ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 40 Capitulo En el cementerio

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 11948

Actualizado: 2019-06-30 00:02


'¿Qué demonios? Hace sólo un momento estábamos hablando por teléfono', Debbie llamó a Karen, Dixon y por último a Kristina, pero todos ellos habían apagado sus teléfonos. '¡Bah! Justo cuando más los necesito, ninguno de ellos está disponible, ¿qué clase de amigos son?', Debbie estaba tan frustrada que quería romper su teléfono. Así que apretó los dientes con enojo, cuando levantó la cabeza, vio las filas de lápidas allí, era como si todas la estuvieran mirando, su corazón comenzó a temblar y una brisa helada le causó escalofríos. "Um... sean buenos chicos, descansen en paz, no estoy buscando ningún problema", murmuró Debbie, mientras giraba para asegurarse de que no había nada detrás de ella.

Mientras tanto, sus amigos habían sido llevados a un restaurante, algunos hombres vestidos de negro tomaron sus teléfonos y los encerraron en una habitación, sin darse cuenta de lo que le estaba pasando a su amiga, disfrutaron de la comida gourmet sobre la mesa.

Por otro lado, en el cementerio, habían pasado más de diez minutos, pero Debbie todavía no había podido llamar a un automóvil o un taxi para sacarla de ese lugar aterrador. Estaba ansiosa, asustada y sola, lágrimas saladas se derramaron sobre sus mejillas dejando una sensación tensa y seca. Acurrucada bajo un árbol, seguía llamando a sus amigos por teléfono y a casi cualquier persona que pudiera ayudarla en ese momento, sin embargo, la recepción era demasiado débil, lo intentó una y otra vez, pero la suerte no estaba de su lado.

'¿Voy a pasar la noche aquí? Seguramente, estaré muerta por la mañana', dijo Debbie para sí misma, sentada en el suelo. 'Ese imbécil de Carlos, ¡qué arrogante e insensible bastardo fue al dejarme aquí de esta manera! ¿Qué hice mal en mi vida anterior para que Dios me hiciera su esposa y me castigara?', pensó ella.

"Mártires, héroes, lo siento, pero no quiero ser grosera, por favor, no se acerquen a mí, por favor, por favor, por favor, por favor...", imploró la chica, mirando las lápidas con las manos cruzadas frente a ella.

'Karen, Kristina, Jeremías y Dixon, si salgo de aquí con vida, les juro que nunca volveré a hablar con ustedes... Dios ayúdame, por favor...', ella se preguntaba qué estaban haciendo sus amigos y no podía entender por qué la habían abandonado cuando más los necesitaba, luego pensó en su marido, quien la había puesto en esta posición en primer lugar.

'Carlos Huo, eres un hombre malo, no es de sorpenderse que hayas estado soltero durante los últimos 28 años...', entonces Debbie se dio cuenta de que algo de esa frase estaba mal. 'Correcto, él es mi esposo, llevamos casados tres años', recordó ella. "Mereciste estar soltero durante los últimos 25 años, idiota, eres afortunado de tenerme", murmuró Debbie enojada. Una vez más, intentó comunicarse con todos los demás por teléfono, pero la línea no la conectó ni una sola vez, entonces se sentó allí, cansada y abatida, mientras hundía la cara en sus brazos.

Sólo quedaba una persona, su marido, la última persona a la que quería pedir ayuda.

Después de dejar escapar un profundo suspiro, levantó la cabeza y marcó el número de Carlos. Debido a la pésima recepción, no pudo conectarse hasta después de haber marcado más de diez veces, "Carlos, lo siento. estaba equivocada, por favor, llévame a casa...", exclamó tan pronto como el teléfono conectó la llamada. Desafortunadamente, antes de que pudiera terminar sus palabras, la recepción se cortó.

La pobre chica estaba al borde de la locura.

Una vez más, pensó en cómo Carlos la había tratado en el pasado, se había nega

n llevado a la cena imprudentemente sin saber para quién trabajaban esos guardaespaldas, los desconcertó demasiado el hecho de que alguien los invitara anónimamente a una cena inesperada y los obligara a comer.

Al no encontrarse con ganas de hablar, Debbie miró por la ventana, después de que un rayo la sorprendió, se levantó de la cama y abrió las cortinas. "Vuelvan rápido a la residencia, creo que va a llover pronto", le dijo ella a Jeremías.

"Bueno, te veo mañana, buenas noches", respondió él.

A las 1 de la madrugada, hubo un fuerte aguacero, el silencio de la noche fue interrumpido por el fuerte y gregario estruendo de truenos que iluminó toda la habitación.

Debbie apretó las sábanas con fuerza, generalmente, no tenía miedo mientras las luces estuvieran encendidas, pero esta noche, su visita al cementerio la había dejado asustada.

Tumbada en la cama, se dio la vuelta y rodó, temerosa de cerrar los ojos, sintiéndose inquieta, tomó su teléfono de la mesita de noche y comenzó a leer las actualizaciones en el Twitter, afuera, la lluvia se estaba haciendo más pesada. Un rayo irregular de luz blanca dividió el frío cielo y en segundos, el auge del trueno retumbó en lo alto, como si las cosas no fueran lo suficientemente malas, apareció en su pantalla de celular la introducción de una novela de terror. El libro trataba de la boda de los muertos, las fotos de un ataúd y una novia muerta con un elegante vestido, junto con la introducción, resultaron terriblemente horripilantes.

Debbie estaba tan asustada que apenas pudo reprimir su grito, entonces se incorporó de inmediato y miró a su alrededor.

Unas pocas respiraciones profundas estabilizaron sus latidos acelerados, sólo entonces recordó que Carlos estaba en la habitación contigua.

'Ya es muy tarde, a esta hora debe estar durmiendo', pensó ella.

Aquí, Debbie estaba perdiendo la cabeza, temblando de miedo, mientras él estaba profundamente dormido en la habitación de al lado, la vida era muy injusta a veces. '¡Ja! ¡Ya le gustaría dormir tranquilo esta noche!', Debbie agarró con fuerza una almohada y se levantó de la cama, silenciosa como un ciervo, abrió la puerta. Estaba completamente oscuro en el pasillo, así que regresó hacia la mesita de noche y tomó su celular, con la luz del teléfono encendida, se escabulló hacia la habitación de Carlos y giró el picaporte para entrar.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir