ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 37 Carlos, el nuevo profesor.

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8559

Actualizado: 2019-06-28 03:31


La residencia era el único lugar al que Debbie solía ir si no llegaba a la villa por la noche.

Sin embargo, Carlos le había dejado claro que ya no se podía quedar ahí, así que sus amigas tendrían que esperar hasta que ella lograra cambiarle de opinión.

Debbie acarició amorosamente el cabello de Kristina y suspiró con resignación. "Cariño, yo también te extrañé, pero todavía no puedo quedarme aquí, tendrás que esperar un poco más", la consoló y luego le dio un suave beso en la mano.

"¡Debbie, no! No puedes convertirte en lesbiana, hay muchos chicos guapos en nuestra clase. No rompas sus corazones así", se lamentó Dixon al ver la interacción íntima de las dos chicas.

Debbie lo miró fijo y le aseguró con una mirada lujuriosa: "Relájate, no romperé los corazones de esos muchachos guapos de nuestra clase".

La clase se echó a reír, momentos después, cuando sonó el timbre, la multitud se dispersó y todos regresaron a sus asientos. En poco tiempo, el profesor Marc entró en el aula, lanzó deliberadamente una mirada a Debbie, que estaba sentada en el fondo. 'No está mal, se ve con energía hoy', reflexionó.

"Comenzamos con la clase", anunció el profesor.

En esos días, aunque Debbie todavía estaba distraída en clase, no causó tantos problemas como solía hacerlo.

Cuando su nombre dejó de ser mencionado en la transmisión de megafonía por unos cuantos días, sus compañeros de clase se sorprendieron, ya que se habían acostumbrado a escuchar su nombre cada tanto.

Sin embargo, a pesar de eso, un tigre nunca cambiaría sus rayas.

Justo cuando sus profesores y compañeros de clase pensaron que se estaba convirtiendo en una buena estudiante, Debbie fue llamada de nuevo a la oficina de la decana, el motivo era que había faltado a clase durante una semana entera.

Contrariamente a sus expectativas, esta vez, la decana la dejó salir de la oficina sólo con una advertencia, y antes de que pudiera averiguar por qué había decidido repentinamente mostrar su misericordia, su teléfono sonó.

Era una notificación de WeChat, cuando abrió el mensaje para leer las noticias de la cuenta oficial de su universidad, se le cayó la boca al suelo. El mensaje decía que Carlos Huo iba a ser un profesor a tiempo parcial en la universidad.

"Oye, Debbie, ¿has leído las noticias? Carlos Huo viene a nuestra universidad como profesor", dijo Karen con entusiasmo y agitando su teléfono en el aire mientras apretaba la manga de Debbie.

Aturdida, Debby la miró y asintió distraídamente.

De repente, una sensación de temor la invadió, no sa

ería".

Carlos detuvo lo que estaba haciendo para abrir el sobre y luego revisó cuidadosamente lo que estaba en el archivo. Había cinco hojas de papel.

"¿Cómo conoció ella a Emmett?".

"Antes, cuando la señora Huo vino aquí para verlo, fue Emmett quien la recibió. Pero eso fue todo, no hubo más contactos entre ellos después de eso".

Carlos encendió un cigarrillo. "¿Cuál es su relación con Jeremías Han?".

Dirigió la mirada a la columna que describía sus pasatiempos y debilidades, lo que específicamente despertó su curiosidad. '¿Qué? Tiene miedo a las películas 4D, los serpientes, la oscuridad... Por lo visto no es tan dura como parece, es sólo una niña después de todo'. Carlos se rió entre dientes cuando lo leyó.

Tristán recordó cómo habían respondido sus amigos cuando les preguntó sobre su relación con Debbie. "Dicen que son buenos amigos". Todos habían dado la misma respuesta. Tristán estaba especialmente sorprendido por eso.

"Bueno, puedes irte ahora".

"Sí, señor Huo".

Tan pronto como el asistente se dio vuelta, escuchó a Carlos decir: "No quiero ver a Emmett de nuevo en los próximos dos años".

Sorprendido hasta los huesos, Tristán oró por Emmett en silencio.

Finalmente, llegó el primer día de Carlos como profesor en la Universisas de Economía y Administración. Comenzó su día antes de lo planeado, sin embargo, para su decepción, después de regresar de hacer ejercicio, bañarse y tomar el desayuno, todavía no vio a Debbie por ningún lado.

"Philip, ¿dónde está ella?".

El mayordomo sabía que se refería a Debbie. "La señora Huo ha pedido un permiso de una semana de la universidad, y se fue al aeropuerto temprano esta mañana", respondió con calma.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir