ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 45 Clase de inglés

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8819

Actualizado: 2019-07-02 02:56


Carlos miró a la chica que estaba delante de él, y no dijo nada.

Debbie se le acercó y le susurró al oído: "Oye, ¿eres tonto o qué?".

El hombre frunció el ceño casi de inmediato por lo que ella dijo. Le hizo poca gracia el comentario, le lanzó una mirada de advertencia y dijo con voz fría: "¿Quieres molestarme?".

Debbie se apresuró a negarlo con la cabeza de inmediato, y respondió con una sonrisa halagadora: "Me pediste que comprara helados para mis compañeros. Pero el dinero era tuyo. Técnicamente, fuiste tú quien les compró el helado. ¿Por qué lo hiciste?".

Carlos, sin inmutarse, solo le respondió "Llegaste tarde a clase".

"¿Qué tiene eso que ver con...", antes de que ella pudiera pronunciar las palabras, "comprar el helado?", se calló. Era difícil adivianar cuáles eran sus motivos para comportarse de esta manera.

'¿Qué quería decir? ¿Que no había nada de malo en comer helado, pero que no debería haber llegado tarde a clase? ¿Era esto lo que estaba queriendo decir?

De hecho, no corrí los ocho kilómetros ni pagué por los helados. Así que básicamente no recibí ningún castigo.

¿En serio? ¿Cabe la posibilidad de que este hombre sea en verdad una persona agradable?', pensó mientras miraba a Carlos de pies a cabeza con incredulidad. No estaba acostumbrada a que Carlos la tratara bien. Cuando se dio cuenta de la postura recta de Carlos, preguntó con curiosidad: "¿Has servido en el ejército antes?".

"Sí."

"¿Y por qué dejaste el ejército? ¿Prefieres ser un CEO?". Podía imaginárselo a su marido como el soldado más guapo del ejército.

Debbie estaba convencida de que si él estuviera con el uniforme militar en este momento, ella estaría literalmente babeando por él. '¡Qué pena!', suspiró.

Como si Carlos pudiera leer sus pensamientos, le lanzó una sonrisa traviesa y le susurró al oído: "Si realmente quieres saber más sobre mí, ¿por qué no vienes a verme esta noche? Podemos tener un intercambio profundo".

¿Qué? ¿Intercambio profundo?

Su imaginación no se habría echado a volar si Carlos se hubiera limitado a hacer solo el comentario "intercambio profundo". Pero... ¿Por qué hizo hincapié en "esta noche"? ¿Estaba implicando algo más? Ella sabía que a los hombres les encantaban las bromas en doble sentido y Carlos no podía ser la excepción.

Cuando Debbie se dio cuenta de lo que él estaba insinuando, se ruborizó con timidez. Tosió una vez y se aclaró la garganta. "No gracias. ¡Adiós!", dio una respuesta simple, antes de volverse para irse.

Después, el hombre dijo algo al estar ella de espaldas, lo que la hizo tambalearse.

Se calmó y se dio la vuelta para responder, p

. Los dos primeros botones de su camisa estaban desabotonados, exponiendo una parte de su pecho firme y cincelado. Debbie sintió algo de sed al ver al guapísimo hombre fumando frente a la ventana. Tragó saliva y deseó que este momento de paz durara un poco más.

Carlos la vio entrar por el reflejo en la ventana. Caminó hacia el escritorio y apagó la colilla del cigarrillo en el cenicero. "Siéntate", exigió brevemente.

Echándole un vistazo al estudio, Debbie pensó que el sofá sería el lugar más cómodo, así que se dirigió ahí y se sentó.

Carlos la siguió y se sentó a su lado. Estaban tan cerca que ella podía sentir el calor de su cuerpo.

En voz baja y tentadora, preguntó: "¿Cómo es tu nivel de inglés? Tendré que evaluar eso antes de que podamos continuar. Esta noche nos vamos a comunicar solo en inglés".

Debbie estaba un poco sorprendida. '¿Comunicarnos en inglés? ¿En serio? Nunca he pasado ninguna prueba de inglés antes. Mi inglés es muy limitado. Lo tuve que aprender antes de viajar al extranjero'.

"First of all, you need to pay...", Carlos abrió la boca y las palabras en inglés salieron de su boca como una cascada. Debbie no entendía lo que estaba hablando, pero sabía que su acento era el famoso inglés de Oxford. Las únicas palabras a las que estaba acostumbrada eran palabras como "first of all" y "you need to". Pero no tenía la más remota idea de lo que le estaba diciendo.

Cuando Carlos finalmente dejó de hablar, Debbie se enderezó, se aclaró la garganta y respondió: "Good night... Ho... How much...". Cuanto más lo intentaba, más fruncía el ceño.

Cuando finalmente terminó de hablar, Carlos solo agarró el libro con más fuerza. Hizo lo mejor que pudo para calmarse y no hacerla sentir intimidada y desanimada.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir