ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 48 De regreso de Singapur

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9054

Actualizado: 2019-07-04 00:02


Debbie esperó, pero Carlos no respondió a su mensaje, incluso después de que comenzó su próxima clase.

Mientras tanto, un Emperor aceleró en dirección a Grupo ZL a lo largo del camino, el hombre en el asiento trasero leyó repetidamente el mensaje que había recibido y su corazón comenzó a cantar con alegría.

Tristán, quien estaba en el asiento del pasajero, abrió el horario de Carlos y comenzó su informe, "Sr. Huo, mañana tiene que irse a Singapur por un par de días, hubo un accidente en una de las fábricas allí y el problema aún no se ha resuelto".

Por la noche, Debbie se tendió en la cama y prestó toda su atención a cualquier ruido que llegaba desde afuera de la ventana, sin embargo, ya eran más de las doce y todavía no escuchaba el sonido del auto de su esposo.

'¿Acaso está enojado conmigo? ¿Realmente decidió no volver a casa?

¿Me pasé de la raya esta vez? Después de todo, esta es su casa y yo lo eché de aquí', con tales pensamientos fluyendo en su mente, Debbie se sintió preocupada e inquieta.

Entonces decidió enviarle otro mensaje a su marido para ver como reaccionaba él, "Sr. Huo", fue lo único que escribió ella en su teléfono.

Para su sorpresa, Carlos respondió casi de inmediato, con una sola palabra: "¿Sí?".

Desafortunadamente, Debbie no sabía qué contestarle mientras miraba fijamente la pantalla de su celular, dudó por un largo momento, "¿Dónde estás?", finalmente preguntó.

"En la oficina", su marido acababa de llegar a la sucursal en Singapur y estaba listo para trabajar.

Sin embargo, ella no sabía que se había ido al extranjero, Debbie pensó que él todavía estaba en la Ciudad Y y había decidido no regresar a casa debido al mensaje que ella le había enviado. "Bueno, sobre hoy, en el aula, yo... no fue mi culpa. Tú me ignoraste delante de todos, quizás deberías volver... Todo está bien, simplemente puedo evitarte en la villa y podemos estar en paz", dijo Debbie un tanto nerviosa. Ella sentía como si le debiera una disculpa a su esposo, pero estaba demasiado avergonzada para admitirlo.

Carlos adivinó cuán en conflicto estaba ella en ese momento mientras leía su mensaje, 'Esta mujer es tan linda', dijo para sí mismo.

Como no podía volver ahora mismo, él respondió: "Vete a dormir".

Al darse cuenta de lo cortas que eran las respuestas de su marido, Debbie asumió que estaba enojado con ella. 'A pesar de que hice el esfuerzo de buscarlo, aún así él no quiere volver a casa, ¿cómo puede ser tan miserable?

Bien, haz lo que quieras, de todos modos yo ya me disculpé', poco después de pensar esto con frustración, Debbie se quedó dormida.

Pero los siguientes dos días fueron inquietantes para ella ya que no había visto a Carlos n

mo levantó la pierna y le dio una patada a Dixon. "¡Oye, cuidado con tus muestras de afecto delante de mí, hombre! Yo estoy solo aquí, de lo contrario, tendré que robarte a tu novia un día", dijo Jeremías.

Dixon le dio una patada y gritó: "He estado soltero por más de 20 años, si te atreves a quitarme a mi novia, te buscaré y acabaré contigo".

Jeremías sintió que la piel se le erizó por todo el cuerpo, esta absurda conversación entre los chicos tuvo a Kristina riéndose. Debbie estaba demasiado ebria como para estabilizarse, así que después de la canción, se levantó para sentarse en el sofá cuando accidentalmente cayó en los brazos de Jeremías.

Debbie acusó a su amigo de haberle puesto una trampa para que cayera y este último se quejó de que ella estaba engordando, mientras intercambiaban pinchazos y patadas, la puerta de la villa se abrió desde el exterior, a los ojos del hombre en la puerta, parecía que estaban coqueteando entre ellos.

Cuando vieron la cara de quien había llegado, los amigos de Debbie exclamaron: "¡Ah! ¡Sr. Huo!". Todos saltaron del sofá asustados, sólo Debbie se quedó donde estaba, se cepilló el cabello y miró a la puerta, aún en trance. "No, no puede ser él", murmuró ella. Debbie le había preguntado a Philip sobre el itinerario de Carlos, se suponía que regresaría dos días después.

'Debo estar muy borracha', pensó ella.

El hombre estaba vestido con un traje negro y un chaleco, con la chaqueta colgada de un brazo, sus ojos recorrieron la habitación y vieron el desorden en la sala de estar.

Tristán, quien estaba de pie detrás de Carlos, miró a la mujer que se tambaleaba sobre sus pies, sus ojos se abrieron con asombro. '¿El Sr. Huo vuelve de Singapur y esto es lo que ve? Su esposa va a tener un montón de problemas', dijo él para sí mismo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir