ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 41 Soy un hombre casado

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8720

Actualizado: 2019-06-30 04:55


Un repentino relámpago iluminó la habitación oscura por un segundo y Debbie vio al hombre durmiendo en su lecho, sus pies se apoyaron en la gruesa alfombra y caminó hasta su cama en silencio.

3... 2... 1... ¡Llegó a su lado! "¡Ahhhh!", antes de que Debbie pudiera hacer nada, alguien la empujó boca abajo sobre la cama, con las manos presionadas contra su espalda, ella hizo todo lo posible para girar la cabeza. Finalmente, logró dejar escapar unas pocas palabras con los dientes apretados, "Soy yo, Debbie, suéltame, Carlos".

Este último sacudió la cabeza para volver a sus cinco sentidos y luego le soltó las manos, "¿Qué estás haciendo en mi habitación a esta hora de la noche?".

Si él tuviera una pistola, seguramente le habría apuntado a la cabeza, ella dejó escapar un suspiro de alivio cuando la soltó. '¡Ay Dios mío! ¿Siempre está tan tenso, incluso estando dormido?', pensó Debbie. "Yo... sólo quería comprobar si estabas dormido", ella inventó una excusa, se dio vuelta para tumbarse y miró al hombre que ahora estaba sentado en la cama.

"Estaba dormido", respondió él con impaciencia.

"Eh... pues vuelve a dormir", Debbie cerró los ojos y se quedó inmóvil, Carlos la miró confundido. '¿No debería levantarse de la cama y salir de mi habitación? ¿Por qué sigue aquí tumbada?', pensó él.

"Bueno, ¿estás insinuando que quieres dormir conmigo?", las sencillas palabras de Carlos hicieron que las mejillas de Debbie se ruborizaran de vergüenza. Inmediatamente ella se cubrió el pecho con las manos y espetó: "¡No digas tonterías! Sólo estaba... pensé que tendrías miedo de dormir solo, así que vine aquí para hacerte compañía", Era demasiado orgullosa para admitir que era ella quien tenía miedo de dormir sola.

Carlos se divirtió con su excusa poco convincente, '¿Que si tengo miedo de dormir solo? ¿Acaso está bromeando? ¿Por qué no puede admitir que quiere mi compañía?', dijo él para sí mismo. "Yo no tengo miedo de dormir solo, sólo tengo miedo de que tú me violes", bromeó Carlos.

"¡Oye, cuida tu lengua! No te hagas ilusiones, no estoy interesada en ti en absoluto, sólo tengo sueño, necesito dormir ahora", justo después de que Debbie dijo eso, se enderezó.

Carlos pensó que se iba, pero en realidad se recostó y se metió dentro.

Desconcertado, él exigió, "¡Fuera de aquí!", pues no estaba acostumbrado a tener a otra persona en la misma cama.

"¡No! ¡Debo acompañarte!", ella se resistía a irse.

Carlos se frotó sus cejas arqueadas y explicó: "No estoy acostumbrado a dormir con otra persona".

"Estás mintiendo, lo sé, simplemente no quieres lastimar el corazón

rencia: "Hay muchos estudiantes que quieren tomar la clase del Sr. Huo, nosotros estamos aquí para mantener el orden, ustedes son chicos, ¿no pueden ser lo suficientemente generosos como para permitir que estas adorables chicas tomen su clase?".

Una chica que estaba a punto de entrar, escuchó su conversación y se dio la vuelta, miró con desprecio a los chicos y dijo: "Exactamente, sean caballerosos, ¿de acuerdo?", después de esto, todos los varones se quedaron sin palabras.

Jeremías puso su brazo alrededor de los hombros de un chico y anunció en voz alta: "Oigan, ¡qué hermoso y soleado día! Me gustaría invitarlos a un juego de golf esta mañana y luego podemos ir a almorzar".

Muy pocas personas eran capaces de resistir tentaciones de tal grado y sólo algunas personas eran lo suficientemente valientes como para rechazar a Jeremías.

Como resultado, Carlos se sorprendió cuando entró en el aula, el lugar olía fuertemente a perfume de mujer y había casi mil chicas presentes. Él era el único hombre en el aula, desconcertado, puso sus cosas sobre el escritorio y pasó los ojos por encima de la multitud. Cuando vio a una chica que sonreía con orgullo, inmediatamente se dio cuenta de lo que estaba pasando, al instante, descubrió que todo esto era parte de la venganza de Debbie.

Sin más preámbulos, encendió el proyector y comenzó la clase, "Buenos días a todos, vamos a comenzar, de lo que voy a hablar hoy es de la situación actual de la industria de tecnología financiera...".

No era de sorprenderse que innumerables jovencitas adularan a Carlos.

Ver a este hombre tan atractivo llevar a cabo su trabajo de una manera diligente dejó sin aliento a las chicas e hizo que sus corazones latieran a mil por hora.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir