ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 30 El Presente

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8788

Actualizado: 2019-06-25 00:02


En un principio Julie no entendió a qué se refería Carlos. Pero pronto recordó lo que había pasado en la cocina el día anterior. '¿Debbie realmente le llevó la comida a la oficina al señor Huo? ¿Por qué pregunta por la cena? ¿Le disgustó eso?', se preguntó Julie pensativamente.

Temiendo la posibilidad de que Carlos estuviera enojado con Debbie, Julie dijo de inmediato: "Sr. Huo, para asegurarse de que los platos tuvieran buen sabor, Debbie cocinó todos los platos varias veces. Incluso sufrió algunas quemaduras debido al aceite caliente".

Julie sintió que aunque los platos tenían un horrible sabor, las buenas intenciones de Debbie eran las que contaban ya que había trabajado duro en ellos.

'¿Se quemó? ¿Sería sincera su disculpa?'. La ira en sus ojos se disipó tan pronto como escuchó las palabras de Julie.

"Entiendo", Carlos asintió y comenzó a desayunar.

Las expresión de estrés en su rostro se suavizaron. Julie dejó escapar un suspiro de alivio y se dirigió a la cocina.

Después del almuerzo, Debbie se vistió y salió de la villa.

Debbie, Karen y Kristina deambulaban en busca de un regalo para Carlos. Salieron del edificio Dubhe y se dirigieron directamente al edificio Merak, tomadas del brazo.

"Jefa, ¿exactamente qué es lo que tienes en mente?". Habían ido a algunas tiendas de ropa de moda para hombres, zapatos modernos y relojes caros, pero nada despertó su interés. Si continuaba deambulando, negándose a comprar algo, Kristina empezaría a pensar que Debbie estaba en busca de chicos atractivos en lugar de un regalo.

De hecho, el verdadero problema era el dinero. Debbie había estado ahorrando, pero su dinero estaba lejo de ser suficiente para pagar por un regalo decente para Carlos. "Veamos un poco más", dijo.

Karen se apoyó en Kristina con un poco de indiferencia, poniendo los ojos en blanco. "Debbie, mi dulce Debbie, hemos estado caminando sin rumbo por dos horas y no has comprado nada". Mientras que ella y Kristina llevaban un par de bolsas de compras cada una, de la cuales algunas eran de ropa, pero en su mayoría eran de cosméticos.

"Es tan rico que no necesita nada. ¿Qué se supone que debo comprarle?", Debbie estaba en un dilema.

"¿Es su cumpleaños?", preguntó Kristina. Debbie les había dicho que estaba comprando un regalo para una amiga, pero sospechaban que les estaba ocultando algo.

"No", respondió Debbie.

Kristina puso los ojos en blanco. "Ya que no es por su cumpleaños, ¿por qué de repente quieres darle un regalo?".

Debbie la miró, pero no estaba dispuesta a responder su pregunta. Era demasiado vergonzoso confesarles que el regalo era para Carlos y que era un regalo de disculpa por haberlo ofendido anteriormente. "¡Dilo ya!", las otras chicas exigieron y estiraron sus brazos hacia ella para darle las bolsas. Debbie las tomó con mal humor.

Karen al instante sintió como si le hubieran quitado un gran peso y se sintió mejor por eso. "Debbie, en serio, no importa cuánto valga el regalo. Es la intención lo que cuenta", remarcó.

Debbie lo consideró por un momento y respondió: "Eso suena bien. Sé lo que debo buscar ahora".

Les devolvió las bolsas a sus amigas y comenzó a caminar de regreso.

"Oye, Debbie. ¿Qué clase de amiga eres?", gritó Kristina mientras corría enojada tras ella.

Mientras las dos chicas se alejaban, Karen bajó la cabeza con decepción. Aunque estaba muy cansada, aceleró el paso y las siguió ya que no quería quedarse atrás.

Debbie recordó una caja bordada que había visto antes en un escaparate cuya forma había llamado su atención. Rápidamente, regresó a la tienda de trajes.

"¡Bienvenidas!", saludó calurosamente la dependienta de la tienda en cuanto entraron las chicas.

Debbie le sonrió y señaló la caja bordada que estaba en el escaparate. "Me gustaría echarle un vistazo a esa, por favor".

La mujer buscó la caja sin dudarlo y se la entregó a Debbie. "Hay dos piezas de joyería para hombre dentro de esta caja. Una es un broche y la otra es un pin collar. Ambas piezas están hechas de zafiro. Señorita, ¿está buscando un regalo para su novio? Tiene buen ojo. Cada artículo de la caja tiene un diseño único y hecho especialmente a la medida".

Cuando escuchó la palabra "zafiro", los ojos de Debbie se dirigieron directamente a la etiqueta del precio. ¡Ciento ochenta y ocho mil!

Sus ahorros totales eran apenas menos de doscientos mi

l.

Debbie estaba con duda, pensó durante mucho tiempo antes de que finalmente presionara sus labios y tomara una decisión. Sin embargo, justo cuando miraba a su alrededor para buscar a la dependienta, escuchó una voz familiar detrás de ella. "Envuelva los accesorios que acabo de ver".

'¿Oliva Mu? ¡Tú otra vez!', Debbie sintió como si hubiera encontrado una mosca muerta en su sopa. Ignoró a Olivia y se dio la vuelta para caminar hacia el cajero con la caja bordada en la mano. Para su sorpresa, la dependienta la detuvo en seco.

"Lo siento, señorita, pero la otra dama ha querido comprar esto", le dijo a Debbie en tono de disculpa.

'¿Qué? ¿Oliva Mu quiere lo mismo que yo? ¿Desde cuándo tiene tan buen gusto?', Debbie reflexionó, molesta.

Olivia observó la caja bordada en la mano de Debbie. Al darse cuenta de lo que había sucedido, se burló y dijo: "Debbie, la suerte hoy no está de tu lado. Vi esa caja primero". Realmente, Olivia no tenía intención alguna de gastar dinero en artículos de esta tienda, pero ya que tenía la oportunidad de arrebatarle algo a Debbie, el precio no le importaba en absoluto.

Justo en ese momento, Karen y Kristina llegaron a la escena. Tan pronto como vieron a Debbie, comenzaron a quejarse.

"Jefa, ¿por qué corriste tan rápido? El regalo no iba a salir volando", dijo Karen, mientras jadeaba en busca de aire.

"¡Eso es! Mira, mis dedos están todos rojos por llevar las bolsas, y ni siquiera me ayudaste". Kristina extendió las manos delante de Debbie para que las mirara.

Pero Debbie ignoró a sus amigas y se centró en Olivia. "Yo también la vi. Y me gusta. Pídele a la dependienta que te traiga otra".

Sólo entonces Karen y Kristina se dieron cuenta de la presencia de Olivia, la chica que se había autoproclamado la "reina de la universidad".

Al encontrarse en una situación difícil, la dependienta se sintió avergonzada. "Lo siento, señoritas. Todos nuestros productos son ediciones limitadas. Este es el único artículo que está disponible". Todos sus productos eran delicadamente exquisitos. Aparte de las camisas, que tenían suficientes en inventario, todos los demás productos eran artículos de ediciones limitadas.

Al escuchar las palabras de la dependienta, Debbie no dijo nada y caminó directamente hacia el cajero. "Rápido", le dijo a la cajera, dándole su tarjeta.

Al ver eso, Olivia también se apresuró hacia el mostrador y puso la mano sobre la caja. "Debbie, yo lo vi primero. ¿Por qué no eliges otro artículo?". Habló con una falsa inocente voz, pero sus ojos miraban a Debbie con resentimiento.

Al escucharla, Kristina sintió la piel de gallina en todo su cuerpo. "Oye, Olivia. ¿No puedes hablar normal? Ahora mismo tengo la piel de gallina solo con escucharte", gritó.

Los otros asistentes de la tienda se echaron a reír con la broma de Kristina. Entonces Olivia le lanzó una mirada fulminante. "Kristina, esto no es de tu incumbencia. Métete en tus propios asuntos", replicó ella.

Kristina frunció sus labios y miró hacia otro lado. Olivia no solo se había autoproclamado la "reina de la universidad", sino que también era una soplona. A Kristina nunca le gustó hablar con ella, así que se sentó a descansar y no quiso decirle una palabra más.

Entonces Debbie agarró la mano de Olivia y la apartó de la caja. "¿Por qué no lo compraste antes? Ahora tengo mis ojos puestos en esto", declaró sin dudarlo.

Olivia estaba sola; mientras que del otro lado, Debbie tenía dos amigas con ella, obviamente estaba en desventaja. Apretando los dientes con furia, sacó su teléfono y llamó a su novio. ¡Después de todo, ¡el centro comercial era su territorio!

"Victor, por favor ven a Enjoy Suit Shop al tercer piso. Se están metiendo conmigo", insistió con una voz nerviosa y extremadamente suave, lo que hizo que Debbie se estremeciera de asco. Era de admirar cómo Olivia era capaz de convertirse en una chica inocente y débil en un instante.

'¡Ja! ¿Pidiendo ayuda? ¿Qué más me da? Me importa un carajo', pensó Debbie para sí misma. "¡Cóbrame ya!", Debbie exigió y se dirigió a la cajera con una mirada intensa en su rostro. Sin embargo, la cajera todavía dudaba. El nombre de Víctor le sonaba mucho, lo había oído antes. ¿Era el Subdirector General del centro comercial? La cajera no estaba segura de eso, pero si él era quien ella creía que era, ¿cómo podía darse el lujo de ofenderlo?

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir