ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 29 Quemado

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9302

Actualizado: 2019-06-24 06:13


El corazón de Debbie parecía como si martillara por la ansiedad mientras tartamudeaba para explicarse a sí misma: "Eso no es cierto. Mi disculpa es totalmente sincera. Siento mucho haberte ofendido...". Desde que Carlos se había mudado de vuelta a la vila, ya no era el hombre malvado y mujeriego que solía ser; era un hombre cambiado. Actuaba como un adulto responsable y prestaba toda su atención a las necesidades diarias de Debbie. Ella debía recordar todo el tiempo que tenía que dejar de ser tan testaruda con él. Tal vez si hacía un mayor esfuerzo por llevarse bien con él, la dejaría tranquila.

Carlos la interrumpió con impaciencia. "Es suficiente, ahora vete. Tienes prohibido regresar a la cocina en toda tu vida". Cuando terminó de hablar, sacó un pañuelo de su bolsillo y se limpió la boca con gracia.

'¿Pero por qué?', se preguntó Debbie. A estas alturas, ya sabía que no debía hacerlo enojar más. "Entiendo, lamento haber interrumpido tu trabajo". Ella suprimió su curiosidad y respondió como una buena chica. Después de tomar la lonchera, caminó hacia la puerta pero antes de salir de la oficina, miró hacia atrás y preguntó: "Um, Carlos, ¿podrías firmar los papeles del divorcio?".

"Así que de eso se trata todo esto". Tal como lo había previsto, ella tramaba algo. 'Sabía que no se convertiría en una chica amable y educada de la noche a la mañana', dijo con desdén en su interior.

Ahora que Carlos había adivinado sus verdaderas intenciones, Debbie no tuvo razón para seguir ocultando la verdad. "Sí, así es. Solo quiero el divorcio. ¿Por qué otra cosa haría todo esto?". En realidad, Debbie sentía una enorme gratitud hacia Carlos antes de que se pelearan. Después de todo, él la había apoyado económicamente durante tres años.

Sin embargo, sus recientes y desagradables encuentros le habían provocado una terrible impresión. Todo el agradecimiento que ella tenía por él había desaparecido.

"Te dije que le pidieras permiso a mi abuelo, si querías divorciarte. Firmaré los papeles cuando él esté de acuerdo".

La respuesta de Carlos enfureció tanto a Debbie que la hizo correr hacia su escritorio. Pero finalmente, apretó sus puños para evitar que su temperamento ardiera. "¿Cómo podría un paciente en coma dar su consentimiento para algo?", exclamó Debbie.

"Ese no es mi problema. ¡Ahora vete!", advirtió él, con una mirada severa en su rostro. Sin nada que decir, Debbie se dio la vuelta y salió de la habitación.

Carlos estaba lleno de sentimientos encontrados incluso después de que ella cerrara la puerta para marcharse El olor a quemado seguía esparciéndose en el aire y se deslizaba hacia su nariz, así que se levantó y abrió las ventanas para dejar salir el olor y esa sensación de inquietud. Con un cigarro en una mano, mandó llamar a Tristán. "Quiero un informe detallado sobre los antecedentes de Debbie Nian. No omitas ningún detalle", ordenó Carlos.

"¿Debbie Nian?". Tristán estaba desconcertado.

Carlos lo miró con frialdad antes de sacar el certificado de matrimonio del cajón y tirarlo sobre el escritorio.

Tristan lo recogió para observarlo más de cerca. En un instante, al ver las fotos y los nombres escritos a un lado, la expresión de asombro en su rostro se convirtió en un grito ahogado. 'Entonces, ¿la chica que el Sr. Huo estaba mirando en la televisión el día de la maratón y la chica que acaba de salir de aquí es la Sra. Huo?'.

Tristán se sintió sobrecargado por la curiosidad.

Después de salir de la oficina de Carlos, Debbie entró en el BMW que la esperaba frente al edificio. Se sentó en el asiento trasero, incapaz de pronunciar una palabra, parecía estar completamente abatida. Matías Wen, su chofer, que era un veterano de unos cincuenta años, le sonrió a través del espejo retrovisor. "Debbie, ¿el Sr. Huo comió la cena que le preparaste?".

Debbie negó con decepción e hizo a un lado la lonchera después de cerrar la puerta.

Matías trató de reconfortarla. "Es probable que ya haya cenado antes de que vinieras", dijo.

Pero Debbie no respondió. Entonces recordó cómo reaccionó Carlos después de probar su comida. Observaba la caja mientras se preguntaba reflexivamente qué fue lo que lo hizo reaccionar de esa manera. Segundos después, abrió la lonchera, tomó un poco de cerdo estofado y se lo colocó en la boca.

Sin embargo, casi inmediatamente escupió la comida en un pañuelo apenas tocó su lengua.

Matías casi no pudo evitar reírse cuando comprendió por qué Carlos no quiso su comida, mientras observaba lo que hacía la chica, que tenía la misma edad que su hija, en el asiento trasero.

'¡Dios mío! ¿Qué es esta cosa? ¿De verdad cociné

esto?'. Debbie no podía creer el mal sabor que tenía la comida.

Desanimada, miró la carne quemada en la lonchera y finalmente comprendió por qué Carlos había pensado que había ido a su oficina solo para molestarlo más.

Como si esto no fuera lo suficientemente malo, él podría haber pensado que estaba tratando de envenenarlo. Luego pensó en lo emocionada y nerviosa que había estado porque era la primera vez que cocinaba para alguien. Recordó el dolor que sintió cuando las gotas de aceite saltaban del sartén a sus manos. Ahora parecía que todo ese sufrimiento y esfuerzo no valieron la pena, peor aún, había sido una pérdida total de tiempo.

Ya eran más de las 10 de la noche.

Después de regresar a casa de su trabajo, Carlos, se frotó las sienes para aliviar un poco el estrés y para relajarse un poco. En la entrada, se puso sus zapatillas en medio de la oscuridad y subió las escaleras.

De repente, una voz tranquila se escuchó desde la cocina, "Carlos Huo", Sobresaltado, abrió los ojos de par en par del susto. Cuando notó de quién se trataba, Carlos frunció el ceño como si le acabaran de dar una mala noticia.

"Santo Dios, ¿qué estás haciendo aquí a esta hora? ¿Por qué no te has ido a dormir?", la reprendió. Debbie sintió la ira en su voz, pero no sabía por qué se había enojado. '¿Qué hice mal ahora? ¿Lo asusté?'.

Con esas ideas en mente, reprimió su sonrisa y puso una expresión de mal humor antes de salir de la cocina con un vaso en la mano. Debbie supuso que Carlos volvería pronto, así que había bajado para calentarle un vaso de leche. Por casualidad, él regresó justo cuando la leche estuvo lista.

"Carlos, esto es para ti". Le entregó el vaso de leche con una mirada llena de inocencia en su rostro.

Él la miró, sintiendo un leve dolor de cabeza. "¿Por qué no encendiste las luces?". '¿Bajó para calentarme un vaso de leche? ¿Podría estar envenenada?'.

"Lo hice. Pero acababa de apagar la luz justo cuando entraste", ella respondió a la defensiva.

Con otra mirada dudosa, pensó: 'Ella no sería suficientemente imprudente como para envenenarme'. Luego tomó el vaso de sus manos y lo bebió por completo.

"Espera...", dijo ella de repente.

Sin darle oportunidad de que pudiera terminar su oración, Carlos corrió al cubo de basura y escupió la leche. Debbie extendió la mano y tomó el vaso de su mano con nerviosismo.

Lo que quería decirle a Carlos era que la leche estaba demasiado caliente, pero para cuando pudo decir algo, él ya la había bebido.

Carlos se dirigió a la mesa del comedor con un rostro sombrío y sacó algunos pañuelos para limpiarse la boca.

Debbie se esforzó tanto por evitar reírse que sus mejillas se pusieron tan rojas como si fueran cerezas. "¡Tú! ¡Vete a dormir!", Carlos le ordenó.

Debbie abrió la boca ya que quería mencionar lo del divorcio, pero después de considerar su mal humor, al final decidió que tal vez no sería un buen momento para hablar sobre ese tema. Frunciendo los labios con fuerza, puso el vaso de leche en la mesa del comedor y se dirigió con resignación a su habitación.

Carlos se quedó mirando el vaso de leche y luego volteó la mirada hacia ella mientras desaparecía en las escaleras. Después de que pudo calmar sus nervios, decidió seguirla.

Tan pronto como llegó a su habitación, Debbie se echó a reír de forma salvaje. Fue un error bastante inocente, pero se sintió bien ver que el hombre sufría un poco.

A medida que entraba la noche, Debbie giraba y rodaba inquieta en la cama. Varios pensamientos aparecieron en su mente y se sentían como agua cayendo de una cascada. '¿Qué tengo que hacer para conseguir el divorcio?

He tratado de ser insolente y he fallado. He intentado complacerlo y eso tampoco funcionó muy bien. Este hombre realmente es duro de pelar', pensó.

Entonces, el sonido de la puerta al cerrarse ligeramente llegó a sus oídos desde la habitación de al lado. Miró el reloj para revisar la hora. Eran la 1:00 de la madrugada.

'¿Él siempre trabaja tanto? ¿Y si le compro un lindo obsequio mañana? Tal vez se sienta complacido y por fin firme los papeles del divorcio'.

Debbie estaba convencida de que esa era una muy buena idea. Le envió un mensaje de WeChat a Kristina y a Karen para invitarlas a ir de compras mañana y después se quedó dormida.

A las 7:00 a.m. A la mañana siguiente, Carlos estaba sentado solo en el comedor, como de costumbre. Julie sirvió el desayuno y, suponiendo que ya no la necesitaban en la mesa, se marchó para dejarlo solo en el comedor.

"Julie", la llamó.

"Dígame Señor Huo", respondió Julie.

"¿Ella... preparó la cena por su cuenta ayer?", preguntó.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir