ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 39 El castigo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9291

Actualizado: 2019-06-29 00:24


Notando su escepticismo, Carlos continuó persuadiéndola. "Como ya te había dicho, en el pasado el mayor problema en nuestro matrimonio era yo. No hiciste nada malo. Por favor, permíteme hacer las paces. Si a pesar de eso no funciona, entonces puedes elegir no seguir conmigo. Pero no debes engañarme. Esa es mi única petición".

Debbie tragó saliva y preguntó: "Y si yo... digo... ¿Qué pasa si tú te enamoras de alguien durante ese período?".

Carlos le dirigió una mirada dura y continuó: "No te daré la oportunidad de que te guste otro". Debbie le había dicho una vez que tenía sentimientos por otra persona, pero Carlos se dio cuenta de que todo había sido mentira. Solo fue una estrategia de ella, para que él aceptara el divorcio.

En ese momento, ella sintió que la última esperanza se esfumaba.

'No, aquí hay algo raro'. Pero ella no podía decir lo que realmente sentía.

Confundida, abrió la boca para decir algo, pero la volvió a cerrar. Las palabras estaban atrapadas en sus labios. La mirada confusa en su delicada cara y sus rosados labios eran demasiado para que el hombre se resistiera. De modo que bajó la cabeza y le dio un segundo beso.

'¡Ahí está! Eso es lo que está mal'. Debbie lo empujó lejos. "¿Por qué sigues besándome?".

El beso y su olor la pusieron en un trance embriagador. Él debía haber tratado de seducirla.

"¿Qué hay de malo en que yo bese a mi esposa?". Carlos la miró perplejo.

"Por supuesto que está mal. ¡Después de besarte, me echaste del centro comercial, también me lanzaste al océano, incluso amenazaste con enterrarme viva!", Debbie reprochó. Su ira aumentó, cuando recordó cómo la había tratado por un simple beso.

'Ups, ¿todas las chicas guardan rencor y sacan cuentas viejas?', pensó Carlos amargado.

"Deberías haberme dicho que eras mi esposa en el centro comercial", respondió a la defensiva. Estaba enamorado de la personalidad adorable y única de Debbie. Si hubiera sabido que ella era su esposa, nunca habría hecho ninguna de esas cosas.

'¿Qué? ¿Estás tratando de hacer que parezca que fue culpa mía?'. Ella puso los ojos en blanco.

"Mira lo que ha sucedido desde que descubriste que soy tu esposa. Has estado interfiriendo en mi vida personal. Me tratas como a tu hija. Me mantuviste encerrada en la villa durante días".

"Tú has tenido un comportamiento inadecuado en la universidad. No puedo hacerme la vista gorda a eso".

La educación era una prioridad para Carlos. Era lo único para él que era innegociable. El ambiente se había vuelto pesado. Se miraron y sus ojos brillaban de ira. "¡Eres un viejo molesto!".

¿Viejo? Carlos odiaba cuando ella lo llamaba así. Sus labios se apretaron en una línea delgada y su rostro insatisfecho, se oscureció.

Solo era siete años mayor que ella.

Los

terrarme viva de nuevo?'.

Con el pánico silencioso que había, el aire dentro del coche se sentía sofocante. Todo estaba tan tranquilo, que podía escuchar su corazón latiendo. Cuando el auto finalmente se detuvo, los guardaespaldas salieron, pero Debbie se quedó donde estaba.

Sus ojos vieron algo. ¿Era eso una lápida?

La puerta de su lado fue abierta por un guardaespaldas, quien se quedó esperando a que ella saliera.

Los faros seguían encendidos, Debbie bajó del auto y miró a su alrededor, un escalofrío le recorrió la espalda. ¡Santo cielo! ¿Un cementerio? ¿Por qué Carlos la llevaría a un cementerio en la noche?

Mientras intentaba averiguar qué pensaba Carlos, los guardaespaldas regresaron al auto.

"Oye, ¿qué se supone que significa esto?". Debbie intentó abrir las puertas, pero todas estaban cerradas con llave, por lo que comenzó a tocar las ventanas desesperadamente.

Una de las ventanas en el asiento trasero se abrió. Con una expresión sombría en su rostro, Carlos dijo: "Este es un cementerio nacional. Quédate aquí y reflexiona sobre lo que has hecho".

¿Aquí?

¿No sabía él que ella le tenía miedo a la oscuridad? Si no podía lidiar con sus miedos en la villa, ¿cómo soportaría estar sola en un cementerio? El miedo se apoderó de ella en un instante.

"Yo... Yo...". Antes de que Debbie pudiera decir algo más, el auto arrancó.

Mientras ella, impotente, observaba cómo el automóvil se alejaba y desaparecía en el horizonte, todo lo que podía hacer era maldecir a Carlos en su corazón. Para ella, esto era más aterrador que ser enterrada viva.

Temblando de miedo, apenas logró sacar su teléfono. Lamentablemente, no había buena recepción allí. Aun así, intentó marcar el número de Jeremías de todos modos. ¡Sin embargo, como si los dioses la estuvieran castigando, el teléfono de Jeremías estaba apagado!

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir