burla.

Dixon miró a Karen, quien había propuesto el juego, y dijo en voz baja: "¡Este fue mi primer beso!".

Kristina puso los ojos en blanco ante el comentario del perfeccionista y replicó: "¡También fue mi primer beso!". Intentó no perder la calma.

Cuando Debbie se dio cuenta de que los dos todavía se estaban sonrojando, sugirió: "Ya que se dieron sus primeros besos, ¿por qué no intentan salir a partir de hoy? No se pierde nada por intentarlo".

La multitud comenzó a hacer eco de su idea. Incluso Jeremías soltó un fuerte silbido y gritó: "¡Sé un hombre y hazlo! ¡Haz Kristina tu novia, cobarde!".

"¡Sí, Dixon!", la multitud le secundó. "¡Venga!", gritaron, instándolo a seguir adelante.

Todos estaban emocionados de ver lo que sucedería.

La chica del cumpleaños cubrió sus mejillas sonrojadas y se recostó en su asiento. "¡No se burlen de nosotros, chicos! Es mi cumpleaños, ¡así que todos deberían hacerme caso!".

Karen sacudió la cabeza y dijo: "Sí, es verdad, ¡tienes razón! ¡Decirle sí a Dixon es una gran idea! Además, ¿no es esto algo que podríamos llamar 'dos eventos felices, uno tras otro'?". Era la tradición burlarse del cumpleañero. Todos podían recordar claramente que la última vez se habían burlado de Debbie.

La gente se echó a reír por lo que dijo Karen.

Pasaron una noche agradable y divertida. Todos se lo pasaron genial. Cuando la fiesta llegó a su fin, Debbie estaba completamente borracha ya que se había bebido las botellas de alcohol una tras otra. Nunca había bebido tanto en su vida.

Se levantó del sofá e inmediatamente se tambaleó. Afortunadamente pudo evitar caerse y uno de sus compañeros la ayudó a levantarse.

Debbie no era la única que estaba borracha. Casi todos lo estaban. Jeremías agitó la cabeza y se mareó aún más. "¿Quién está sobrio todavía? Por favor", pidió con voz borracha, "Lleva a Debbie a su casa".

Un chico en la esquina se puso de pie con las mejillas enrojecidas y se ofreció de inmediato. No estaba borracho, solo era tímido. Por fin tenía la oportunidad de estar a solas con la chica de sus sueños.

"Yo no he bebido demasiado, así que la llevaré de vuelta", dijo Gregory. Luego puso su vaso sobre la mesa y se dirigió hacia la chica.

Jeremías se sorprendió un poco y le llamó la atención de que fuera Gregory Song quien tomara la iniciativa, pero inmediatamente descartó su sospecha y le dijo: "Ella vive en East City Villa". Entre todos sus compañeros de clase, Debbie solo tenía cuatro amigos que sabían su dirección: Jeremías, Karen, Kristina y Dixon.

Al enterarse de que ella vivía en East City Villa, Gregory se detuvo. Sintió cómo muchas emociones le iban inundando desde dentro.

El lugar donde vivía Debbie era una villa donde solo residían las personas más ricas y poderosas de la Ciudad Y.

Había empezado a preguntarse por qué la chica de sus sueños vivía en un lugar tan lujoso. '¿De qué familia vendrá?', pensó para sus adentros.

Finalmente, levantó a Debbie y se dirigió a la puerta. Llamó a un taxi y colocó a la chica con cuidado antes de meterse.

'¡Qué chica tan tonta! ¡Cómo puede estar tan borracha! ¿Y si alguien quisiera aprovecharse de su estado?', el chico pensó.

Él la miró fijamente mientras ella estaba recostada contra él con sus mejillas coloreadas de rojo carmesí. Era como si ella se hubiera sonrojado. Su corazón dio un vuelco al verla tan hermosa.

Había sido su compañero de clase en la escuela secundaria durante tres años, pero nunca antes había hablado con ella. Era exactamente su tipo: su espíritu alegre y carácter tan lleno de vida habían hecho que se enamorara completamente de ella.

Después de haber tomado el examen de ingreso a la universidad, él pensó que ella seleccionaría el Colegio de Música, o el Instituto de Educación Física. Ya que la chica sobresalió en ambos campos. Era una persona con muchos dones, y no tenía idea de a cuántas personas podría atraer con esos atributos.

Gregory Song, sin embargo, no tenía estos talentos. Lo único que podía hacer por la chica que amaba era animarla junto con todos los demás cada vez que corría en carreras de larga distancia. De hecho, esa era su única idea de amarla: desde lejos, muy lejos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir