ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 38 Cariño

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8251

Actualizado: 2019-06-29 00:02


"¿Permiso de una semana? ¿Por qué hasta ahora me entero?".

Philip agachó la cabeza guardando silencio, sin dar explicación alguna.

"A partir de hoy quiero que me reportes todo lo que haga. ¿Entendido?". Carlos le ordenó de forma severa y sacó su teléfono.

"Sí, señor. Huo".

"¿A dónde va? ¿Y por qué?".

"Ehhh...", Philip titubeó por un segundo. "La señora. Huo no dijo nada". '¿No dijo nada?

Me imagino que me está evitando', se dijo Carlos. De inmediato llamó a Tristán y le dijo: "Informa al aeropuerto de inmediato que...".

Una hora más tarde, Debbie y sus maletas aparecieron en la oficina del CEO del Grupo ZL.

En cuanto entró a la oficina, dejó su equipaje contra la pared y se precipitó hacia el escritorio de Carlos. "Señor Huo, ¿qué significa esto? ¿Por qué lo hiciste? ¿Ya ni siquiera soy libre?".

Carlos guardó silencio hasta que terminó de revisar los papeles que tenía en las manos. Dirigió la vista hacia su rostro y le dijo: "Ven a la universidad conmigo esta tarde".

"No", Debbie lo rechazó sin titubeos.

Decepcionado, Carlos se levantó y contestó: "¡Qué pena, no tienes otra opción!".

Debbie se sentó de golpe en un sillón. Pasmada y furiosa, finalmente pudo decir algo después de unos segundos. "En vista de que no estás tan ocupado, abordemos el tema del que hemos estado hablando abiertamente. Ya firmé los papeles del divorcio. En verdad espero que hagas lo mismo por mí, por nosotros, para que podamos continuar con nuestras propias vidas". Desde que había tenido la idea de divorciarse, no podía sacarla de su cabeza.

Sobretodo, Carlos había estado interfiriendo con su vida personal últimamente. Lejos de sentir que se había desposado con alguien que era su cónyuge, sentía que estaba actuando como si fuera su padre.

Tan terca y soberbia como era, Debbie nunca había adulado a nadie para salir con la suya, pero últimamente había estado tratando de complacer a su marido. Como si eso no fuera lo suficientemente malo, él no se la estaba poniéndo fácil. En lugar de tener que verlo solo por las mañanas y las noches en la villa, ahora tendría que aguantarlo en su escuela.

Debbie simplemente no podía soportar más a este hombre. Esto tenía que acabarse hoy. Preferiría poner las cartas sobre la mesa y acabar de una vez por todas.

Carlos rodeó el escritorio, llegó hasta el sofá y se sentó. "El divorcio no es una opción", se lo dijo muy claro.

"¿Por qué? Ya te dije que no quiero tu dinero. No quiero

aciones matrimoniales. Cariño, si me lo permites, me encantaría cumplir mis deberes de esposo contigo". Tan pronto como terminó su última frase, se acercó aún más. Cuando sus rostros estaban a punto de tocarse, Debbie agitó la cabeza, apenada y dijo precipitadamente: "No, no, no, no...".

Súbitamente, Carlos la levantó y la tomó en sus brazos. "Por lo tanto, cariño mío, creo que tu mejor opción es permanecer casada conmigo y dejar de divagar".

Para entonces, Debbie ya estaba embelesada. Ella miró su bello rostro y asintió, dando su consentimiento.

Su aroma era encantador. El perfume de su presencia la hacía sentirse segura. Y sus labios... ¡tenían un sabor divino!

Satisfecho por su mirada de fascinación, Carlos sonrió.

'¡No! ¡No! Esto no está bien'. Debbie volvió en sí de pronto y sacudió la cabeza para aclarar su mente. "¿Por qué no quieres el divorcio? Sabes tan bien como yo que no nos amamos", preguntó ella.

"¿Por qué?". Carlos deslizó sus dedos sutilmente por su sedoso cabello. "Antes que nada, necesitas dinero para terminar la universidad y hacer tus sueños realidad. En segundo lugar, necesito una esposa como pretexto para mantener alejadas a todas las demás mujeres de mi vida. Y por último, mi abuelo dijo que había pedido a un experto que leyera nuestros destinos. La adivina lo convenció de que nuestros horóscopos y constelaciones coincidían perfectamente. ¿Cuáles son las probabilidades de que dos personas sean tan perfectas la una para la otra?".

Debbie estaba muda de asombro. '¿Horóscopos y constelaciones? ¿De verdad? Es tan astuto y tiene tanta labia que debería de ser abogado', reflexionó.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir