ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 50 Se reveló la verdad

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8858

Actualizado: 2019-07-05 00:02


En la conversación del grupo en WeChat, Debbie dijo: "Carlos Huo es en realidad mi marido", luego añadió: "Pero estoy intentando divorciarme".

"¡Idiota!", comentó Jeremías, y se sintió aliviado cuando Karen y Kristina dijeron casi lo mismo. '¿Quién en su sano juicio no querría ser la esposa de Carlos Huo?'.

En East City Villa, le dijeron a Debbie que limpiara la sala como castigo, y respondía los mensajes de sus amigos mientras ponía las latas vacías en el contenedor. "No entienden. No nos casamos porque nos amaramos, nada de eso, no lo amo y él no me ama. Aún soy joven, ¿por qué debería estar atrapada en este matrimonio sin amor?".

Karen saltó de la cama cuando leyó el primer mensaje de Debbie, mientras sus manos temblaban de emoción. Pasó un tiempo antes de que se calmara y contestara: "Debbie, ¿realmente eres tan anticuada? ¡Los tiempos han cambiado! ¿A quién le importa el amor ahora? ¿Puede el amor mantenerte viva? Aunque no se amen, Carlos es rico, guapo y poderoso, es el sueño de todas. ¿Qué más quieres?".

Cuando Debbie se sentó en el sofá sin palabras, Kristina dijo: "Me acabo de dar cuenta de que he estado comprando en la Plaza Internacional Shining con la propietaria de la misma".

Dixon no podía creer que Debbie estuviera casada, y lo que más lo sorprendió fue que su esposo era Carlos Huo, el hombre cuyo rostro era tan frío como un iceberg. "Piénsalo, Debbie, el divorcio es un asunto importante. Para ser honesto, creo que el señor Huo es el hombre adecuado para ti, ya sabes, considerando tu personalidad. Él podría ser el único capaz de reducir un poco tu mal genio".

Las palabras de Dixon hicieron que Debbie estuviera aún más decidida a divorciarse, porque no quería un marido que tomara el control de su vida.

Después de un largo rato, Jeremías se unió otra vez a la conversación. "Debbie Nian, serías una tonta si solicitas el divorcio".

Ella no pudo soportar más leer los mensajes de sus amigos, así que tiró su teléfono en el sofá, afligida. ¿Por qué ninguno de ellos la apoyaba en su decisión? Sin embargo, su teléfono no dejó de sonar, y sabía que sus amigos todavía estaban tratando de disuadirla del divorcio. "Vayan a dormir. Desde que Carlos Huo ha estado retrasando el divorcio, lo que pienso o lo que quiero realmente no importa".

Al instante, la conversación terminó, entonces su teléfono dejó de sonar, porque nadie estaba hablando.

Debbie movió la cabeza con decepción.

Ellos eran sus mejores amigos, pero ninguno estaba de su lado en este asunto. 'No solo debería terminar con mi matrimonio, creo que es hora de encontrar nuevos amigos', pensó con amargura;

no obstante

. A juzgar por su vestimenta y apariencia, Debbie supuso que probablemente era una nueva rica, ya que la ropa de la mujer era elegante, pero el color era llamativo. De igual modo, su cabello suelto y rizado estaba teñido de rubio y llevaba argollas.

El hombre en el asiento del conductor tenía unos treinta años. Cuando escucharon a Debbie tocar en la ventana, tanto él como la mujer se giraron para mirarla con una expresión confusa en sus caras, y sin decir una palabra, Debbie retrocedió varios pasos, lanzó la botella vacía al aire y la pateó hacia el interior de la limusina.

De alguna manera golpeó a la mujer en la cabeza, pero no le importó ni un poco.

"Oye, tal vez sus padres nunca les enseñaron nada cuando crecieron, pero para que lo sepan, se merecen eso por tirar la basura en la calle. Y si siguen siendo pedazos de mierda, más personas estarán encantadas de enseñarles una valiosa lección". Cuando Debbie terminó de hablar, solo faltaban tres segundos para que las luces rojas se pusieran verdes, y sin dejar tiempo para que las personas en el auto respondieran, regresó a su motoneta y aceleró.

Mientras tanto, los amigos de Debbie la esperaban en la entrada de la universidad. Cuando apareció su motoneta, todos se acercaron y la rodearon, Karen le dio una palmadita en el casco y le dijo: "Amiga, como la poderosa señora Huo, ¿no crees que es malo para tu imagen conducir una motoneta barata?".

Debbie se quitó el casco y puso los ojos en blanco. "Tú me ayudaste a elegirla, no olvides que a ti también te gustó".

"Eso es porque no sabía tu verdadera identidad, de lo contrario, te habría convencido de comprar un Ferrari, un Lotus, un Lamborghini, un Rolls-Royce o un Maserati. Cualquier cosa, menos una motoneta", protestó Karen.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir