ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 33 Quiero disculparme contigo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8762

Actualizado: 2019-06-26 01:48


"Sr. Huo, por favor, permítame manejar esto", dijo el director general con una sonrisa lisonjera en el rostro, mientras se iba acercando, sabía que no debía molestar a un hombre como Carlos con asuntos tan triviales. Más aún, si Carlos tuviera que lidiar con el problema por sí mismo, el director y algunos de los altos ejecutivos podrían terminar siendo despedidos.

Todos oyeron cómo el director se dirigía a Carlos y pensaron: 'Ah, ¡entonces él es el Sr. Huo!'. La gente miraba a Carlos con asombro, maravillada.

"Plaza Internacional Shining pertenece al Grupo ZL, y el dueño del Grupo ZL es el Sr. Huo. Así que eso quiere decir que el Sr. Huo es el CEO del Grupo ZL".

"¿El Sr. Huo? Se ve tan guapo. ¡Estoy muy emocionada! ¡Tengo tanta suerte de verlo!".

"¡Date prisa! ¡Pellízcame! ¿Estoy soñando? ¿Es este el verdadero Sr. Huo parado frente a mí?".

Las mujeres que había entre el público empezaron a exclamar a viva voz. Todo el tiempo, Debbie las había mirado, boquiabierta, preguntándose por qué no se sentían intimidadas por él.

En poco tiempo, los guardias de seguridad llegaron y comenzaron a despejar el sitio. También bloquearon la entrada de la tienda con dos hombres para evitar que otros entren.

Sólo las personas involucradas en el incidente quedaron en la tienda. "Jefa, ¡ese es el Sr. Huo! Wow, debe ser el destino lo que los une a ustedes dos una y otra vez", susurró Karen al oído de Debbie emocionada. Esta vez, Carlos no le pidió a sus hombres que echaran a Debbie del centro comercial. ¿Estaba empezando a acostumbrarse a ella?

Debbie se quedó muda; puso los ojos en blanco y amenazó, "¡Cállate!". 'Sí, sé que él es el Sr. Huo. No estoy sorda, ni ciega.

¡Qué amiga falsa eres! ¿Olvidaste cómo me trató este hombre en el pasado?'. Debbie lanzó una mirada desdeñosa a Karen.

'Me pregunto por qué puso los ojos en blanco', pensó Karen, confundida por la reacción de Debbie.

Mientras tanto, el corazón de Olivia se aceleró sin control mientras se perdía en sus ilusiones. 'Si el Sr. Huo se enamora de mí y se casa conmigo, me convertiré en la mujer más respetada de la Ciudad Y. ¡No! ¡De todo el mundo! Todas las mujeres me envidiarán. Podré hacer lo que quiera'.

Tratando de calmarse un poco, Olivia se acercó a Carlos de la manera más elegante y lo miró con sus inocentes ojos.

"¡Entra a la tienda!". Sin siquiera mirar a Olivia, Carlos miró a su esposa y le pidió que entrara.

Debbie vaciló, temblando de miedo, y luego caminó hacia el hombre a regañadientes.

'No puedo dejar que Olivia Mu me tienda una trampa como esta, debo hacer algo. Espera, ¿cómo actuó cuand

cabeza para mirar la diversión.

El director general retiró su mano por vergüenza. Finalmente se dio cuenta de que debía haber algo entre Carlos y la chica.

Olivia miró a Carlos con incredulidad y se preguntó cuál sería su relación. '¡Debbie es una perra astuta! ¿Desde cuándo ha estado con el Sr. Huo?

No es de extrañar que ella fuera tan audaz la última vez que dijo: '¿Quién te dijo que el Sr. Huo me rechazó?'. ¿Así que ella es la amante del Sr. Huo?

¡No puede ser! ¡No existe la menor posibilidad de que alguien como el Sr. Huo sienta algo por una mujer como Debbie!', se consoló Olivia en su mente.

"¿Por qué no vas a pagar el tique?", Carlos le pasó la caja a Debbie, quien se sonrió de satisfacción y se dirigió a la caja.

'Se puso de mi lado esta vez', pensó alegremente.

Todos en la tienda escucharon lo que dijo Carlos y no se atrevieron a contradecirlo. La cajera inmediatamente puso una sonrisa acogedora y cargó el artículo a la tarjeta bancaria de Debbie, que sintió que se moría, mientras miraba la factura y la ponía dentro de su bolso, con indiferencia. Se acercó a Carlos con la caja en la mano, y le dio su regalo.

Con voz dulce y suave, dijo: "Quiero disculparme contigo por lo que te hice en el pasado. Por favor, perdóname". 'Después de que él me perdone, tal vez podamos sentarnos juntos y hablar de nuestro matrimonio tranquilos', pensó.

'Ah, quiere dejar de lado nuestras diferencias, por eso me compró el broche'. El pensamiento alegró a Carlos y se le reflejó la satisfacción en el rostro. '¿Un broche de zafiro? Nunca he probado este color antes...'.

"Sr. Huo, me iré con mis amigas ahora". Enseguida después de que le entregó el regalo, se fue porque temía volver a tener problemas con él.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir