ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 44 La clase de baile

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9614

Actualizado: 2019-07-02 00:02


La profesora de baile se acercó a Debbie elegantemente con una sonrisa amistosa en su rostro y dijo: "Buenos días, tú debes ser Debbie".

Ella le devolvió la sonrisa, asintió y dijo: "Buenos días".

Ambas se dieron la mano y tuvieron una buena primera impresión la una de la otra. La profesora de danza se presentó a sí misma: "Soy Teresa Xu y puedes llamarme Teresa, aunque acabo de graduarme en la universidad, he estado practicando danza durante casi veinte años y enseñando a otros durante casi cuatro años".

"¡Guau! ¡Teresa! Tus padres deben ser fanáticos de Teresa Teng, ¿cierto?", Debbie sentía mucha curiosidad.

Una sonrisa apareció en los labios de Teresa Xu y respondió: "Así es, tienes razón, mi madre es profesora de chino y mi padre es profesor de literatura china, ambos son leales fans de Teresa Teng". Al parecer, la profesora estaba muy orgullosa de sus padres y

después de charlar un poco, comenzaron la clase. Teresa Xu era, de hecho, una chica muy tierna e incluso Debbie, quien siempre se había comportado como un chico, se volvió más dulce mientras estaba con la profesora de baile.

Como Debbie había estado practicando artes marciales por más de diez años, no te costó mucho tiempo comenzar a dominar las habilidades básicas de la danza.

La clase duró casi una hora y media, pero ella no estaba para nada cansada.

Cuando terminó la sesión de baile, Teresa Xu se cambió de ropa y caminó hacia las puertas de la villa, seguida por Debbie. "La pasé muy bien, Teresa", dijo ella.

"Te lo agradezco, nos vemos otro día", Teresa Xu se despidió con la mano.

"Adiós", respondió Debbie.

Después de que la profesora salió de la villa, ella volvió a la sala y se tiró en el sofá, necesitaba irse a la universidad pronto. No había forma de que corriera el riesgo de perder la clase de Carlos en la tarde, ¡cómo deseaba poder simplemente escaparse como lo había hecho antes! Debbie estaba física y mentalmente agotada por culpa de su marido.

'Supongo que el tiempo es dinero para las personas como Carlos, he escuchado que él gana alrededor de cientos de millones de dólares en solo un minuto, me pregunto por qué eligió perder el tiempo en nuestra escuela... realmente no lo entiendo', pensó ella.

Por la tarde, Debbie fue a una tienda de Haagen-Dazs y compró dos bolas de helado, con sus libros en una mano y el helado en la otra, se dirigió al salón de clases. Era la clase de Carlos y ella no se atrevía a faltar, de lo contrario, el hombre encontraría una gran cantidad de formas de castigarla.

Perdida en varias fantasías y conjeturas, caminó lentamente por el arce de la universidad, sin darse cuenta de que la campana de su clase ya había sonado.

Entre el lugar donde se encontraba y el edificio donde se suponía que debía asistir a su clase, había un patio de recreo enorme. Debbie decidió caminar por el patio para evitar

ieron colectivamente con una voz unánime: "¡No!".

Debbie se quedó sin palabras.

Tristán, que no estaba muy lejos, fue testigo de todo el incidente que se desarrollaba ante sus ojos, apenas podía contener la risa mientras observaba la expresión reticente de la esposa de Carlos. '¡Qué chica tan tonta! Ella piensa que fue obligada a quedarse sola y comprar el helado a todos sus compañeros de clase como castigo, cuando en realidad estaba disfrutando de su helado a la sombra del árbol mientras los demás estaban de pie al sol durante la clase. Además, el dinero que usaría para comprar el helado a sus compañeros de clase es del Sr. Huo', pensó él.

Sin embargo, Debbie no estaba al tanto de ese hecho todavía, como había estado viviendo sola en los últimos tres años, no se dio cuenta de que estaba usando el dinero de Carlos.

Después de pagar la factura con su tarjeta de crédito, la chica sintió que alguien le había exprimido la vida, varias vendedoras la siguieron a la universidad, atrayendo la atención de muchos transeúntes. Mientras tanto, Debbie no estaba segura de si llorar o reír, ¿por qué Carlos era un hombre tan despiadado?

Ella se sentó debajo del gran árbol mirando a sus compañeros de clase mientras se llenaban la boca con helado, algunos de ellos estaban muy emocionados ya que no solían comprar helados tan caro, curiosamente, muchas chicas rodearon a Carlos y le expresaron su agradecimiento.

'Oigan, yo fui quien compró el helado, ¿por qué le agradecen a él en lugar de a mí? Tendría sentido si supieran que Carlos es el que me apoya financieramente, ¡pero ellos no lo saben!

¡Un momento...! ¿Soy estúpida o qué? ¡No me di cuenta de que estaba usando su dinero!', dijo Debbie para sí misma.

Tan pronto como llegó a esa conclusión, se levantó de un salto y corrió hacia su marido, "¡Apártese del camino!", dijo empujando a varias chicas a un lado y se paró frente a Carlos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir