ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 42 Él es tan guapo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9175

Actualizado: 2019-07-01 00:02


Al igual que las otras chicas en el aula, Debbie estaba tan concentrada en sus pensamientos que no había estado prestando atención mientras Carlos continuaba dando la clase. '¡Guau! Él es muy guapo, su voz es tan sexy y encantadora, además tiene un cuerpo perfecto, parece un príncipe...', pensó ella.

"Bueno, me gustaría que un estudiante resumiera lo que acabo de decir", dijo Carlos.

La mayoría de las chicas no pudo contener su emoción, levantaron las manos y las agitaron para llamar su atención, todas, excepto Debbie, esperaban ser la afortunada en ser elegida.

"La primera desde la izquierda en la octava fila, por favor levántate y cuéntanos lo que has aprendido hasta ahora", la atractiva voz de Carlos apenas se había desvanecido cuando las chicas giraron sus cabezas para mirar hacia donde él estaba señalando. Para la mayoría, la chica escogida debía ser bastante afortunada, pero cuando vieron quién era la elegida, comenzaron a chismear entre ellas.

"¿No es ella la chica que estaba vigilando la puerta antes de que comenzara la clase?", dijo alguien.

"Exactamente, ella es Debbie Nian de la clase 22", comentó otra chica.

"¿Qué? ¿Acaso es la que todos llaman Jefa? Es muy linda, no me sorprende que sea tan popular", exclamaron por ahí.

Mientras tanto, la chica de la que todos hablaban continuaba absorta en sus ideas.

Estaba pensando en la noche en que había dormido en la misma cama que Carlos y se sonrojó como una rosa de primavera con una sonrisa torpe en su rostro. Después de que pasaran unos segundos y al ver que aún no había respuesta por parte de Debbie, Karen, quien estaba sentada a su lado, la hizo volver a la realidad.

"¿Em? ¿Qué pasa?", preguntó Debbie. '¿Por qué todos me miran de esa forma?', se preguntó confundida.

Kristina, quien estaba sentada al lado de Karen, dijo en voz baja: "Jefa, el Sr. Huo quiere que respondas a su pregunta, necesitas resumir lo que acaba de decir".

Debbie sintió que el corazón se le atoraba en la garganta. '¿Qué fue lo que dijo? Porque no puse nada de atención...', pensó ella.

Avergonzada, se levantó lentamente y abrió el libro que tenía delante sobre el escritorio, pero fue incapaz de pronunciar una sola palabra.

"Ya que no has respondido a mi pregunta, ven aquí y párate en la plataforma", exigió Carlos con tranquilidad.

'¿Qué? ¿Pararme en la plataforma?', a pesar de la confusión en su mente, Debbie dejó su asiento y acató la orden.

Carlos, con una expresión de seriedad, señaló un rincón y dijo: "Te vas a quedarte allí y escucharás mi conferencia hasta que termine la clase".

Los ojos de Debbie se abrieron cuando filas de cabezas se giraron para mirarla, el lugar al que el profesor estaba apuntando estaba a sólo tres metr

estudiantes se sorprendieron por lo que Carlos acababa de decir, '¿El Sr. Huo les enseñará en privado?', pensaron ellos. ¡Cómo deseaban tener la oportunidad de pasar un tiempo con él a solas!

El 90% de las chicas tenían envidia de Debbie y Karen porque también querían un rato a solas con Carlos y en cuanto al resto, eran varones que querían ser instruidos por él, ya que era un muy buen maestro.

Lo que sucedió después fue más allá de la imaginación de Karen; emocionada, sostuvo el brazo de Debbie y entró en la oficina del profesor, pero él le pidió que se retirara inmediatamente.

"Karen Zheng me has escuchado bien, así que no hay necesidad de que te quedes aquí, puedes retirarte ahora", dijo Carlos con una sonrisa amistosa.

Aún en trance, Karen asintió y dijo: "Está bien".

Luego ella se dio la vuelta y abandonó la oficina obedientemente, como si estuviera hipnotizada por su profesor, poco después, el sonido de la puerta que se cerraba a sus espaldas la regresó a la realidad.

'¡Pero no escuché nada de lo que dijo en clase! Es más, Debbie todavía está allí con él...', pensó Karen.

En este momento, Tristán, el asistente de Carlos, se acercó a ella y levantándose las gafas, sonrió: "Si no tienes nada más que hacer aquí, puedes volver a clase ahora".

"Pero Debbie todavía está allí", respondió Karen con ansiedad.

"Creo que será bueno que tu amiga sea instruida por el Sr. Huo a solas", Tristán simplemente estaba insinuando que Carlos no estaría muy contento si Karen tocaba la puerta de su oficina en este momento.

Ella no necesitaba ser demasiado inteligente para entender a lo que se refería, pero pesar de temerle a su profesor, su preocupación por su amiga prevaleció. Pensando en los conflictos entre Debbie y Carlos, Karen preguntó: "¿El Sr. Huo le va a hacer algo a mi amiga?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir